Tal­quino con las ma­le­tas lis­tas

Con tan so­lo 18 años el ayu­da ba­se, que de­fen­die­ra en la úl­ti­ma tem­po­ra­da a Li­ceo de Cu­ri­có, ju­ga­rá por Miami High School, gra­cias a una pa­san­tía que le per­mi­ti­rá se­guir su ca­rre­ra de­por­ti­va en el prin­ci­pal país del ba­lon­ces­to a ni­vel mun­dial

Centro Deportes - - Portada - Pe­dro Pablo He­rre­ra

El bas­quet­bo­lis­ta Mar­ce­lo Pé­rez se tras­la­da­rá es­te do­min­go a Es­ta­dos Uni­dos. Ju­ga­rá por Miami High School gra­cias a una pa­san­tía que le per­mi­ti­rá se­guir su ca­rre­ra de­por­ti­va en el prin­ci­pal país del ba­lon­ces­to a ni­vel mun­dial

Los sue­ños es­tán pa­ra cum­plir­los y Mar­ce­lo Je­sús Eduar­do Pé­rez San­hue­za lo sa­be. El tal­quino de 1 me­tro y 93 cen­tí­me­ros, via­ja el do­min­fo 3 de sep­tiem­bre a Es­ta­dos Uni­dos a de­fen­der los co­lo­res del Miami High School, gra­cias a una pa­san­tía de­bi­do a su gran pro­yec­ción en el bás­quet­bol. El hi­jo del des­ta­ca­do ex se­lec­cio­na­do na­cio­nal en la dis­ci­pli­na, Cris­tián Pé­rez, ya pien­sa en lo que se­rá su nue­va in­cur­sión en el ex­tran­je­ro, se ilu­sio­na en lle­gar a la li­ga más im­por­tan­te de bás­quet­bol co­mo es la NBA, pe­ro ase­gu­ra “ten­go los pies so­bre la tie­rra por­que creo que lo más im­poor­tan­te es se­guir desa­rro­llán­do­me y bus­can­do opor­tu­ni­da­des nue­vas, más allá en Es­ta­dos Uni­dos, que es don­de na­ció es­te lin­do de­por­te”. El jo­ven es­tu­dian­te que cur­sa­ba cuar­to me­dio en el Li­ceo de Hom­bres de Tal­ca, aho­ra ter­mi­na­rá es­te ci­clo en nor­tea­mé­ri­ca, tu­vo una des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción en Li­ceo de Cu­ri­có y en el equi­po de Las Áni­mas, lo que le per­mi­tió la po­si­bi­li­dad de via­jar has­ta Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién tu­vo un pa­so por Olim­po de Bahía Blan­ca en su pro­ce­so for­ma­ti­vo.

El zur­do que ya es com­pa­ra­do con el re­co­no­ci­do bas­quet­bo­lis­ta ar­gen­tino Ema­nuel Gi­nó­bi­li di­jo que “que­da una deu­da con Es­pa­ñol de Tal­ca y no cie­rro nun­ca la po­si­bi­li­dad en ju­gar nue­va­men­te. Oja­lá en un fu­tu­ro se dé la op­ción, por­que soy hin­cha de Es­pa­ñol”.

-¿Có­mo se dio la po­si­bi­li­dad de ir a Es­ta­dos Uni­dos?

“Se me dio gra­cias a Fe­li­pe Haa­se, un com­pa­ñe­ro de se­lec­ción. Él dio mi nom­bre a per­so­nas de allá que ha­cían un se­gui­mien­to y de ahí es­co­gían a quién po­dían lle­var al Miami High School. Se con­tac­ta­ron con­mi­go y se dio la po­si­bi­li­dad”.

-¿Qué tal te pa­re­ce es­ta opor­tu­ni­dad?

“Es­toy muy fe­liz. Son opor­tu­ni­da­des que no se dan dos ve­ces en la vi­da y no mu­chas per­so­nas tie­nen la po­si­bi­li­dad que ten­go yo, así que voy a tra­tar de apro­ve­char­lo al má­xi­mo y es­ta­ré en­fo­ca­do a lo que voy”.

-Tu papá fue un des­ta­ca­do bas­quet­bo­lis­ta ¿por ahí par­te tu ca­rre­ra?

“Sí, par­tió gra­cias a mi papá, él fue se­lec­cio­na­do na­cio­nal, siem­pre ju­gó en los me­jo­res equi­pos de Chi­le y des­de chico me em­pe­cé a me­ter en es­te de­por­te. Par­tí en las se­ries me­no­res, don­de ju­ga­ba él. Des­pués tu­ve una sa­li­da a Ar­gen­ti­na, lue­go me se­guí desa­rro­llan­do en equi­pos co­mo Las Áni­mas o el club Li­ceo de Cu­ri­có, des­de don­de pu­de dar el pa­so de ca­li­dad que ne­ce­si­ta­ba”.

-¿ En qué con­sis­tió tu pa­so a Ar­gen­ti­na?

“Fui a los 15 años a Olim­po de Bahía Blan­ca, por un año y se dio pa­ra ver en qué ni­vel es­ta­ba yo a esa edad, res­pec­to a Ar­gen­ti­na. Se sa­be que allá son po­ten­cia mun­dial y me di cuen­ta que no es­ta­ba muy ale­ja­do, te­nía mu­chas co­sas que me­jo­rar, pe­ro de a po­co lo he ido ha­cien­do y qué me­jor re­tri­bu­ción que dar el sal­to que es­toy dan­do aho­ra”.

-¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos de ca­ra a es­ta nue­va ex­pe­rien­cia?

“En es­te nue­vo desafío, creo que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es ha­cer un buen pa­pel en el Miami High School y lue­go de eso con­se­guir una be­ca uni­ver­si­ta­ria pa­ra se­guir mi ca­rre­ra en los Es­ta­dos Uni­dos”.

