El Béis­bol se ga­na su es­pa­cio

A pe­sar de los con­ti­nuos es­co­llos, los prac­ti­can­tes de es­ta dis­ci­pli­na en el Mau­le se han ga­na­do su pro­pio es­pa­cio den­tro del acon­te­cer de­por­ti­vo. En la zo­na y en otros pun­tos de Chi­le el in­te­rés por prac­ti­car­lo va en au­men­to

Centro Deportes - - Portada - Mi­chel He­cha­va­rria

A pe­sar de los con­ti­nuos es­co­llos, los prac­ti­can­tes de es­ta dis­ci­pli­na en el Mau­le se han ga­na­do su pro­pio es­pa­cio den­tro del acon­te­cer de­por­ti­vo. En la zo­na y en otros pun­tos de Chi­le el in­te­rés por prac­ti­car­lo va en au­men­to

TAL­CA.- Co­mo un buen nú­me­ro de de­por­tes, el béis­bol lle­gó a la re­gión de la mano de los mi­gran­tes. Co­rría el año 2008 y Car­los Huer­ta, de na­cio­na­li­dad cu­ba­na, in­ten­tó con­ta­giar a las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes de tal­qui­nos, pro­ta­go­ni­zan­do un ta­ller en el Co­le­gio San Jor­ge, con ni­ños de 10 y 11 años, pa­ra en­se­ñar­les a los in­tere­sa­dos el jue­go de las bo­las y los stri­kes.

Cuen­ta Víc­tor Huer­ta que “tu­vo que em­pe­zar de ce­ro, por­que los mu­cha­chos cuan­do le de­cía que me ti­ra­ran la pe­lo­ta, en vez de lan­zar­la con la mano le da­ban una pa­ta­da co­mo si fue­ra fút­bol”.

La in­ten­ción era bue­na, pe­ro la eje­cu­ta­ba con es­ca­sos im­ple­men­tos, al con­tar so­la­men­te con un guan­te, un ba­te y una pe­lo­ta. La ca­ren­cia de re­cur­sos, la im­po­si­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción do­cen­te de apo­yar la ini­cia­ti­va y el po­co in­te­rés de los me­no­res, hi­zo zo­zo­brar es­te ta­ller en muy po­co tiem­po.

Pe­ro no to­do fue en vano, por­que la ini­cia­ti­va fue no­ti­cia pa­ra los me­dios de la re­gión, he­cho que tra­jo con­si­go que otro gru­po de cu­ba­nos re­si­den­tes en Tal­ca, se pu­sie­ran en con­tac­to con su com­pa­trio­ta pa­ra ju­gar lo que, pa­ra su país de ori­gen, es ca­ta­lo­ga­do co­mo el pa­sa­tiem­po na­cio­nal.

“Re­cuer­do ha­ber con­tac­ta­do a Víc­tor Huer­ta, al ver un re­por­ta­je y apre­ciar su mo­ti­va­ción per­so­nal pa­ra en­tre­nar a mu­cha­chos en un co­le­gio”, afir­mó Ro­lan­do Gar­cía, uno de los pioneros de béis­bol tal­quino.

“Del en­cuen­tro se em­pe­zó a co­ci­nar la idea de agru­par a los in­tere­sa­dos en in­cor­po­rar­se a ju­gar béis­bol y tra­tar de for­mar el pri­mer equi­po de béis­bol en es­ta zo­na”, de­cla­ró Víc­tor Huer­ta lue­go de que va­rios lo con­tac­ta­sen a raíz de su in­ci­pien­te ini­cia­ti­va.

Fue así que co­men­za­ron a dar­se ci­ta en un te­rreno de fút­bol en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le los in­tere­sa­dos en ju­gar, don­de do­min­go tras do­min­go se co­men­zó a prac­ti­car es­te de­por­te por un gru­po bas­tan­te cos­mo­po­li­ta, in­te­gra­do por cu­ba­nos, co­lom­bia­nos, chi­le­nos y un me­xi­cano, se­gún tes­ti­mo­nios de al­gu­nos de sus pro­ta­go­nis­tas.

“Em­pe­za­mos a ju­gar con fi­nes re­crea­ti­vos y pa­ra en­tre­te­ner­nos no­so­tros mis­mos, con im­ple­men­tos in­ven­ta­dos, con ba­ses de car­tón, pe­lo­tas re­men­da­das, to­do bien ar­cai­co”, sos­tu­vo Huer­ta, mien­tras que Ro­lan­do Gar­cía pro­si­guió di­cien­do: “A par­tir de ese mo­men­to, co­men­za­mos con cier­ta re­gu­la­ri­dad a ju­gar”.

