El fi­si­co­cul­tu­ris­ta tal­quino que se lu­ce en los prin­ci­pa­les es­ce­na­rios de La­ti­noa­mé­ri­ca

Una de­ci­sión que cam­bió ro­tun­da­men­te su vi­da es la que to­mó es­te de­por­tis­ta, que en 2010 lle­gó a pe­sar más de 150 ki­los. Ac­tual­men­te es uno de los des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes de es­ta dis­ci­pli­na, en el país por lo que en el mes de ju­nio irá has­ta Gua­da­la­ja­ra, Mé

Centro Deportes - - Noticias -

Lle­var el cuer­po a la má­xi­ma de­fi­ni­ción, es uno de los ob­je­ti­vos del fi­si­co­cul­tu­ris­mo. A la re­ti­na se vie­ne in­me­dia­ta­men­te la ima­gen de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, ac­tor es­ta­dou­ni­den­se, quien en la dé­ca­da de los 70’ y 80’ fue uno de los gran­des ex­po­nen­tes de esa dis­ci­pli­na. Pe­ro no es ne­ce­sa­rio ir has­ta Es­ta­dos Uni­dos pa­ra co­no­cer per­so­nas que prac­ti­can es­te de­por­te. En nues­tro país y pre­ci­sa­men­te en Tal­ca, son dis­tin­tos los ex­po­nen­tes de es­te de­por­te, quie­nes día a día lle­va­ban una die­ta equi­li­bra­da, su­ma­do a un ni­vel de en­tre­na­mien­to exi­gen­te.

Uno de esos de­por­tis­tas de la re­gión es An­to­nio He­rre­ra, fi­si­co­cul­tu­ris­ta de 26 años, quien ha com­pe­ti­do en dis­tin­tos lu­ga­res de Su­da­mé­ri­ca, don­de ha po­si­cio­na­do el nom­bre del país de muy bue­na for­ma. In­clu­si­ve ha­ce po­cas se­ma­nas fue has­ta Bra­sil don­de se que­dó con un cuar­to lu­gar, in­jus­to, se­gún cuen­ta.

CO­MIEN­ZO

To­do es­to co­men­zó en una si­tua­ción to­tal­men­te con­tra­pues­ta: “Es­ta­ba abu­rri­do de ser obe­so. El te­ma acá es fuer­te, co­mo te ven te tra­tan. Es­ta­ba en cuar­to me­dio y ob­via­men­te nin­gu­na ni­ña te to­ma­ba en cuen­ta. La ro­pa no me que­da­ba y ahí em­pe­cé a dar­me cuen­ta que es­ta­ba en el ex­ce­so de la obe­si­dad. Lue­go de eso em­pe­cé a ir al gim­na­sio, des­pués de cla­ses y em­pe­cé a ali­men­tar­me me­jor. En seis me­ses ba­jé al­re­de­dor de 60 ki­los”, ase­gu­ró He­rre­ra.

Pe­ro ese só­lo se­ría el co­mien­zo. “Siem­pre tu­ve ese bi­chi­to del fi­si­cul­tu­ris­ta, por los cuer­pos de­fi­ni­dos y du­ran­te la ado­les­cen­cia se vio opa­ca­do por eso. El 2013 ha­bía ba­ja­do de pe­so y ese año de­ci­dí com­pe­tir por pri­me­ra vez, sin nin­gún ti­po de éxi­to. Ya en la pri­me­ra com­pe­ten­cia, sen­tí el ri­gor de lo que era es­ta dis­ci­pli­na. Y ya des­de el 2014, no me pa­ró na­die. Me ba­jé mo­ti­va­do del ring y qui­se se­guir y lle­gar bien y ga­nar”.

FISICULTURISMO

Ya en tér­mi­nos más con­cre­tos, es­ta dis­ci­pli­na tra­ta de tra­ba­jar ca­da gru­po mus­cu­lar del cuer­po, me­dian­te la hi­per­tro­fia, que es desa­rro­llar y rom­per ese te­ji­do pa­ra que se re­cons­tru­ya más fuer­te y con un ma­yor vo­lu­men. Aquel desa­rro­llo se lo­gra a tra­vés de una die­ta hi­per­pro­tei­ca y con to­do los ma­cro nu­trien­tes, muy con­ta­bi­li­za­dos, pa­ra de esa for­ma per­der gra­sa y ga­nar ma­sa mus­cu­lar a la vez.

