Fe­de­rer fue mo­nar­ca y de­jó a Na­dal sin ra­cha

El sui­zo, eterno ri­val del ma­llor­quín, in­te­rrum­pió las 16 vic­to­rias con­se­cu­ti­vas de Na­dal (US Open y Abier­to de Bei­jing, China) y lo­gró ga­nar su sex­to tí­tu­lo de la tem­po­ra­da. Es­ta es la pri­me­ra de­rro­ta del es­pa­ñol des­de que re­cu­pe­ró el nú­me­ro uno del mund

Centro Deportes - - Deportes -

Ro­ger Fe­de­rer ter­mi­nó ayer con la ra­cha ganadora del nú­me­ro uno del te­nis mun­dial, Ra­fael Na­dal, al ven­cer­lo en la fi­nal de Shang­hai por 6-4 y 6-3 en un par­ti­do en el que el es­pa­ñol no es­tu­vo a su me­jor ni­vel y en el que se com­pro­bó su des­gas­te fí­si­co por acu­mu­la­ción de par­ti­dos.

El nú­me­ro dos del mun­do, el eterno ri­val del ma­llor­quín, in­te­rrum­pió las 16 vic­to­rias con­se­cu­ti­vas de Na­dal (US Open y Abier­to de Bei­jing, China) y lo­gró ga­nar su sex­to tí­tu­lo de la tem­po­ra­da. Es­ta es la pri­me­ra de­rro­ta del es­pa­ñol des­de que re­cu­pe­ró el nú­me­ro uno del mun­do con el tí­tu­lo en Flus­hing Mea­dows.

CAN­SAN­CIO

El te­nis­ta, quien ju­gó con un es­ta­bi­li­za­dor pa­ra pro­te­ger su ro­di­lla, se vio vi­si­ble­men­te can­sa­do du­ran­te los 72 mi­nu­tos que du­ró el par­ti­do. En las úl­ti­mas dos se­ma­nas ju­gó 11, al­gu­nos de ellos de al­ta in­ten­si­dad co­mo en los cuar­tos de fi­nal y en la se­mi­fi­nal de es­te pe­núl­ti­mo tor­neo Mas­ter 1000. “No quie­ro ha­blar so­bre ello aho­ra, des­pués de ha­ber per­di­do una fi­nal no es el mo­men­to”, apun­tó al­go mo­les­to el per­de­dor de es­ta jor­na­da.

Por su par­te, el ven­ce­dor, aco­tó: “En el par­ti­do en sí, pen­sé que se veía bien. Pa­re­cía rá­pi­do. No vi pro­ble­mas, pa­ra ser sincero. Me sor­pren­dió la ven­da, pe­ro no vi nin­gún pro­ble­ma. No vi nin­gún pro­ble­ma con él en de­fen­sa, así que la cin­ta blan­ca es lo úni­co que no­té”.

Tras el en­cuen­tro de es­te do­min­go son 15 las ve­ces que el sui­zo ha ga­na­do al es­pa­ñol de las 38 que se han en­con­tra­do, aun­que pa­ra ver la úl­ti­ma vic­to­ria de Na­dal so­bre Fe­de­rer hay que re­mon­tar­se al 2014, cuan­do con­si­guió im­po­ner­se en las se­mi­fi­na­les del Open de Aus­tra­lia.

Des­pués de re­ci­bir el tro­feo de sub­cam­peón, el de­por­tis­ta es­pa­ñol fe­li­ci­tó a Fe­de­rer por ju­gar un “fan­tás­ti­co” par­ti­do, y ase­gu­ró que es­te año ha si­do el más exi­to­so de su ca­rre­ra en China lue­go de ha­ber lle­ga­do a la fi­nal en Shang­hai y ha­ber ga­na­do ha­ce una se­ma­na el Abier­to de Bei­jing, China.

“Han si­do dos se­ma­nas gran­dio­sas y es­toy muy feliz por to­do lo que me ha pa­sa­do”, apun­tó el ju­ga­dor.

SU­PE­RIO­RI­DAD

La su­pe­rio­ri­dad del sui­zo pu­do ver­se des­de el pri­mer pun­to del pri­mer set (de 35 mi­nu­tos), en el que Fe­de­rer le rom­pió el ser­vi­cio al ma­llor­quín y de­di­có el res­to de puntos a de­fen­der su sa­que y a eje­cu­tar 16 ti­ros ga­na­do­res, so­lo cin­co erro­res no for­za­dos y sie­te sa­ques di­rec­tos.

El se­gun­do ca­pí­tu­lo fue un pa­seo pa­ra el de Ba­si­lea y, des­de que con­si- guió que­brar­le el ser­vi­cio en el quin­to pun­to y po­ner­se 3-2 arri­ba, Na­dal se en­con­tró sin op­cio­nes pa­ra re­mon­tar y for­zar un po­si­ble ter­cer set.

Shang­hai si­gue ne­gán­do­le la co­ro­na al his­pano, pues es uno de los cua­tro gran­des tí­tu­los que le fal­ta aún en el pal­ma­rés del ac­tual nú­me­ro uno, jun­to con los de Mia­mi, Pa­rís Bercy y el Mas­ters de Lon­dres.

En tan­to, pa­ra Fe­de­rer es­te es el se­gun­do Mas­ters de Shang­hai que con­si­gue tras el lo­gra­do en el 2014, mien­tras que es la se­gun­da fi­nal que pier­de Na­dal, quien en 2009 per­dió, en es­te mis­mo cer­ta­men, con­tra el aho­ra ex te­nis­ta pro­fe­sio­nal, el ru­so Ni­ko­lay Davy­den­ko.

Tras el en­cuen­tro de es­te do­min­go son 15 las ve­ces que el sui­zo ha ga­na­do al es­pa­ñol de las 38 que se han en­con­tra­do, aun­que pa­ra ver la úl­ti­ma vic­to­ria de Na­dal so­bre Fe­de­rer hay que re­mon­tar­se al 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.