Gra­cias por tan­to, que­ri­do “Ma­ca­yi­ta”

El otro­ra di­ri­gen­te del fútbol ama­teur, fa­lle­ció a sus 92 años. Su mi­sa de des­pe­di­da fue el jue­ves en la igle­sia San­ta Te­re­si­ta y lue­go fue tras­la­da­do has­ta el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de Tal­ca

Centro Deportes - - News -

Hon­ra­do, co­la­bo­ra­dor, hu­mil­de y ser­vi­cial, son los me­jo­res ad­je­ti­vos que des­cri­ben a un hom­bre que des­de el si­glo pa­sa­do le en­tre­gó al fútbol ama­teur to­do su em­pu­je, tiem­po y de­di­ca­ción. Con su del­ga­do cuer­po, me­tro y me­dio de es­ta­tu­ra y arru­gas que ya evi­den­cia­ban sus más de 90 años, “Ma­ca­yi­ta” dis­fru­tó es­te pa­sa­do sá­ba­do, de la que iba a ser su úl­ti­ma ac­ti­vi­dad li­ga­da al fútbol.

Y qué me­jor si era con la agru­pa­ción de adul­tos ma­yo­res de su ama­do club 21 de Ma­yo, del cual fue so­cio fun­da­dor y, has­ta ayer, su úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te en vi­da.

Fue una muer­te mar­ca­da por la tran­qui­li­dad, la com­pa­ñía, pe­ro tam­bién por la sor­pre­sa. “Mi pa­pá has­ta el sá­ba­do es­ta­ba sano, par­ti­ci­pó en la ac­ti­vi­dad del adul­to ma­yor. Al día si­guien­te le dio una cri­sis de de­men­cia se­nil y no dur­mió en dos días y cuan­do lo­gró dor­mir se fue en el sue­ño. Fue una muer­te lin­da y tran­qui­la, vi­nie­ron a ver­lo to­dos sus hi­jos y nie­tos, se fue muy en paz, pe­ro sí fue to­do muy re­pen­tino”.

FUN­DA­CIÓN

Ade­más de ser fun­da­dor en 1943, del club de sus amo­res, “Ma­ca­yi­ta” tam­bién par­ti­ci­pó en la crea­ción de otros clu­bes de­por­ti­vos. Unión Pu­rí­si­ma, per­te­ne­cien­te a la li­ga Vie­jos Cracks de Tal­ca y el club Amé­ri­ca F.C., los cua­les fue­ron fun­da­dos con la com­pli­ci­dad del his­tó­ri­co di­ri­gen­te.

Des­de su ama­do 21 de Ma­yo afir­man es­tar “muy do­li­dos. Pa­ra no­so­tros fue una tris­te­za enor­me la no­ti­cia, siem­pre nos acom­pa­ñó en to­das las ac­ti­vi­da­des, era la ima­gen del club”, ex­pre­sa su pre­si­den­te Ale­xis Pino.

El man­da­más del equi­po ro­ji­ne­gro tam­bién re­cor­dó cuan­do “pa­ró los ar­cos de nues­tra can­cha. Siem­pre fue muy ac­ti­vo con las se­ries me­no­res y adul­tas. Se le ex­tra­ña­rá”.

VOZ AU­TO­RI­ZA­DA

Su his­to­ria en el fútbol se re­mon­ta a Jar­man, em­pre­sa tal­qui­na en la que tra­ba­jó por mu­chos años y a la que le en­tre­gó su tiem­po y vo­lun­tad. Tam­bién fue di­ri­gen­te del Ca­nal De­por­ti­vo y Re­crea­ti­vo La­bo­ral, en don­de ocu­pó los car­gos de pre­si­den­te y de­le­ga­do co­mu­nal.

Ahí fue don­de co­no­ció a Jo­sé “Be­to” Faún­dez, uno de sus gran­des ami­gos en el fútbol. “A ‘Ma­ca­yi­ta’ lo co­noz­co de ni­ño, es una re­la­ción muy cer­ca­na y fa­mi­liar, com­par­ti­mos har­to por­que tra­ba­ja­mos mu­cho tiem­po jun­tos. Uno nun­ca es­pe­ra es­to, pe­ro uno sa­be que po­dría pa­sar. Es una pér­di­da muy sen­si­ble, por­que fue un hom­bre que le en­tre­gó mu­cho al de­por­te, de­jan­do un le­ga­do a to­dos los di­ri­gen­tes de­por­ti­vos”. “Be­to” Faún­dez aún re­cuer­da “cuan­do sa­lía­mos a mar­car la can­cha en tiem­pos de in­vierno, con un sa­co de cal al hom­bro y ahí nos pre­gun­tá­ba­mos ¿si nos pa­ga­ran ha­ría­mos es­to? Nos reía­mos de los dos al fi­nal. Son anéc­do­tas que que­dan en el re­cuer­do y ca­da vez que nos jun­tá­ba­mos nos acor­dá­ba­mos de eso”.

Fi­nal­men­te, el ac­tual pre­si­den­te de Ca­na­de­la, di­ce que lo re­cor­da­rá co­mo “un gran hom­bre, una gran per­so­na y gran di­ri­gen­te. Es un hom­bre que no de­jó na­da de la­do y tam­po­co se fue con nin­gu­na deu­da pen­dien­te”.

ILUS­TRE

A tal ha lle­ga­do su re­co­no­ci­mien­to, que el año 2016 la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Tal­ca lo nom­bró ciu­da­dano ilus­tre de la ciu­dad por su gran la­bor di­ri­gen­cial, en el de­por­te re­gio­nal. En aque­lla opor­tu­ni­dad “Ma­ca­yi­ta” di­jo es­tar “más que con­ten­to, ten­go una emo­ción que no me ca­be en el cuer­po, es­to pa­ra mí es una co­sa im­pen­sa­da”.

FA­MI­LIA

Ju­lia Ma­ca­ya, una de sus hi­jas, lo re­cuer­da co­mo al­guien “muy en­tu­sias­ta. De­ja­ba to­do por el de­por­te; su ca­sa, a sus hi­jos. Era su pa­sión. Se pre­pa­ra­ba con su co­jín, con sus ban­de­ri­nes, con su bu­fan­da del Ran­gers y par­tía a la can­cha”.

Su pri­mo­gé­ni­ta, quien vi­vió con él has­ta el mo­men­to de su muer­te, di­ce que le gus­ta­ría que lo re­cor­da­ran co­mo “una per­so­na muy hu­mil­de y ho­nes­ta. Le gus­ta­ba ha­cer las co­sas co­rrec­tas, tras­pa­ren­tes y de­re­chas. Él siem­pre fue di­ri­gen­te de Ca­na­de­la, fue di­ri­gen­te de otros clu­bes, pe­ro siem­pre con trans­pa­ren­cia”.

Ade­más de ser fun­da­dor en 1943, del club de sus amo­res, “Ma­ca­yi­ta” tam­bién par­ti­ci­pó en la crea­ción de otros clu­bes de­por­ti­vos. Unión Pu­rí­si­ma, per­te­ne­cien­te a la li­ga Vie­jos Cracks de Tal­ca y el club Amé­ri­ca F.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.