De Cu­ra­ni­pe a Mé­xi­co

Centro Deportes - - Portada -

Jo­ven de Cu­ra­ni­pe que triunfa en la Li­ga del As­cen­so de Mé­xi­co, ha­bló con Dia­rio El Cen­tro y ase­gu­ró que es­pe­ra con­so­li­dar­se en el país az­te­ca pa­ra ser con­si­de­ra­do en la se­lec­ción chi­le­na.

El ju­ga­dor na­cio­nal de 23 años, es­pe­ra con­sa­grar­se en la li­ga me­xi­ca­na, en don­de tu­vo una bue­na tem­po­ra­da en el Ce­la­ya, que le hi­zo lle­gar al Pachuca. El ju­ga­dor que de­fen­die­ra los co­lo­res del equi­po ama­teur tal­quino, Au­ro­ra de Chi­le de Tal­ca, sueña con lle­gar a la Se­lec­ción na­cio­nal

Lo que pa­ra al­gu­nos fue uno de los peo­res desastres cli­má­ti­cos de nues­tro país, co­mo lo fue el te­rre­mo­to y pos­te­rior Tsu­na­mi del año 2010, pa­ra otros fue una opor­tu­ni­dad de po­der sa­lir ade­lan­te y cum­plir los sue­ños de ni­ño. Cria­do en su que­ri­do y ama­do Cu­ra­ni­pe, en la zo­na cos­te­ra de la Re­gión del Mau­le, el jo­ven de 23 años en­con­tró su opor­tu­ni­dad lue­go que una es­cue­la de fút­bol de San­tia­go lle­ga­rá a la zo­na afec­ta­da pa­ra dar áni­mo a los ha­bi­tan­tes de lu­gar.

Ser­gio An­drés Ver­ga­ra Sáez jue­ga ac­tual­men­te en el as­cen­so de Mé­xi­co, en don­de es­pe­ra te­ner la op­ción de de­mos­trar su ta­len­to en pri­me­ra di­vi­sión y ser con­si­de­ra­do en la se­lec­ción na­cio­nal de fút­bol. El ju­ga­dor que per­te­ne­ce al Pa­chu­cha y se en­cuen­tra a prés­ta­mo en el Club Mi­ne­ros de Ze­ca­te­cas, de Mé­xi­co ha­bló con Dia­rio el Cen­tro, en don­de re­pa­só su ca­rre­ra, co­men­tó sus ob­je­ti­vos y se re­fi­rió a sus sue­ños y su deu­da pen­dien­te en el fút­bol.

¿Dón­de es­tán tus ini­cios en el fút­bol?

“Co­men­cé des­de chi­co, mi pa­pá me lle­va­ba al es­ta­dio a ver­lo ju­gar, cuan­do yo te­nía 5 años y ahí me em­pe­zó a gus­tar, y allá él me po­nía a ju­gar con más gran­des en Cu­ra­ni­pe. Des­pués cuan­do es­ta­ba más gran­de me fui a ju­gar a Tal­ca al fút­bol ama­teur y ahí es­tu­ve en la Au­ro­ra de Chi­le de pe­ne­ca, has­ta ju­ve­ni­les. Ahí apren­dí a ju­gar en la tie­rra, en el ba­rrio en la can­cha de la Bri­lla del Sol, en la can­cha 3 en to­dos esos la­dos”.

¿No se te dio la po­si­bi­li­dad de ir a Ran­gers?

“No, nun­ca se me dio la po­si­bi­li­dad y eso que es­ta­ba en Tal­ca. Nun­ca tu­ve la opor­tu­ni­dad de ir a pro­bar­me o que me vie­ran.

Lle­gas a las cadetes de la Uni­ver­si­dad de Chi­le ¿có­mo se da eso?

Des­pués del te­rre­mo­to de 2010, ha­bía una es­cue­la que se lla­ma­ba el Bos­que de San Ber­nar­do y an­da­ba ha­cien­do par­ti­dos amis­to­sos pa­ra que los hi­cos pen­sa­ran en otras co­sas. El pro­fe era del cam­po de Cu­ra­ni­pe, en­ton­ces que­ría ayu­dar de cier­ta for­ma y ahí se me dio la po­si­bi­li­dad de ju­gar con­tra la es­cue­la de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y les ga­na­mos, an­du­ve su­per bien y me di­je­ron que si me que­ría ir a pro­bar a los cadetes. Des­pués a mi­tad de año me fui a pro­bar, que­dé en­tre los cua­tro se­lec­cio­na­dos. A par­tir de esa tra­ge­dia, se me dio la po­si­bi­li­dad de sa­lir ade­lan­te y sa­lir de Cu­ra­ni­pe que es­ta­ba prác­ti­ca­men­te en el sue­lo.

¿Có­mo fue tu pa­so por la U?

“Lle­gue a la SUB-16, es­tu­ve en la 17 y tam­bién en la 18 y en el 2014 de­bu­té en Co­pa Chi­le an­te Ma­ga­lla­nes, en el Es­ta­dio San­ta Lau­ra. Fue muy bo­ni­to es­ta­ba muy emo­cio­na­do por­que yo soy hin­cha de la U. Da­rio Fran­co me hi­zo de­bu­tar. Lue­go de eso y no te­nien­do mu­cha con­ti­nui­dad me voy a Deportes Val­di­via a prés­ta­mo. El Pro­fe Lan­de­ros que se fue pa­ra allá me ha­bló y me di­jo si me in­tere­sa­ba, y yo le di­je que sí. Allá me fue bien. Allá lle­gó Ge­rar­do Rei­no­so, em­pe­cé a an­dar muy bien hi­ce 11 go­les y co­mo la “vie­ja” te­nía con­tac­to con la gen­te de Mé­xi­co, hi­ci­mos un vi­deo y se los man­dó a unos ami­gos del Ce­la­ya y les gus­tó y ahí se dio la po­si­bi­li­dad de ve­nir pa­ra acá.

