La ci­ga­rra y la hor­mi­ga

Centrito - - NEWS -

La ci­ga­rra era feliz dis­fru­tan­do del ve­rano. Mien­tras que su ami­ga, una pe­que­ña hor­mi­ga, pa­sa­ba el día en­te­ro tra­ba­jan­do. ¡Ami­ga hor­mi­ga! ¿No te can­sas de tan­to tra­ba­jar? Des­can­sa un ra­to con­mi­go, de­cía la ci­ga­rra.

Me­jor ha­rías en re­co­ger pro­vi­sio­nes pa­ra el in­vierno, res­pon­día la hor­mi­ga.

La ci­ga­rra se reía y se­guía can­tan­do. Has­ta que un día, al des­per­tar­se, sin­tió el frío in­ten­so del in­vierno. Mien­tras­va­ga­ba por el cam­po, he­la­da y ham­brien­ta, vio a lo le­jos la ca­sa de su ve­ci­na la hor­mi­ga, y se acer­có a pe­dir­le ayu­da. Ami­ga hor­mi­ga, ten­go frío y ham­bre, ¿no me da­rías al­go de co­mer?

La hor­mi­ga abrió la puer­ta y le di­jo: di­me ami­ga ci­ga­rra, ¿qué ha­cías tú mien­tras yo ma­dru­ga­ba pa­ra tra­ba­jar?

Can­ta­ba ba­jo el sol con­tes­tó la ci­ga­rra. ¿Eso ha­cías? Pues si can­ta­bas en el ve­rano, aho­ra bai­la du­ran­te el in­vierno. Mo­ra­le­ja: Quien quie­re pa­sar bien el in­vierno, mien­tras es jo­ven de­be apro­ve­char el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.