Na­dal si­gue en ra­cha y ga­na su ter­cer Abier­to de EE.UU.

El te­nis­ta his­pano, pri­mer ca­be­za de se­rie y nú­me­ro uno del mun­do, se im­pu­so al sud­afri­cano Ke­vin An­der­son por 6-3, 6-3 y 6-4 en un par­ti­do que se alar­gó 2 ho­ras y 27 mi­nu­tos. Es­ta co­ro­na es la nú­me­ro 16 en es­te ti­po de tor­neos y que­da a tres de Ro­ger Fed

Centro Deportes - - News -

Ra­fael Na­dal ga­nó su ter­cer tí­tu­lo de cam­peón en el Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos tras ba­tir en la fi­nal al sud­afri­cano Ke­vin An­der­son por tres sets a ce­ro.

El te­nis­ta his­pano, pri­mer ca­be­za de se­rie y nú­me­ro uno del mun­do, se im­pu­so a su ri­val por 6-3, 6-3 y 6-4 en un par­ti­do que se alar­gó 2 ho­ras y 27 mi­nu­tos.

An­tes de la ce­re­mo­nia de en­tre­ga, mien­tras los ju­ga­do­res des­can­sa­ban, se re­trans­mi­tió por las pan­ta­llas un vi­deo con el his­to­rial de tí­tu­los de Grand Slam de Na­dal, que con es­te ter­cer Abier­to de EEUU su­ma un to­tal de 16.

Es­ta co­ro­na, ade­más de ser su se­gun­do “gran­de” de la tem­po­ra­da, con­so­li­dán­do­se en el se­gun­do más ga­na­dor en la his­to­ria, solo de­trás del sui­zo Ro­ger Fe­de­rer, quien os­ten­ta el ré­cord con 19 tí­tu­los en es­te ti­po de cer­tá­me­nes.

En de­cla­ra­cio­nes en la can­cha, an­tes de al­zar­se con la co­pa, el ma­llor­quín fe­li­ci­tó a An­der­son, que de­bu­ta­ba en la úl­ti­ma ron­da, por ser un “ejem­plo pa­ra to­dos los ni­ños” des­pués de su lo­gro al que­dar fi­na­lis­ta ha­bien­do pa­sa­do por va­rias le­sio­nes.

HA­ZA­ÑA

Asi­mis­mo, el español con­si­de­ró una ha­za­ña vol­ver­se a co­ro­nar en es­te cer­ta­men te­nís­ti­co de­bi­do a sus pro­pias le­sio­nes. An­tes de com­pe­tir, di­jo que lo peor de que hu­bie­ran pa­sa­do cua­tro años des­de su se­gun­do tí­tu­lo era que aho­ra es “cua­tro años más vie­jo. Es in­creí­ble lo que me ha pa­sa­do es­te año, y des­pués de un par de años con le­sio­nes y no ju­gan­do muy bien”, ex­pli­có el te­nis­ta de 31 años, quien des­ta­có haber es­ta­do ju­gan­do a un “al­to ni­vel” des­de Aus­tra­lia, don­de per­dió en la fi­nal.

Pre­gun­ta­do por su tío Toni Na­dal, que le ani­mó to­do el par­ti­do jun­to a Car­los Mo­ya, el cam­peón ase­gu­ró que no po­día “agra­de­cer­le lo su­fi­cien­te” su apo­yo des­de que te­nía tres años. “Sin él no es­ta­ría ju­gan­do al tenis”, de­cla­ró el te­nis­ta, quien atri­bu­yó a su tío la mo­ti­va­ción y la for­ta­le­za ne­ce­sa­rias pa­ra su­pe­rar “to­dos los pro­ble­mas” en su ca­rre­ra. “Es una de las per­so­nas más im­por­tan­tes de mi vi­da”, sen­ten­ció.

Na­dal de­di­có pa­la­bras tam­bién a las víc­ti­mas de va­rios desas­tres na­tu­ra­les re­cien­tes, co­mo el te­rre­mo­to en Mé­xi­co y el hu­ra­cán Ir­ma, pa­ra so­li­da­ri­zar­se con su “su­fri­mien­to” y ser “fuer­tes” an­te fe­nó­me­nos “im­po­si­bles de con­tro­lar”. A los se­gui­do­res la­ti­nos del es­ta­dio les ase­gu­ró que hará “lo po­si­ble por se­guir ju­gan­do muchos años más”.

PRI­ME­RA

Por su par­te, Ke­vin An­der­son de igual for­ma es­ta­ba con­for­me con los rea­li­za­do y por haber dispu­tado su pri­me­ra fi­nal de un Grand Slam con­tra Ra­fael Na­dal, a quien sien­te que ha “es­ta­do vien­do to­da la vi­da” a pesar de ser de la mis­ma edad, 31 años.

Tras re­ci­bir el che­que de 3,7 mi­llo­nes de dó­la­res que sig­ni­fi­ca ga­nar el tor­neo, Na­dal le­van­tó la co­pa del Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos y, sin fal­tar a la tra­di­ción, la mor­dió pa­ra ce­le­brar el nue­vo tí­tu­lo que aña­de a su co­lec­ción.

Na­dal de­di­có pa­la­bras tam­bién a las víc­ti­mas de va­rios desas­tres na­tu­ra­les re­cien­tes, co­mo el te­rre­mo­to en Mé­xi­co y el hu­ra­cán Ir­ma, pa­ra so­li­da­ri­zar­se con su “su­fri­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.