¿Te ilu­sio­na la po­si­bi­li­dad de ser se­lec­cio­na­do adul­to?

“Ya pu­de ser se­lec­cio­na­do en el pre mun­dial. Me gus­ta­ría se­guir par­ti­ci­pan­do

en es­tos pro­ce­sos, creo que es lo más lin­do y creo que co­mo se cla­si­fi­ca aho­ra, que es ju­gan­do har­tos par­ti­dos, sí me ilu­siono con par­ti­ci­par, pe­ro creo que es­tán pri­me­ro los ob­je­ti­vos que ten­go en Es­ta­dos Uni­dos. Eso lo de­bo ad­mi­nis­trar bien”.

-¿Qué sa­bes de la ins­ti­tu­ción a la que vas?

“Sé que del co­le­gio a don­de voy, sa­lie­ron ju­ga­do­res co­mo J.J. (Juan Jo­sé) Ba­rea, que es un ju­ga­dor que ju­gó en Da­llas y los dos coaches que ten­go allá, co­mo son Juan Car­do­na y “Pi­lin” Ál­va­rez, por lo que he vis­to son gran­des men­to­res y te sa­can to­do el po­ten­cial pa­ra de­jar­te en una bue­na uni­ver­si­dad”.

-Se di­ce que tie­nes un pa­re­ci­do con Ema­nuel Gi­nó­bi­li…

“Igual es di­fí­cil, por­que Gi­nó­bi­li es un gran­de en to­do ám­bi­to. Creo que re­cién es­toy to­man­do mi iden­ti­dad co­mo ju­ga­dor y creo que de­cir que me pa­rez­co se­ría ser agran­da­do, pe­ro es un ala­go ser com­pa­ra­do con ese gran ju­ga­dor”.

-¿Có­mo te des­cri­bes co­mo ju­ga­dor?

“Me con­si­de­ro un ju­ga­dor po­li­fun­cio­nal que pue­de ren­dir ju­gan­do de ba­se, co­mo tam­bién de ayu­da ba­se, ten­go buen ti­ro de ex­te­rior, me gus­ta pe­ne­trar har­to y el ti­ro de dos, que es una de mis es­pe­cia­li­da­des”.

¿Qué di­ce la fa­mi­lia con es­ta no­ti­cia?

“Mi fa­mi­lia es­tá sú­per con­ten­ta. Más que un sue­ño mío, es un sue­ño de to­da mi fa­mi­lia y que se dé de es­ta ma­ne­ra nos tie­ne muy con­ten­to. Me han brin­da­do to­do el apo­yo que he ne­ce­si­ta­do siem­pre. Y por eso los ex­tra­ña­ré har­to, al igual que a mis ami­gos”.

¿ Por qué no se dio la po­si­bi­li­dad de te­ner ma­yor con­ti­nui­dad en Es­pa­ñol, con­si­de­ran­do que eres tal­quino?

“Yo es­tu­ve en las se­ries me­no­res de Es­pa­ñol y ju­gué un año in­clu­si­ve en la Lib­cen­tro en 2016, pe­ro lue­go di un pa­so al cos­ta­do por­que sen­tía que ne­ce­si­ta­ba desa­rro­llar­me más y en ese en­ton­ces Las Áni­mas me da­ba la po­si­bi­li­dad de ju­gar mi­nu­tos im­por­tan­tes en la Li­ga Na­cio­nal de Bás­quet­bol, con ju­ga­do­res ex­tran­je­ros en­ton­ces eso me dio otro ro­ce pa­ra evo­lu­cio­nar más. Lue­go, en el si­guien­te pa­so, que fue en Cu­ri­có, pa­só lo mis­mo y eso me ayu­dó bas­tan­te a ir sol­tán­do­me más”.

-¿Que­da una deu­da pen­dien­te de ju­gar en Es­pa­ñol de Tal­ca?

“Que­da una deu­da, no cie­rro nun­ca la po­si­bi­li­dad en ju­gar en Es­pa­ñol. Oja­lá en un fu­tu­ro se dé la op­ción pa­ra ju­gar, por­que soy tal­quino. Mi fa­mi­lia es de acá y ade­más soy hin­cha de Es­pa­ñol y tam­bién de Ran­gers”.

“Que­da una deu­da, no cie­rro nun­ca la po­si­bi­li­dad en ju­gar en Es­pa­ñol. Oja­lá en un fu­tu­ro se dé la op­ción pa­ra ju­gar, por­que soy tal­quino. Mi fa­mi­lia es de acá y ade­más soy hin­cha de Es­pa­ñol y tam­bién de Ran­gers”. Mar­ce­lo Pé­rez

El pró­xi­mo 3 de sep­tiem­bre via­ja el tal­quino a Es­ta­dos Uni­dos ya pre­pa­rán­do­se pa­ra lo que se­rá su nue­va in­cur­sión en el Miami High School. Su fa­mi­lia ha si­do in­dis­pen­sa­ble en es­te pro­ce­so y gra­cias a su pa­dre, ex se­lec­cio­na­do na­cio­nal, co­no­ció es­te de­por­te. Es­pa­ñol de Tal­ca tam­bién vio el ta­len­to del ju­ga­dor zur­do, que re­co­no­ce que tie­ne una deu­da pen­dien­te con el Qui­jo­te.

Mar­ce­lo Pé­rez de­fen­dió los co­lo­res de la se­lec­ción chi­le­na en la ca­te­go­ría sub 17 y es­pe­ra se­guir en ese pro­ce­so.

En Li­ceo de Cu­ri­có fue la fi­gu­ra del equi­po, sien­do el má­xi­mo ano­ta­dor en ca­si to­dos los com­pro­mi­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.