Fa­lle­ció entrenador que sal­vó a Ran­gers de Ter­ce­ra

El otro­ra téc­ni­co de la tien­da tal­qui­na, quien su­frie­ra pro­ble­mas de sa­lud, mu­rió a los 68 años en la ca­pi­tal del país, don­de se desem­pe­ña­ba co­mo con­ser­je. El na­ci­do en Ro­sa­rio, pe­ro na­cio­na­li­za­do chi­leno, se ga­nó el res­pe­to de to­dos por sal­var del des­cen

Centro Deportes - - Jugadas de la semana -

Una de las imá­ge­nes que in­me­dia­ta­men­te se vie­ne a la me­mo­ria cuan­do se re­cuer­da a Fer­nan­do Ca­va­lle­ri es dan­do ins­truc­cio­nes a un cos­ta­do de al­gu­na can­cha. Su in­fal­ta­ble ci­ga­rro en la mano y esa ca­rac­te­rís­ti­ca voz ron­ca, que pe­ne­tra­ba en los oí­dos de sus di­ri­gi­dos, nos si­túa en la dé­ca­da de los 90’ y tam­bién ya en los años 2000.Y qué no, si el na­ci­do en Ro­sa­rio el 8 de sep­tiem­bre de 1949 fue un re­co­no­ci­do entrenador, que in­clu­si­ve, tam­bién tu­vo su es­pa­cio en la se­lec­ción sub-20, que con­ta­ba con nom­bres que hoy bri­llan en la se­lec­ción, co­mo Clau­dio Bra­vo, Mau­ri­cio Pi­ni­lla y Jor­ge Val­di­via.

DE­CE­SO

La ma­ña­na del mar­tes, “Pa­li­to” no aguan­tó más y un in­far­to car­día­co cam­bió su des­tino. Sus úl­ti­mos días los pa­só en un edi­fi­cio, ubi­ca­do en San­tia­go, don­de ade­más las ofi­cia­ba de con­ser­je. La his­to­ria en el fút­bol co­men­zó en Gim­na­sia y Es­gri­ma de La Pla­ta. Pos­te­rior­men­te pa­só a Chi­le, a co­mien­zos de los 70, es­pe­cí­fi­ca­men­te a An­to­fa­gas­ta Por­tua­rio.

Tras un pa­so por el Bo­lí­var de La Paz, re­gre­só a Chi­le y ju­gó en Pa­les­tino, Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Ever­ton, De­por­tes Con­cep­ción y Lo­ta Sch­wa­ger.

Co­mo entrenador, el ar­gen­tino na­cio­na­li­za­do chi­leno co­men­zó su ca­rre­ra en Atlé­ti­co Pa­ra­ná de su país na­tal y pos­te­rior­men­te cru­zó la cor­di­lle­ra pa­ra di­ri­gir a Pro­vin­cial Osorno, Pa­les­tino, De­por­tes Con­cep­ción, Co­bre­loa y Ran­gers.

RAN­GERS

Una de las peo­res cam­pa­ñas del equi­po ro­ji­ne­gro, en la se­gun­da ca­te­go­ría del fút­bol chi­leno, fue sin du­da la del año 2010. De la mano de Ru­bén Va­lle­jos, en la pri­me­ra par­te del cam­peo­na­to, el equi­po tal­quino lle­gó a es­tar co­lis­ta, por la zo­na sur, del Tor­neo de la “B” jun­to a Pro­vin­cial Osorno y dis­pu­tó pal­mo a pal­mo con quien dispu­taría un es­pe­cie de re­pe­cha­je pa­ra de­fi­nir al equi­po que des­cen­de­ría a la Ter­ce­ra Di­vi­sión, que fue la es­cua­dra osor­ni­na, al caer en due­los de ida y vuel­ta, con Co­pia­pó.

A tal lle­gó la cri­sis aquel año, que el par­ti­do del 17 de julio an­te De­por­tes Con­cep­ción, ju­ga­do en el es­ta­dio Es­ter Roa Re­bo­lle­do, pa­só a la his­to­ria, pe­ro no por as­pec­tos po­si­ti­vos. Jo­sé Pe­dro­zo, cen­tral pa­ra­gua­yo de aquel equi­po, ahor­có al juez del com­pro­mi­so, Mar­ce­lo Mi­ran­da, mien­tras el equi­po per­día por 3 - 0. El pro­pio ju­ga­dor, quien ha­bía re­ci­bi­do más de 20 fe­chas de cas­ti­go re­nun­ció al cua­dro tal­quino, al igual que el entrenador Ru­bén Va­lle­jos, quien su­ma­ba su no­ve­na fe­cha sin sa­ber de triun­fos.

En ese pre­ci­so mo­men­to apa­re­ció un hombre acos­tum­bra­do a to­mar “fie­rros ca­lien­tes” en la se­gun­da ca­te­go­ría del fút­bol chi­leno. Su nom­bre, Fer­nan­do Ca­va­lle­ri, su apo­do “Pa­li­to”. A su lle­ga­da fue cla­ro. “Es­toy acos­tum­bra­do a asu­mir es­te ti­po de desafíos, no es pri­me­ra vez que to­mo equi­pos en pro­ble­mas. Ya lo hi­ce en Puer­to Montt, De­por­tes Con­cep­ción y Co­quim­bo Uni­do, don­de me fue bas­tan­te bien y oja­lá pa­se lo mis­mo aho­ra en Ran­gers”, afir­ma­ba, en esa épo­ca a Dia­rio el Cen­tro.

AL­ZA

De la mano del entrenador ar­gen­tino, na­cio­na­li­za­do chi­leno, Ran­gers con­si­guió un al­za in­creí­ble. Si bien en su de­but no pu­do su­pe­rar a Puer­to Montt, co­mo lo­cal y ca­yó por 2 - 1, lo que vino des­pués fue sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­lar. El entrenador, quien tam­bién di­ri­gie­ra a De­por­tes Con­cep­ción en dis­tin­tas tem­po­ra­das, con­si­guió cuatro vic­to­rias al hi­lo, an­te Lo­ta Sch­wa­ger (2-1), Unión Te­mu­co (1-0), Na­val (1-0) y Pro­vin­cial Osorno (3-2).

De la mano del ar­gen­tino Omar En­ri­que Ma­llea, Ca­va­lle­ri ca­si me­te al cua­dro tal­quino en la si­guien­te ron­da, pa­ra pe­lear el as­cen­so.

Sin em­bar­go, De­por­tes Con­cep­ción ter­mi­nó con sus as­pi­ra­cio­nes, lue­go de la de­rro­ta por 2 -0 su­fri­da en Li­na­res, es­ta­dio en don­de hi­zo de lo­cal el equi­po tal­quino, lue­go de la re­mo­de­la­ción del Fis­cal de Tal­ca.

De to­das ma­ne­ras la ta­rea es­ta­ba cumplida y Ran­gers, de la mano del pro­pio entrenador ar­gen­tino, se sal­va­ba de caer al fút­bol ama­teur, en el pleno mo­men­to de quie­bra del cua­dro ro­ji­ne­gro.

El úl­ti­mo equi­po que di­ri­gió el entrenador fue el cua­dro tal­quino, así que que­dó en la me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.