Es­ta vez to­có bai­lar con la fea

La Ro­ja per­dió por la mí­ni­ma di­fe­ren­cia an­te el ac­tual cam­peón mun­dial. Un error ga­rra­fal de Mar­ce­lo Díaz fue letal pa­ra un equi­po que ba­ta­lló, pe­ro que de­bió con­for­mar­se con el se­gun­do lu­gar

Centro Deportes - - Portada -

El error de Mar­ce­lo Díaz a los 20 mi­nu­tos mar­có el trá­mi­te de la fi­nal, ya que has­ta ese mo­men­to la Ro­ja te­nía des­aco­mo­da­da a Ale­ma­nia. En es­ta pa­sa­da a los chi­le­nos les to­có ver co­mo ce­le­bra­ron los ger­ma­nos, tras la de­rro­ta por la mí­ni­ma di­fe­ren­cia

La se­lec­ción de Ale­ma­nia se pro­cla­mó ayer cam­peo­na de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes al de­rro­tar por la cuen­ta mí­ni­ma a Chi­le, en un par­ti­do que se de­fi­nió con un error ga­rra­fal en de­fen­sa de la Ro­ja.

De es­ta for­ma, los ale­ma­nes ins­cri­bie­ron por vez pri­me­ra su nom­bre en es­te tor­neo, en el que Bra­sil ha­bía ga­na­do las tres úl­ti­mas edi­cio­nes.

Fue un tra­ba­jo de mu­cha efec­ti­vi­dad ale­ma­na, en el que los pu­pi­los de Joa­chim Löw apro­ve­cha­ron in­te­li­gen­te­men­te las desin­te­li­gen­cias de Chi­le y man­tu­vie­ron la cal­ma en to­do mo­men­to, muy al con­tra­rio que el equi­po ri­val, que fue to­do pa­sión y ner­vios.

YERRO

El yerro de Mar­ce­lo Díaz a los 20 mi­nu­tos mar­có el trá­mi­te de la fi­nal, ya que has­ta ese mo­men­to la Ro­ja te­nía des­aco­mo­da­da a la es­cua­dra cam­peo­na mun­dial.

Alexis Sán­chez no tu­vo su día, pe­ro tam­po­co el res­to de los in­te­gran­tes de la ge- ne­ra­ción do­ra­da del fút­bol chi­leno, que no su­pie­ron re­po­ner­se del du­ro de ese tan­to des­afor­tu­na­do.

Los dos téc­ni­cos re­pi­tie­ron equi­po en re­la­ción a las se­mi­fi­na­les, con la ex­cep­ción de Mus­ta­fi, el cen­tral del Ar­se­nal, que vol­vió al on­ce ti­tu­lar de Ale­ma­nia.

Chi­le sa­lió a ejer­cer una pre­sión al­ta a los ale­ma­nes des­de el primer mi­nu­to con has­ta cua­tro ju­ga­do­res pre­sio­nan­do la sa­li­da del ba­lón, lo que obli­gó a Ter Ste­gen a dar más de un pe­lo­ta­zo.

PRI­ME­RA

La pri­me­ra oca­sión lle­gó an­tes de los cin­co mi­nu­tos, en una bue­na com­bi­na­ción del equi­po na­cio­nal que ter­mi­nó con un dis­pa­ro al

bor­de del área chi­ca de Ar­tu­ro Vidal que el me­ta del Bar­ce­lo­na acer­tó a des­pe­jar con los pies.

En el primer cuar­to de ho­ra los ale­ma­nes ape­nas pa­sa­ron el me­dio del cam­po, mien­tras Alexis Sán­chez y Eduar­do Var­gas pu­sie­ron a prue­ba en otras dos oca­sio­nes a Ter Ste­gen.

A los 20 mi­nu­tos el to­co­pi­llano tu­vo en sus pies el primer gol des­pués de que el por­te­ro teu­tón no fue­ra ca­paz de con­te­ner un dis­pa­ro des­de fue­ra del área de Ar­tu­ro Vidal.

