Tal­quino “pa­ti­pe­rro” no se re­sig­na a lu­char por un sue­ño

El fut­bo­lis­ta de 25 años ha de­fen­di­do equi­pos en España, An­do­rra e Is­las Gua­da­lu­pe. Una ca­rre­ra mar­ca­da por el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción es la que tie­ne en pie al ac­tual ju­ga­dor de De­por­tes Col­cha­gua, quien a pesar de sus in­for­tu­nios y ma­las de­ci­sio­nes, au

Centro Deportes - - News - Pedro Pa­blo He­rre­ra

Ani­ve­les exor­bi­tan­tes han lle­ga­do las ci­fras que ma­ne­jan los nue­vos due­ños de clu­bes en el mun­do. Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas co­no­cía­mos el tras­pa­so más im­por­tan­te en la his­to­ria de fút­bol. El bra­si­le­ño Ney­mar Jr., lle­ga­ba al Pa­ris Saint-Ger­main, por 261 mi­llo­nes de dó­la­res, ci­fra re­cord en los tras­pa­sos de ju­ga­do­res.

Pe­ro no to­dos los de­por­tis­tas que se em­bar­can en es­ta pro­fe­sión tie­nen la mis­ma suer­te. Son muchos los ju­ga­do­res, que a cos­ta de es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia, lu­chan día a día pa­ra se­guir cum­plien­do sus sue­ños. Si bien, a ve­ces no con las me­jo­res con­di­cio­nes, pe­ro sí con la mis­ma en­tre­ga y las ga­nas de po­der con­so­li­dar­se en un equi­po pro­fe­sio­nal.

Muchos son los ejem­plos de fut­bo­lis­tas que des­de equi­pos de di­vi­sio­nes me­no­res, han da­do pa­sos cua­li­ta­ti­vos en sus ca­rre­ras y hoy vis­ten pres­ti­gio­sas ca­mi­se­tas a ni­vel mun­dial. El in­glés Ja­mie Vardy es un ejem­plo cla­ro. El cam­peón de la Premier Le­gue con el Lei­ces­ter City, el año 2016, tu­vo un lar­go ca­mino en elen­cos de quin­ta y has­ta sexta di­vi­sión, an­tes de ser in­clu­si­ve, se­lec­cio­na­do de In­gla­te­rra.

CA­MINO

Y ese mis­mo sue­ño de ser se­lec­cio­na­do na­cio­nal tie­ne tam­bién Luis Fe­li­pe Mar­tel Me­di­na de 25 años, ac­tual ju­ga­dor del club de De­por­tes Col­cha­gua. “To­dos los ju­ga­do­res so­ña­mos con de­fen­der nues­tra se­lec­ción, pe­ro ten­go los pies pues­tos en la tie­rra y lo pri­me­ro es con­so­li­dar­me en mi equi­po”.

El ca­mino de es­te jo­ven de 1.90m. de es­ta­tu­ra co­men­zó en el co­le­gio Las Amé­ri­cas del ba­rrio las Co­li­nes de Tal­ca, don­de mos­tró sus pri­me­ras ar­mas, que le per­mi­tie­ron ju­gar el tra­di­cio­nal tor­neo Ni­ke. Tras su bue­na ac­tua­ción, Car­los Fe­li­pe Pe­de­mon­te lo lle­va a Hua­chi­pa­to. En el cua­dro de la usi­na hi­zo sus in­fe­rio­res y es pre­se­lec­cio­na­do chi­leno ju­ve­nil. Lue­go de no te­ner con­ti­nui­dad, es ce­di­do a la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción.

El si­guien­te pa­so, des­pués de su fu­gaz es­ta­día por el Cam­pa­nil, fue De­por­tes Te­mu­co, equi­po que se en­con­tra­ba en la Ter­ce­ra Di­vi­sión. En el cua­dro de La Arau­ca­nía, Mar­tel se con­so­li­dó y lue­go de la fusión con Unión Te­mu­co, el de­lan­te­ro cen­tro fue el úni­co ju­ve­nil pro­ve­nien­te de los al­bi­ver­des en se­guir.

In­clu­si­ve, en el con­jun­to de pro­pie­dad de Mar­ce­lo Sa­las fir­mó su pri­mer con­tra­to co­mo pro­fe­sio­nal, pe­ro, por pro­ble­mas fa­mi­lia­res desis­te de su con­tra­to. “To­mé ma­las de­ci­sio­nes que me com­pli­ca­ron qui­zás el fu­tu­ro. Yo es­ta­ba en De­por­tes Te­mu­co y me hi­cie­ron con­tra­to por un año, pe­ro lo aban­do­né por te­mas per­so­na­les. De igual for­ma, entendieron mi si­tua­ción, pe­ro lue­go de eso se me hi­zo muy di­fí­cil”, aco­tó el ju­ga­dor.

Ya con me­nos op­cio­nes, es lla­ma­do de Osorno, que di­ri­gía Mar­cos Mi­lla­pe. En el equi­po de los To­ros es­tá ape­nas cua­tro me­ses de­bi­do a que no le pa­ga­ban los suel­dos.

