Prie­to re­nun­ció al car­go de di­rec­tor de­por­ti­vo de Ran­gers

Centro Deportes - - Deportes -

“Siem­pre creí con­ve­nien­te re­for­zar el te­ma fut­bo­lís­ti­co y su­ge­rí al­gu­nos nom­bres importantes. Sin em­bar­go, nin­guno fue con­si­de­ra­do y, ade­más, me gus­ta­ría de­jar en cla­ro que nun­ca im­pu­se a ju­ga­do­res al cuer­po téc­ni­co, que desechó mis pro­pues­tas”, re­se­ñó Jo­sé Luis Prie­to, quien re­nun­ció al car­go de di­rec­tor de­por­ti­vo del Ro­ji­ne­gro.

Quien du­ran­te so­lo un mes ejer­ció la la­bor en­co­men­da­da por los due­ños del club, co­men­tó que “qui­zás ellos (Luis Guajardo y Héc­tor Ta­pia) tie­nen otra mi­ra­da fut­bo­lís­ti­ca, que es res­pe­ta­ble. No obs­tan­te, no la com­par­to en ab­so­lu­to y por eso de­ci­dí dar un pa­so al cos­ta­do, ya que no me sen­tía có­mo­do”, re­cal­có.

El otro­ra vo­lan­te dijo que “es pre­ci­sa­men­te es­ta fi­gu­ra (di­rec­tor de­por­ti­vo) la que tie­ne mu­cho que de­cir con res­pec­to a las con­tra­ta­cio­nes”. Pe­ro ex­pli­có que “siem­pre se ob­je­tó o se cues­tio­nó las ca­rac­te­rís­ti­cas y cua­li­da­des de los ju­ga­do­res que es­ta­ba pro­po­nien­do. Sin em­bar­go, pa­ra quie­nes lle­ga­ban a tra­vés de ellos (cuer­po téc­ni­co) y de re­pre­sen­tan­tes, con los que te­nían una re­la­ción pro­fe­sio­nal o de amis­tad, no ha­bía pe­ros en con­tra”, sub­ra­yó Prie­to.

¿Po­dría dar un par de ejem­plos?

“En su mo­men­to se qui­so traer a Ran­gers a Se­bas­tián “Lo­co” Abreu, con 40 años de edad, por una re­la­ción de amis­tad en­tre el téc­ni­co Luis Guajardo y el fa­mo­so ‘Lá­ti­go’ Ló­pez (re­pre­sen­tan­te del uru­gua­yo), quie­nes, ade­más, fue­ron com­pa­ñe­ros en De­por­tes Con­cep­ción”.

¿Y có­mo ve el te­ma fut­bo­lís­ti­co?

“Vi dos par­ti­dos amis­to­sos que me de- ja­ron dis­con­for­me. No pue­do acep­tar que nos ha­yan he­cho ocho go­les, mien­tras que el cuer­po téc­ni­co ar­gu­men­tó que vie­ron a un equi­po con bue­na ac­ti­tud y eso no es to­le­ra­ble, más aún cuan­do se di­ce que el re­sul­ta­do es anec­dó­ti­co”.

¿Por eso da un pa­so al cos­ta­do?

“Uno tie­ne que dar un pa­so al cos­ta­do an­tes de. Hu­bie­se si­do muy fá­cil ha­ber adop­ta­do una de­ci­sión des­pués del par­ti­do con­tra Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. No bus­có pre­sio­nar a los di­ri­gen­tes, pe­ro mi la­bor fue ad ho­no­rem (sin pa­go de por me­dio)”.

PA­SA­DA

Jo­sé Luis Prie­to, por otra par­te, ase­gu­ró que “no es­ta­ba dis­pues­to a co­lo­car el pe­cho a las ba­las por un equi­po, en el cual no tu­ve nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad en su for­ma­ción. Ade­más, no tu­ve na­da que ver con la re­no­va­ción de al­gu­nos ju­ga­do­res y a va­rios de ellos yo no les ha­bría re­no­va­do”.

Sub­ra­yó que “no vol­ve­ría al club. Lle­gué por un gra­do de amis­tad con Jor­ge Yun­ge (aho­ra vi­ce­pre­si­den­te) y, oja­lá, el plan­tel pue­da re­for­zar­se. Ade­más, me gus­ta­ría ex­pli­car que tam­bién ten­go res­pon­sa­bi­li­dad fren­te al hin­cha. Quie­ro de­cir que nin­guno de los ju­ga­do­res que lle­ga­ron, o a los cua­les se les re­no­vó, tu­vie­ron el vis­to bueno mío”, re­cal­có.

Jo­sé Luis Prie­to dijo que el cuer­po téc­ni­co ha con­tra­ta­do de acuer­do a su gus­to fut­bo­lís­ti­co, el cual el ex vo­lan­te no com­par­te. Por ello, pre­fi­rió de­jar el club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.