¿Có­mo fue el pa­so a Mé­xi­co?

“Yo no me la creía cuan­do me de­cían que es­ta­ban los pa­sa­jes lis­tos y que te­nía que ir­me no más. Así que des­pués le di­je a mis pa­pás y me apo­ya­ron y me di­je­ron que me fue­ra no más, pe­ro igual iban a es­tar tris­te por­que iba a es­tar le­jos. Pe­ro tam­bién era una lin­da opor­tu­ni­dad pa­ra dar­me a co­no­cer y ha­cer las co­sas bien en si­len­cio, y gra­cia a Dios me ha ido muy bien.

¿Có­mo fue la adap­ta­ción?

“Los pri­me­ros me­ses su­frí mu­cho por el cli­ma, la al­tu­ra y las co­mi­das tam­bién, por­que acá se co­me to­do pi­can­te y hay ali­ños que no sa­ben igual a la co­mi­da de Chi­le, pe­ro aho­ra ya co­mo to­do no más con sal­sas pi­can­te”.

Del Ce­la­ya pa­sas a Pachuca ¿Có­mo se da eso?

“tu­ve un año y medio en Ce­la­ya y el úl­ti­mo año me fue muy bien. Sa­lí me­jor ju­ga­dor de la li­ga de as­cen­so, go­lea­dor de Ce­la­ya y jus­to me com­pra Pachuca. La­men­ta­ble­men­te, ju­gué cua­tro par­ti­dos, en lo per­so­nal creo que lo hi­ce bien, pe­ro fue­ron de­ci­sio­nes del téc­ni­co y me man­da­ron a prés­ta­mo a Mi­ne­ros un año.

¿Có­mo te ha ido en Mi­ne­ros?

“Sí, me ha ido bien. Adap­tán­do­me y vien­do que tal por­que ba­ja­ron mu­cho el pre­su­pues­to, so­mos mu­chos ju­ga­do­res jó­ve­nes, no hay ju­ga­do­res de nom­bre. El ma­yor tie­ne 53 y los otros to­dos te­ne­mos me­nos de 25. En el fút­bol de Mé­xi­co se ne­ce­si­ta ju­ga­do­res pe­sa­dos en la can­cha”.

¿Cuál es tu ob­je­ti­vo?

“Con Mi­ne­ro lle­gar a la li­gui­lla fi­nal y pe­lear el as­cen­so, pe­ro mi ob­je­ti­vo per­so­nal es vol­ver a pri­me­ra. Quie­ro mi re­van­cha, sé que pue­do dar más por­que fue un te­ma del téc­ni­co que qui­zás no le gus­ta­ba, pe­ro es­pe­ro vol­ver a pri­me­ra pa­ra de­mos­trar que pue­do es­tar har­to tiem­po ahí y lle­gan­do a pri­me­ra se po­dría dar la op­ción de lle­gar a la se­lec­ción, que es un sue­ño que ten­go. Es­tu­ve a pun­to de ir a la Chi­na Cup, es­ta­ba den­tro yo y el “Cindy” Cue­vas, pe­ro al fi­nal fue él”.

¿Que­da una deu­da pen­dien­te con la Uni­ver­si­dad de Chi­le?

“Sí, creo que no se me dio la po­si­bi­li­dad de ju­gar en pri­me­ra pa­ra ha­ber de­mos­tra­do de que po­día, pe­ro es­tá muy di­fí­cil. En los equi­pos gran­des hay que te­ner un con­tac­to muy bueno o te­ner la opor­tu­ni­dad y an­dar muy bien , pe­ro nun­ca se me dio en la li­ga. No hay bue­na on­da con ellos por­que, des­pués que me vi­ne pa­ra acá di­je­ron ¡ohh! el ju­ga­dor que per­di­mos. No me va­lo­ra­ron y no se me dio la po­si­bi­li­dad, por­que se me hu­bie­ra da­do hu­bie­ra ju­ga­do con más ga­nas y to­do, pe­ro así es es­to”.

Se te ve enamo­ra­do…

“Sí to­tal­men­te. Ya lle­vo un año con mi pa­re­ja. Ella ha si­do muy im­por­tan­te por­que siem­pre me apo­ya te­nien­do en cuen­ta que es­ta­ba so­lo allá. Ella es de Mé­xi­co y ya vino a co­no­cer a mi fa­mi­lia y co­no­cer tam­bién de don­de soy yo”.

¿Có­mo se ha vi­vi­do el te­rre­mo­to allá?

“Acá don­de es­toy yo no pa­só na­da, no se sin­tió na­da de Za­ca­te­ca. En la ca­pi­tal que­dó la em­ba­rra­da. De to­das ma­ne­ras, igual no­so­tros co­mo equi­po man­da­mos co­sas pa­ra ayu­dar, hi­ci­mos una re­co­le­ta pa­ra los afec­ta­dos, acá la gen­te es muy uni­da en ese sen­ti­do”.

Ser­gio Ver­ga­ra es oriun­do de Cu­ra­ni­pe y ac­tual­men­te jue­ga en la li­ga de as­cen­so de Mé­xi­co.

El Ce­la­ya fue el pri­mer equi­po don­de lle­gó el ju­ga­dor na­cio­nal, en don­de tu­vo una bue­na ac­tua­ción que lo lle­vó a ser com­pra­do por el Pachuca.

El sue­ño del ju­ga­dor for­ma­do en la U, es de­fen­der la ca­mi­se­ta de la se­lec­ción na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.