Tras la vuel­ta, las po­si­bi­li­da­des se com­pli­ca­ron y el sue­ño de se­guir li­ga­do al de­por­te rey se vio trun­ca­do. Si bien Luis Fe­li­pe es ca­te­gó­ri­co en men­cio­nar que nun­ca qui­so de­jar el fút­bol, Ar­tu­ro Al­vear, uno de sus ami­gos, con­fi­den­cia que lue­go de eso, las ga­nas ya no eran las mis­mas. “De­ci­dí ayu­dar­lo, ar­ma­mos un par de vi­deos, un buen cu­rrí­cu­lum y lo ofre­ci­mos a equi­pos por in­ter­net”, con­tó.

EU­RO­PA

Así fue co­mo se con­cre­tó su pri­mer tras­pa­so al ex­tran­je­ro. El San Fer­nan­do de Cá­diz, de la Ter­ce­ra Di­vi­sión es­pa­ño­la, fue su pri­mer ob­je­ti­vo en el Vie­jo Con­ti­nen­te. En mo­men­tos de an­gus­tia, Mar­tel se sin­ce­ró y afir­mó: “Me die­ron ga­nas de ti­rar la toa­lla cuan­do me fue­ron a de­jar al ae­ro­puer­to, pe­ro siem­pre he te­ni­do esa per­sis­ten­cia y lle­gué allá a ju­gar”.

Pos­te­rior­men­te, y por pro­ble­mas con su vi­sa de tra­ba­jo, el ju­ga­dor re­ca­ló en el Atlé­tic Club D’Es­cal­des de la Se­gun­da Di­vi­sión de An­do­rra, don­de ju­gó 10 par­ti­dos e hi­zo ocho go­les. Su buen pa­sar, abre el ape­ti­to del San­ta Coloma tam­bién de An­do­rra, pe­ro aho­ra de la Pri­me­ra Di­vi­sión y vi­gen­te cam­peón. El equi­po que dispu­taría Pre- cham­pions, po­día haber si­do la nue­va ca­sa de Mar­tel, pe­ro una nue­va de­ci­sión per­so­nal lo ha­ce vol­ver a Chi­le, otra de­ter­mi­na­ción de la que le cos­tó sa­lir ade­lan­te y bus­car po­si­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, el pe­ri­plo en Eu­ro­pa no ter­mi­nó ahí. El si­guien­te pa­so es­tu­vo en la Ter­ce­ra Di­vi­sión, tam­bién de España en un club lla­ma­do El Álamo, ac­tua­cio­nes que lo lle­van a ju­gar en Is­las Gua­da­lu­pe, ju­gan­do la Co­pa Fran­cia, por el equi­po Unión Spor­ti­va Ba­na­nier: “Si bien que­da­mos eli­mi­na­dos en pri­me­ra ron­da, nun­ca ima­gi­né ju­gar una co­pa tan im­por­tan­te co­mo esa. Fue al­go in­creí­ble. Ima­gí­na­te es­tar en el Ca­ri­be, era un pa­raí­so. To­do fue lin­do, el idio­ma me cos­tó un po­co, pe­ro fue una muy lin­da ex­pe­rien­cia”.

VUEL­TA

Ya en la cús­pi­de de su ca­rre­ra, Mar­tel de­ci­de vol­ver a Chi­le, de­bi­do a que su es­po­sa es­pe­ra­ba a su pri­mer hi­jo. En ese mo­men­to, ya con un gran cu­rrí­cu­lum, ha­ce una prue­ba en Ran­gers de Tal­ca, pe­ro por te­mas pre­su­pues­ta­rios no lo­gra concretar su pa­so. “No se dio en su mo­men­to, pe­ro qui­zás se dé más ade­lan­te, no cie­rro las puer­tas, por­que ade­más es el equi­po de mi ciu­dad, se­ría es­pe­cial aun­que no me de­ses­pe­ro”.

Es por ello que acep­ta la op­ción de lle­gar al equi­po de Col­cha­gua, ca­sa­qui­lla que de­fien­de fir­me­men­te y es­pe­ra se­guir cre­cien­do en su ca­rre­ra “pa­ra po­der lle­gar al­gún día, si Dios quie­re, a de­fen­der a un equi­po de Pri­me­ra Di­vi­sión”.

Esa lar­ga es­pe­ra de Fe­li­pe Mar­tel di­ce que “La per­se­ve­ran­cia de­be es­tar an­te to­do. Si uno obra pa­ra bien las co­sas van a sa­lir bien. El men­sa­je es a los jó­ve­nes que si­gan lu­chan­do por sus sue­ños, hay mu­chas po­si­bi­li­da­des y solo hay que bus­car­las”.

Ac­tual­men­te de­fien­de los co­lo­res de De­por­tes Col­cha­gua, equi­po de la Se­gun­da Di­vi­sión Pro­fe­sio­nal del fút­bol chi­leno.

En el equi­po Unión Spor­ti­va Ba­na­nier de Is­las Gua­da­lu­pe, el tal­quino dis­pu­tó la Co­pa Fran­cia, uno de sus prin­ci­pa­les lo­gros co­mo fut­bo­lis­ta.

En De­por­tes Te­mu­co, Mar­tel fir­mó su pri­mer con­tra­to co­mo pro­fe­sio­nal y ade­más coin­ci­dió en un gran mo­men­to de su ca­rre­ra.

El de­lan­te­ro de 1,90 de es­ta­tu­ra es­pe­ra cum­plir uno de sus sue­ños, que es ju­gar en un equi­po de la Pri­me­ra “A”.

En el Atlé­tic Club D’Es­cal­des de la Se­gun­da Di­vi­sión de An­do­rra, mar­có ocho go­les en 10 par­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.