El cer­do mal­tra­ta­do

Centrito - - COLOREA -

Ha­ce mu­cho pe­ro mu­chos años, se es­ca­pó de una gran­ja un cer­do que era muy mal­tra­ta­do por el res­to de sus com­pa­ñe­ros. Par­tió de la gran­ja y es­tu­vo mu­chos días ca­mi­nan­do sin en­con­trar un rum­bo has­ta que en­con­tró un gran re­ba­ño de car­ne­ros que se en­con­tra­ban co­mien­do pa­cí­fi­ca­men­te en un ex­ten­so pra­do.

El po­bre cer­di­to se acer­co muy des­pa­cio y sin ha­cer rui­do, es­pe­ran­do po­der mez­clar­se con ellos sin que lo da­ña­ran. Los car­ne­ros no le hi­cie­ron nin­gún da­ño y ade­más le per­mi­tie­ron que se in­cor­po­ra­ra al re­ba­ño co­mo si fue­ra otros de ellos. Pa­sa­ron va­rios días y el cer­di­to con­ti­nuó con los car­ne­ros has­ta el día que el pas­tor se dio cuen­ta de que es­ta­ba ahí y lo co­gió y lo lle­vó a su ca­sa. Cuan­do él se vio atra­pa­do por aquel hom­bre, co­men­zó a gru­ñir fuer­te­men­te y ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra tra­tar de li­be­rar­se de las ma­nos del pas­tor. Los car­ne­ros al ver esa si­tua­ción co­men­za­ron a re­ñir­le fuer­te­men­te al po­bre cer­do:

– Oye ami­go no ha­gas tan­to es­cán­da­lo. No­so­tros tam­bién so­mos aga­rra­dos por el pas­tor y no for­ma­mos tan­ta bu­lla.

El cer­do muy mo­les­to les res­pon­dió:

– No com­pa­ren, pues la si­tua­ción no es la mis­ma ya que cuan­do el los aga­rra a us­te­des es so­lo pa­ra qui­tar­le la la­na, a mi me quie­re pa­ra qui­tar­me la car­ne. Mo­ra­le­ja: Hay co­sas que ya no pue­des volver a te­ner y por eso si me­re­ce la pe­na llo­rar pe­ro no de­bes llo­rar por aque­llo que pue­des re­pa­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.