Las ra­ni­tas y el tron­co ta­lla­do

Centrito - - COLOREA -

Una fa­mi­lia de ra­ni­tas que vi­vía en un la­go, sen­tía mu­cho te­mor por un tron­co ta­lla­do que se veía des­de la ori­lla. Es­tas ra­ni­tas ama­ban las fies­tas y la di­ver­sión, pe­ro sen­tían gran res­pe­to por el tron­co, así que en mu­chas opor­tu­ni­da­des tra­ta­ban de no ha­cer tan­to rui­do pa­ra no mo­les­tar al tron­co. Se­gu­ra­men­te es­te personaje al que tan­to le te­mían, era un mo­nu­men­to de al­gu­na tri­bu que ya no ha­bi­ta­ba en el lu­gar, pe­ro co­mo no se ani­ma­ban a acer­car­se pa­ra ver bien de que se tra­ta­ba, so­lo po­dían di­vi­sar un ros­tro se­rio y que ins­pi­ra­ba mu­cha au­to­ri­dad. Un cier­to día, en que se desató una te­rri­ble tor­men­ta, el tron­co ca­yo al la­go y en ese mo­men­to las ra­ni­tas pu­die­ron ver con cla­ri­dad, que era so­lo un tron­co ta­lla­do que nin­gún da­ño po­día ha­cer­les. Se rie­ron mu­cho de los te­mo­res por los que ha­bían pa­sa­do y co­men­za­ron a jugar con él y usar­lo de tram­po­lín pa­ra sus zam­bu­lli­das en el la­go.

Mo­ra­le­ja:Lo que por ig­no­ran­cia ate­mo­ri­za, a ve­ces es só­lo digno de ri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.