Bre­ves

Centro Deportes - - News -

CUA­TRO ES­TRE­LLAS

Un gran triun­fo lo­gró el ji­ne­te nacional Uri Rosenzweig al ad­ju­di­car­se, en Es­pa­ña, una de las prue­bas del Con­cur­so Internacional 4 es­tre­llas de Ve­jer de la Fron­te­ra. Mon­tan­do a El­ton Flan­dria Hor­se, el equi­ta­dor chi­leno re­gis­tró, en el con­cur­so a 1,40 me­tros, un tiem­po de 57,67 se­gun­dos, los que fue­ron inal­can­za­bles pa­ra los 81 com­pe­ti­do­res que ani­ma­ron la prue­ba internacional de sal­to.

“El­ton se ha con­so­li­da­do co­mo un ve­lo­cis­ta na­to y su vic­to­ria con­tra ji­ne­tes tan rá­pi­dos co­mo es­tos es una gran ale­gría. Aho­ra mis­mo sien­to que es­ta­mos con una cua­dra de tres ca­ba­llos muy com­pe­ti­ti­vos que nos per­mi­ten com­pe­tir de for­ma ex­ce­len­te” di­jo el equi­ta­dor

Ca­be des­ta­car que en la cla­si­fi­ca­ción fi­nal de es­ta com­pe­ten­cia, el chi­leno su­peró a gran­des fi­gu­ras del Ran­king Mun­dial de sal­to. En­tre ellos, el ir­lan­dés Ber­tram Allen (12 del mun­do) y la fran­ce­sa Pe­ne­lo­pe Le­pre­vost (10), quie­nes se ubi­ca­ron en la ter­ce­ra y oc­ta­va po­si­ción, res­pec­ti­va­men­te.

SIN OB­SE­SIÓN

El es­pa­ñol Ra­fael Na­dal, sex­to del rán­king de la ATP, con­fe­só que a los 30 años no es­tá ob­se­sio­na­do con re­gre­sar al nú­me­ro uno del te­nis mun­dial por­que su prio­ri­dad es ir se­ma­na a se­ma­na.

“A mi edad no lu­cho por el nú­me­ro uno; ha­ré el ca­len­da­rio pa­ra lle­gar bien pre­pa­ra­do a los tor­neos y que mi ca­rre­ra sea lo más lar­ga po­si­ble; mi gran ob­je­ti­vo se­rá el tor­neo que dis­pu­te esa se­ma­na, no pien­so aún en Ro­land Ga­rros, aun­que si lle­go bien pre­pa­ra­do, ese tor­neo se me da bien”, se­ña­ló.

Al ha­blar del mo­men­to actual de su ca­rre­ra, el zur­do de Ma­na­cor ex­pli­có que ya fue el me­jor te­nis­ta del mun­do, lo­gró mu­cho más de lo pen­sa­do y aho­ra ve el te­nis de ma­ne­ra di­fe­ren­te de cuan­do te­nía 22 ó 23 años. “Me que­dan unos años con ob­je­ti­vos am­bi­cio­sos pe­ro no tan am­bi­cio­sos co­mo pa­ra acor­tar mi ca­rre­ra”, di­jo.

ABU­SÓ DE FÁR­MA­COS

Al­ber­to Sa­la­zar, en­tre­na­dor del atle­ta bri­tá­ni­co Mo Fa­rah, abu­só de fár­ma­cos re­ce­ta­dos y uti­li­zó sus­tan­cias prohi­bi­das pa­ra me­jo­rar los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na y el ren­di­mien­to de sus co­rre­do­res en Ore­gon (EE.UU.), se­gún re­ve­la un do­cu­men­to ofi­cial del que in­for­ma el do­mi­ni­cal “The Sun­day Ti­mes”.

Los do­cu­men­tos, a los que ese do­mi­ni­cal di­ce ha­ber te­ni­do ac­ce­so, mues­tran que Fa­rah y otros atle­tas en­tre­na­dos por Sa­la­zar con­su­mie­ron un su­ple­men­to ba­sa­do en la sus­tan­cia L-car­ni­ti­na. Un atle­ta al que se le su­mi­nis­tró una do­sis al­ta con­clu­yó que era tan efec­ti­va co­mo el do­pa­je san­guí­neo, in­di­ca el in­for­me de la Agen­cia con­tra el Do­pa­je de EE.UU. (Usa­da), se­gún el do­mi­ni­cal.

Esa agen­cia cree que la L-car­ni­ti­na su­mi­nis­tra­da por vía in­tra­ve­no­sa a seis des­ta­ca­dos atle­tas de EE.UU. que en­tre­nan con Sa­la­zar “ca­si con cer­te­za” han vio­la­do las re­glas con­tra el do­pa­je, in­di­ca el ar­tícu­lo del “Sun­day Ti­mes”.

La L-car­ni­ti­na no es­tá prohi­bi­da pa­ra los atle­tas, pe­ro sí las in­fu­sio­nes de más de 50 mi­lí­me­tros en un es­pa­cio de seis ho­ras, re­cuer­da el do­mi­ni­cal bri­tá­ni­co. Ade­más, esa agen­cia de EE.UU. es­ta­ba in­ves­ti­gan­do el uso de la sus­tan­cia por par­te de Fa­rah cuan­do el in­for­me fil­tra­do es­ta­ba sien­do ela­bo­ra­do, aña­de el “Sun­day Ti­mes”.

El in­for­me fue re­dac­ta­do en mar­zo del año pa­sa­do y en él se in­di­ca que se ha­lla­ron “prue­bas sus­tan­cia­les” de que Sa­la­zar y el mé­di­co de su equipo, Jef­frey Brown, “cons­pi­ra­ron” pa­ra el uso de la me­di­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.