FUN­DA­CIÓN

Fue­ron pa­san­do los días, y a la ini­cia­ti­va se­guían su­mán­do­se per­so­nas, he­cho que los con­lle­vó a for­mar un equi­po. “Co­mo a to­dos

los in­te­gran­tes del equi­po le gus­ta­ba la cer­ve­za, le pu­si­mos La­guer de Tal­ca, ese fue el pri­mer club que se fun­dó en la ciu­dad y en la re­gión”, co­men­tó Huer­ta.

La idea de ins­ti­tu­cio­na­li­zar­lo se hi­zo a tra­vés del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­por­tes, con la asis­ten­cia de un mi­nis­tro de fe.

Los jue­gos eran en­tre los pro­pios in­te­gran­tes de es­te equi­po, se­gún Víc­tor Huer­ta, quien pun­tua­li­zó: “Has­ta que apa­re­ció un com­pa­trio­ta en Chim­ba­ron­go que es­ta­ba en­se­ñan­do el de­por­te en es­ta co­mu­na, tra­jo su equi­po, sien­do es­te en­cuen­tro lo que se pu­die­ra ca­ta­lo­gar co­mo el pri­mer par­ti­do de los La­guers de Tal­ca”.

Ro­lan­do Gar­cía re­cuer­da que los pri­me­ros co­te­jos fue­ron a fi­nes del 2008 e ini­cios del 2009. “Cuan­do tu­vi­mos la su­fi­cien­te can­ti­dad de per­so­nas, co­men­za­mos a ju­gar con­tra un equi­po que ha­bía en Chim­ba­ron­go y lue­go con los Bu­ca­ne­ros de Con­cep­ción”, in­di­có.

En tan­to, Víc­tor Huer­ta, di­jo: “Fui­mos dán­do­nos a co­no­cer por las re­des so­cia­les, y nos con­tac­ta­ron de Con­cep­ción al en­te­rar­se de que acá se ju­ga­ba béis­bol, vi­nie­ron a ju­gar acá. En ese pri­mer en­cuen­tro nos ca­ye­ron a pa­los, por­que esa gen­te es­ta­ba bien pre­pa­ra­dos a pe­sar de que la gran ma­yo­ría eran chi­le­nos, lue­go no­so­tros fui­mos a allá, sien­do es­te el pri­mer in­ter­cam­bio en­te re­gio­nes”.

CHILENIZANDO

La po­ca can­ti­dad de par­ti­ci­pan­tes en el ini­cio, pro­vo­có a los prac­ti­can­tes in­ten­tar ma­si­fi­car el de­por­te, tra­tan­do de cau­ti­var a los chi­le­nos con un dis­ci­pli­na que na­da te­nía que ver con su idio­sin­cra­sia.

Lo in­clu­si­vo que es el béis­bol fue una de las pro­pie­da­des que usa­ron los pri­me­ros prac­ti­can­tes del de­por­te, se­gún se­ña­la Ro­lan­do Gar­cía, quién tes­ti­mo­nió que “en un par­ti­do de béis­bol uno ve ju­ga­do­res al­tos, ba­jos, gor­dos, fla­cos, por­que el béis­bol es un de­por­te de ha­bi­li­da­des co­lec­ti­vas”.

Mien­tras que Huer­ta ex­pre­só: “Lo que más le lla­mó la aten­ción es que acá no se dis­cri­mi­na a na­die, que es un de­por­te don­de no im­por­ta el te­ma fí­si­co de los que lo prac­ti­quen. To­do chi­leno que aso­ma­ba la ca­be­za don­de es­tá­ba­mos, no­so­tros le de­cía­mos que se unie­ra a ju­gar por dos mo­ti­vos. El pri­me­ro que ne­ce­si­tá­ba­mos gen­te y se­gun­do la idea era que se ma­si­fi­ca­ra la prác­ti­ca del de­por­te, y el que es­tu­vie­ra in­tere­sa­do, vie­jo, jo­ven o ni­ño, no­so­tros lo su­má­ba­mos y de esa for­ma nos fue lle­gan­do gen­te”.

El mis­mo per­so­ne­ro agre­gó: “En la ac­tua­li­dad hay mu­chos chi­le­nos que son re­gu­la­res en los equi­pos que jue­gan co­mo ti­tu­la­res por en­ci­ma de cu­ba­nos y ve­ne­zo­la­nos que es­tán en la ban­ca. En Li­na­res se da, hay más chi­le­nos en la nó­mi­na ti­tu­lar que de otras na­cio­na­li­da­des”.

TE­RRE­NOS

El gran es­co­llo es el es­pa­cio pa­ra ju­gar, te­nien­do en cuen­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des que de­be te­ner un te­rreno de béis­bol, y que “na­die quie­re en­tre­gar esas di­men­sio­nes fí­si­cas pa­ra desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad que no es con­si­de­ra­da co­mo po­pu­lar”, ase­gu­ró Ju­lio Gan­da­ri­lla, otro de los pre­cur­so­res del béis­bol en la re­gión.

