ALE­JAN­DRA MÚ­SI­CA URRU­TIA PA­RA LA IDEN­TI­DAD

Caras Especiales (Chile) - - INTERNACIONAL - → Por Clau­dia Paz Gon­zá­lez →Fo­to Diego Ber­na­les

La Or­ques­ta de Cá­ma­ra de Chi­le se­rá la en­car­ga­da de abrir la Se­ma­na de las Ar­tes por la Igual­dad de Gé­ne­ro que ONU Mu­je­res or­ga­ni­za en­tre el 8 y 12 de mar­zo. Pa­ra su di­rec­to­ra, una opor­tu­ni­dad in­su­pe­ra­ble pa­ra ce­le­brar el po­der “ili­mi­ta­do” de la mú­si­ca y a Vio­le­ta Pa­rra en su año. “No­so­tros de­bié­ra­mos ser edu­ca­dos a tra­vés de las ar­tes”, afir­ma. El vio­lín fue su gran com­pa­ñía has­ta que un even­to ines­pe­ra­do la obli­gó a re­plan­tear­se. Des­pués de la apa­ri­ción de un coá­gu­lo, de­jó la ca­rre­ra do­cen­te y dio un gi­ro ha­cia la di­rec­ción. Pe­ro, el cam­bio fue aún más pro­fun­do. Se hi­zo ve­ge­ta­ria­na y em­pe­zó a me­di­tar. Al tiem­po, par­tió a la or­ques­ta de la ciu­dad ar­gen­ti­na de San­ta Fe, don­de ca­ta­pul­tó su pro­yec­ción internacional y en 2015 de­bu­tó con la Or­ques­ta de la Aca­de­mia Or­ques­tal del Tea­tro Co­lón de Bue­nos Ai­res. Cla­ro que an­tes, vi­vió una de sus ex­pe­rien­cias más po­ten­tes de su vida al asu­mir la di­rec­ción de la Or­ques­ta Ju­ve­nil de Cu­ra­ni­lahue. “Ese tra­ba­jo me cam­bió el swicht”, re­cuer­da. “Ver lo que ge­ne­ra­ba en esos ni­ños y ado­les­cen­tes for­mar par­te de un gru­po y el sen­ti­do de iden­ti­dad que les da­ba, có­mo le cam­bia­ron la ca­ra a su lu­gar de ori­gen fue al­go in­des­crip­ti­ble. Ve­nían de una co­mu­na es­tig­ma­ti­za­da por los al­tos ín­di­ces de al­coho­lis­mo y la ma­yo­ría lo­gró lle­gar a la uni­ver­si­dad”.

A días de cum­plir su pri­mer año al man­do de la Or­ques­ta de Cá­ma­ra de Chi­le, un ver­da­de­ro bas­tión del con­ser­va­du­ris­mo que por pri­me­ra vez tie­ne a una mujer co­mo di­rec­to­ra, Ale­jan­dra Urru­tia son­ríe sa­tis­fe­cha. Doc­to­ra­do y Ma­gis­ter en Ar­tes Mu­si­ca­les de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan y Ba­chi­ller en Mú­si­ca en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bus, tie­ne las co­sas cla­ras. Or­gu­llo­sa por el exi­to­so re­ci­bi­mien­to que el ho­me­na­je a Vio­le­ta Pa­rra tu­vo en las cin­co ciu­da­des don­de se pre­sen­tó, apues­ta por la ex­pan­sión de la mú­si­ca doc­ta. “A los 16 años fui a Es­ta­dos Uni­dos a per­fec­cio­nar­me. Na­die pue­de es­pe­rar que ha­ga más de lo mis­mo. Soy de la idea de que no po­de­mos res­trin­gir­nos cuan­do las po­si­bi­li­da­des de ex­ten­sión es­tán ahí. No se tra­ta de ser po­pu­lis­tas. Por el con­tra­rio, si hay al­go que nun­ca hay que aban­do­nar es la bús­que­da de la ex­ce­len­cia ”, sos­tie­ne. De ahí, su dra­má­ti­co lla­ma­do a las au­to­ri­da­des pa­ra que no dis­mi­nu­yan las ho­ras de en­se­ñan­za de las ar­tes. “Eso es lo peor que le pue­de pa­sar a un sis­te­ma. No­so­tros de­bié­ra­mos ser edu­ca­dos a tra­vés de las ar­tes. Es lo que te co­nec­ta con­ti­go mis­mo y te ayu­da a va­lo­rar la be­lle­za. Cuan­do tú es­tás pro­du­cien­do arte lo que ha­ces es una me­di­ta­ción muy pro­fun­da. Es­tás pre­sen­te. Es­tás ahí. No en tu ca­be­za ni en tus pen­sa­mien­tos. Y eso es lo que ne­ce­si­ta el mun­do aho­ra cuan­do na­die es­tá pre­sen­te en lo que ha­ce y to­dos vi­ven su­per co­nec­ta­dos. Por eso, soy de la idea que to­dos de­be­rían apren­der a leer mú­si­ca. Hay un sin­nú­me­ro de es­tu­dios que com­prue­ban sus be­ne­fi­cios a cual­quier edad. ¡Nun­ca es tar­de!”, re­fle­xio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.