LOS ADUL­TOS Y EL DE­POR­TE IN­FAN­TIL.

Centro Deportes - - Deportes - Clau­dio Arancibia Cam­pos (*)

Uno de los te­mas con­tro­ver­sia­les en el de­por­te, es el te­ma for­ma­ti­vo y el rol que los adul­tos jue­gan en él. Re­sul­tan con­tro­ver­sia­les las múl­ti­ples in­con­gruen­cias que los adul­tos ma­ni­fies­tan en un cam­po de­por­ti­vo, ya sea sien­do hin­chas, fa­mi­lia­res, en­tre­na­do­res, di­ri­gen­tes, de­por­tis­tas o co­mo se pre­sen­ten en un cam­po de­por­ti­vo.

Sin lu­gar a du­da, to­dos ellos se­rían ca­pa­ces de es­cri­bir un ma­nual com­ple­to de ma­los há­bi­tos o con­duc­tas ne­ga­ti­vas en en­cuen­tros de­por­ti­vos in­fan­ti­les, pe­ro en es­ta oca­sión no nos en­fo­ca­re­mos en el o los pro­ble­mas (que son múl­ti­ples), sino que nos cen­tra­re­mos des­de la pro­mo­ción de ade­cua­das nor­mas de com­por­ta­mien­to pa­ra pa­dres y adul­tos que fre­cuen­tan el de­por­te in­fan­til. Al­gu­nas orien­ta­cio­nes de ade­cua­dos com­por­ta­mien­tos du­ran­te la com­pe­ti­ción son: Per­ma­ne­cer en la zo­na de es­pec­ta­do­res de for­ma tran­qui­la y cal­ma­da, aun­que en al­gu­nos mo­men­tos no se dé el re­sul­ta­do que es­pe­ra; ani­me y apo­ye a sus hi­jos/as y tam­bién a los ri­va­les. Evi­te dar instrucciones téc­ni­cas; des­tie­rre co­men­ta­rios des­pec­ti­vos res­pec­to a ju­ga­do­res del equi­po con­tra­rio, ár­bi­tros e hin­cha­da rival; acep­te las de­ci­sio­nes del en­tre­na­dor sin in­ter­fe­rir en su tra­ba­jo, él o ella es quien me­jor co­no­ce el es­ta­do de ca­da ju­ga­dor y to­ma­rá lo que con­si­de­re me­jor pa­ra el equi­po; an­te los acier­tos, re­com­pen­se in­me­dia­ta­men­te, ma­ni­fies­te a su hi­ja/o que apre­cia y va­lo­ra su es­fuer­zo in­de­pen­dien­te del re­sul­ta­do con­se­gui­do; pre­mie el es­fuer­zo tan­to co­mo sus re­sul­ta­dos. Bus­que las co­sas po­si­ti­vas, re­fuér­ce­las y ve­rá co­mo me­jo­ra la emo­cio­na­li­dad del ni­ño/a o jo­ven.

Re­cuer­de que, pa­ra bien o pa­ra mal, us­ted es un mo­de­lo a se­guir pa­ra los ni­ños/as. An­te los acier­tos, no pa­se por al­to sus es­fuer­zos, no pro­me­ta re­com­pen­sas eco­nó­mi­cas an­te ac­cio­nes que tie­nen que ver con el re­sul­ta­do (ejem­plo: por ca­da ano­ta­ción que ha­gas te da­ré mil pe­sos).

An­te los erro­res o mal jue­go ani­me in­me­dia­ta­men­te des­pués. En ese mo­men­to es cuan­do el jo­ven más ne­ce­si­ta de su apo­yo. Ha­ga ver al de­por­tis­ta que le quiere y va­lo­ra, in­de­pen­dien­te­men­te de si jue­ga bien o mal.

No se to­me los par­ti­dos co­mo si fue­ra una cues­tión de vi­da o muer­te. No cas­ti­gue cuan­do las co­sas mar­chen mal. El cas­ti­go no con­sis­te so­la­men­te en gri­tar a su hi­jo o ni­ño/a; pue­de ser cual­quier in­di­ca­ción de des­apro­ba­ción, tono de voz o ac­ción.

Por fa­vor, to­me en cuen­ta es­tas orien­ta­cio­nes. No tie­nen gran di­fi­cul­tad y prac­ti­car­las ayu­da­rá a crear am­bien­tes sa­nos y pro­te­gi­dos pa­ra nues­tras ni­ñas, ni­ños y jó­ve­nes. El de­por­te bien uti­li­za­do, es un po­de­ro­so ins­tru­men­to o he­rra­mien­ta en el que po­de­mos desa­rro­llar va­lo­res y con­duc­tas po­si­ti­vas en ellos, no lo des­apro­ve­che­mos.

(*) Si­có­lo­go De­por­ti­vo, ex – fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. www.psi­co­lo­go­del­de­por­te.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.