“Los pri­me­ros par­ti­dos tu­vie­ron lu­gar en la can­cha nú­me­ro dos de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, has­ta que se ter­mi­nó esa op­ción y tu­vi­mos que an­dar ti­po nó­ma­das. Hu­bo do­min­gos que nos fui­mos a ju­gar a Au­ro­ra, en San Cle­men­te, o te­nía­mos que ju­gar en otros te­rre­nos con­se­gui­dos”, sen­ten­ció Víc­tor Huer­ta.

Has­ta hoy, los beis­bo­lis­tas de la re­gión so­li­ci­tan a las au­to­ri­da­des la asig­na­ción de un te­rreno pa­ra edi­fi­car ellos mis­mos su te­rreno de béis­bol, he­cho que se vuel­ve im­pres­cin­di­ble pa­ra el de­sa­rro­llo de es­te de­por­te y te­nien­do en cuen­ta la ma­si­fi­ca­ción del mis­mo de­bi­do a la in­yec­ción de mi­gran­tes que han arri­ba­do a la re­gión y que prac­ti­can el mis­mo, pues se­gún Huer­ta “el cre­ci­mien­to va a ra­zón de 2 o 3 equi­pos por año”

MA­SI­FI­CA­CIÓN

Con el tiem­po han ido me­jo­ran­do, a lo que se ha su­ma­do la lle­ga­da de más per­so­nas que prac­ti­can el de­por­te de otras na­cio­na­li­da­des y mu­chos otros chi­le­nos que se unie­ron. Un so­lo equi­po se hi­zo po­co, “por­que al­gu­nos no ju­ga­ban, los que eran me­nos ha­bi­li­do­sos te­nían me­nos opor­tu­ni­da­des de ser ti­tu­la­res y en­ton­ces por es­tos mo­ti­vos se fue­ron con­for­man­do otros equi­pos”, ase­ve­ró Víc­tor Huer­ta.

Con la lle­ga­da de ve­ne­zo­la­nos se han con­for­ma­do otros dos equi­pos, es­tán los Tur­pia­les y los Ca­ño­nes del Pa­ci­fi­co, que se trans­for­ma­ron en los Leo­nes del Es­pa­ñol de Li­na­res, y los Cai­ma­nes.

To­das es­tas nó­mi­nas es­tán com­pren­di­das en el gru­po nor­te de la Li­ga del Pa­ci­fi­co Sur, jun­to a los La­guers de Tal­ca, com­pe­ti­ción que re­co­ge a otras nó­mi­nas de la re­gión del Bio­bío, prin­ci­pal­men­te de las ciu­da­des de Con­cep­ción y Los Án­ge­les, quie­nes con­for­man el gru­po cen­tro, y otras en­ti­da­des de la re­gión de la Arau­ca­nía, don­de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes son de la ciu­dad de Te­mu­co.

A una dé­ca­da del es­ta­ble­ci­mien­to del béis­bol en la zo­na, los La­guers de Tal­ca, su prin­ci­pal ex­po­nen­te, con­ser­va en sus vi­tri­nas tres tí­tu­los de la otro­ra copa del Sur, sien­do en la ac­tua­li­dad el cam­peón vi­gen­te de la Li­ga del Pa­ci­fi­co Sur.

Em­pe­za­mos a ju­gar con fi­nes re­crea­ti­vos y pa­ra en­tre­te­ner­nos no­so­tros mis­mos, con im­ple­men­tos in­ven­ta­dos, con ba­ses de car­tón, pe­lo­tas re­men­da­das, to­do bien ar­cai­co Víc­tor Huer­ta

Ac­to inau­gu­ral an­tes del co­mien­zo del com­pro­mi­so en­tre La­guers y Cai­ma­nes.

Cai­ma­nes y La­guers en­fren­tán­do­se en sue­los tal­qui­nos, en la ac­tual edi­ción de la Li­ga del Pa­cí­fi­co Sur.

Elen­co de los Leo­nes del Es­pa­ñol de Li­na­res.

El con­jun­to de La­guers de Tal­ca.

Tro­feo que al­za­ron los La­guers de Tal­ca, lue­go de ga­nar la pri­me­ra edi­ción de la Li­ga del Pa­cí­fi­co Sur.

Mo­men­to de la se­rie fi­nal en­tre La­guers de Tal­ca y Bu­ca­ne­ros de Chi­le.

Re­pre­sen­ta­ti­vo de lo Cai­ma­nes de la ca­pi­tal re­gio­nal del Mau­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.