Y es que un mi­nu­to des­pués ocu­rrió un ac­ci­den­te que mar­ca­ría la fi­nal. Mar­ce­lo Díaz in­ten­tó pa­sar a un ri­val cuan­do era el úl­ti­mo ju­ga­dor y el ba­lón se lo qui­tó Wer­ner, que an­te la sa­li­da de­ses­pe­ra­da de Clau­dio Bravo ce­dió el ba­lón a Stindl pa­ra que mar­ca­ra en los 20’.

GOL­PE

Tras el du­ro gol­pe de ese tan­to, Chi­le pa­re­ció ha­ber­se re­cu­pe­ra­do, pe­ro fue por ins­tan­tes, ya que Leon Go­retz­ka pu­do de nue­vo mar­car con un dis­pa­ro cru­za­do des­de la de­re­cha.

El mis­mo ju­ga­dor dio un pa­se de gol a Wer­ner en un con­tra­gol­pe, pe­ro es­te fa­lló en el con­trol, y Drax­ler pu­so los ner­vios de la ma­rea ro­ja con otro dis­pa­ro que pa­só muy cer­ca el pos­te iz­quier­do de­fen­di­do por Bravo.

Es­ta­ba cla­ro que los ner­vios se apo­de­ra­ron de los fut­bo­lis­tas na­cio­na­les, ya que Ja­ra re­pi­tió el error de Díaz y le re­ga­ló el ba­lón a los ale­ma­nes, pe­ro por suer­te pa­ra los chi­le­nos, Bravo ta­pó el re­ma­te de Go­retz­ka.

No ha­bían pa­sa­do diez mi­nu­tos y Piz­zi re­em­pla­zó a Díaz pa­ra que in­gre­sa­ra Leo­nar­do Va­len­cia, pe­ro los chi­le­nos co­men­za­ron a frus­trar­se, a pro­tes­tar al ár­bi­tro por ca­da ju­ga­da y a caer en el jue­go de mu­cho ro­ce.

Así, Ja­ra dio un co­da­zo a Wer­ner en una ju­ga­da en la que me­re­ció una ro­ja di­rec­ta, pe­ro el VAR le per­do­nó la vi­da y lo de­jó en ama­ri­lla.

A fal­ta de 20 mi­nu­tos los chi­le­nos se re­com­pu­sie­ron y co­men­za­ron a ata­car, aun­que ex­pues­tos al mor­tal con­tra­ata­que ale­mán.

Ter Ste­gen, que ha­bía te­ni­do po­co tra­ba­jo tras el des­can­so, des­pe­jó a cór­ner un dis­pa­ro des­de fue­ra del área de Char­les Arán­guiz en los 79 mi­nu­tos.

Al mi­nu­to si­guien­te in­gre­só al cam­po de jue­go el tal­quino Án­ge­lo Sa­gal, quien en los 84’ tu­vo en sus pies el em­pa­te tras una ju­ga­da en la que Ed­son Puch fue el que fue par­tí­ci­pe en la ge­ne­ra­ción.

Alexis Sán­chez tam­bién pro­bó a Ter Ste­gen de ti­ro li­bre en los des­cuen­tos, pe­ro el bar­ce­lo­nis­ta des­pe­jó y ga­ran­ti­zó el tí­tu­lo pa­ra su equi­po.

En­tre los ví­to­res de su gran afi­ción, que no de­jó de creer, los chi­le­nos si­guie­ron em­pu­jan­do, pe­ro no es­tu­vie­ron a la mis­ma al­tu­ra que en las an­te­rio­res dos fi­na­les, cuan­do La Ro­ja de­rro­tó a Ar­gen­ti­na en la Co­pa Amé­ri­ca. En es­ta oca­sión un error mar­có el trá­mi­te del par­ti­do.

Chi­le es­tu­vo a un pa­so de con­quis­tar otra co­ro­na pa­ra sus vi­tri­nas, pe­ro en es­ta pa­sa­da le to­có ce­le­brar a otro país.

Los chi­le­nos bus­ca­ron la pa­ri­dad por to­dos los me­dios y siem­pre se en­con­tra­ron con el mu­ra­llón ger­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.