En cuan­to a las com­pe­ten­cias, lo que se bus­ca es mos­trar ese tra­ba­jo fi­nal, en­con­tran­do una gran si­me­tría, en las tres ca­te­go­rías que exis­ten en es­te de­por­te.

Mens phy­si­que, es la pri­me­ra y lo que bus­ca es un desa­rro­llo mus­cu­lar de for­ma si­mé­tri­ca y de­fi­ni­do, pe­ro so­la­men­te en el tren su­pe­rior. La Clas­sic Phy­si­que, don­de com­pi­te An­to­nio He­rre­ra bus­ca un desa­rro­llo mus­cu­lar de for­ma si­mé­tri­ca con buen ta­ma­ño mus­cu­lar y cor­tes muy de­fi­ni­dos, pe­ro en tren su­pe­rior y tren in­fe­rior. (Bus­ca la si­me­tría acor­de al ta­ma­ño y es­ta­tu­ra). Y la úl­ti­ma es la fisiculturismo abier­to, que bus­ca el má­xi­mo de­fi­ni­ción y má­xi­mo vo­lu­men sin lí­mi­tes.

COM­PE­TEN­CIAS

La pró­xi­ma com­pe­ten­cias de An­to­nio se­rá el 22 y 23 de ju­nio cuan­do se tras­la­de has­ta la ciu­dad de Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co, en la que “La idea es ga­nar mi ca­te­go­ría, pri­me­ro pa­ra po­der ir a pe­lear la pro-card o car­net pro­fe­sio­nal que acre­di­ta que eres un fi­si­co­cul­tu­ris­ta pro­fe­sio­nal a ni­vel mun­dial”.

Si bien las ga­nas de par­ti­ci­par es­tán más que la­ten­tes, An­to­nio es uno más de los de­por­tis­tas na­cio­na­les que cuen­tan con es­ca­sos re­cur­sos y apo­yo pa­ra po­der com­pe­tir. “Yo ten­go que tra­ba­jar du­ro pa­ra po­der cos­tear­me to­do, los pa­sa­jes y to­do en ge­ne­ral. Siem­pre es un desafío po­der lle­gar a com­pe­tir a los dis­tin­tos cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les. Por eso quie­ro apro­ve­char de ha­cer un lla­ma­do a cual­quier en­te pri­va­do o pú­bli­co pa­ra ver si me pue­den apo­yar en el ca­mino en es­ta dis­ci­pli­na. En ese sen­ti­do, apro­ve­char de agra­de­cer a la clí­ni­ca ki­né­si­ca Li­po out que siem­pre me ha apo­ya­do sin nin­gún in­te­rés y a la cons­truc­to­ra Proe­sa que me apo­yó la úl­ti­ma vez con el pa­sa­je pa­ra ir a Bra­sil”. Pa­ra quie­nes quie­ran co­mu­ni­car­se con el de­por­tis­ta, es­tán dis­po­ni­bles sus re­des so­cia­les que lle­van su nom­bre, An­to­nio He­rre­ra.

MEN­SA­JE

Fi­nal­men­te, es­te de­por­tis­ta apro­ve­chó de en­tre­gar un men­sa­je a to­dos quie­nes no la pa­san bien hoy con el so­bre­pe­so: “A la gen­te que ve to­do os­cu­ro y sin sa­li­da, co­mo le pa­sa a los que son más gor­di­tos y que son se­den­ta­rios y no pue­den ba­jar de pe­so, con es­to quie­ro mos­trar­les que sí se pue­de. Que to­do es po­si­ble, que de­ben creer en uno y tra­ba­jar du­ro, por­que igual cues­ta y hay que pro­po­nér­se­lo y con­ven­cer­se de que eres ca­paz y el pa­go más gran­de es ver­te me­jor, lo que lo­gra que te suba la au­to­es­ti­ma, te man­tie­nes de me­jor for­ma y tu vi­da cam­bia de bue­na ma­ne­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.