El águi­la, la lie­bre y el es­ca­ra­ba­jo.

Centrito - - COLOREA -

Una vez es­ta­ba una lie­bre sien­do per­se­gui­da por un águi­la, y vién­do­se per­di­da, pi­dió ayu­da a un es­ca­ra­ba­jo su­pli­cán­do­le que le ayu­da­ra.

El es­ca­ra­ba­jo le pi­dió al águi­la que per­do­na­ra a su ami­ga, pe­ro el águi­la des­pre­cian­do la in­sig­ni­fi­can­cia del es­ca­ra­ba­jo, de­vo­ró a la lie­bre en su pre­sen­cia.

Des­de en­ton­ces el es­ca­ra­ba­jo ob­ser­va­ba los lu­ga­res don­de el águi­la po­nía sus hue­vos, y ha­cién­do­los ro­dar, los ti­ra­ba a tie­rra. Vién­do­se el águi­la echa­da del lu­gar a don­de quie­ra que fuera, re­cu­rrió a Zeus pi­dién­do­le un lu­gar se­gu­ro pa­ra de­po­si­tar sus hue­vos.

Zeus le ofre­ció co­lo­car­los en su re­ga­zo, pe­ro el es­ca­ra­ba­jo, vien­do lo su­ce­di­do, hi­zo una bo­la de es­tiér­col que se ase­me­ja­ra a un hue­vo de águi­la y la de­jó caer so­bre el re­ga­zo de Zeus.

En­ton­ces Zeus pa­ra sa­cu­dir­se aque­lla su­cie­dad, se le­van­tó y ti­ró a la tie­rra los hue­vos sin dar­se cuen­ta. Por eso des­de en­ton­ces, las águi­las no po­nen hue­vos en la épo­ca en que sa­len los es­ca­ra­ba­jos.

Mo­ra­le­ja: Nun­ca des­pre­cies lo que pa­re­ce in­sig­ni­fi­can­te, pues no hay ser tan dé­bil que no pue­da al­can­zar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.