Im­por­ta más dis­fru­tar que ga­nar

Centro Deportes - - News - (*) Psi­có­lo­go de­por­ti­vo y ex fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Clau­dio Aran­ci­bia Cam­pos (*)

A los sie­te y ocho años de­be pri­mar lo lú­di­co por so­bre lo ago­nis­ta, pues­to que, a los ni­ños/as no se les con­si­de­ra ma­du­ra­ti­va­men­te edu­ca­dos pa­ra sa­ber ac­tuar den­tro de un mo­de­lo de prác­ti­ca de­por­ti­va de com­pe­ti­ción. Sin em­bar­go, los edu­ca­do­res sue­len ser cons­cien­tes y re­co­no­cen que en mu­chas oca­sio­nes de­ben va­ler­se de si­tua­cio­nes com­pe­ti­ti­vas pa­ra que se mo­ti­ven y par­ti­ci­pen con ma­yor efi­ca­cia, ob­ser­ván­do­se com­por­ta­mien­tos de ri­va­li­dad en per­jui­cio de una ac­ti­vi­dad edu­ca­ti­va­men­te com­pren­si­va. La com­pe­ten­cia, cons­ti­tu­ye uno de los ingredientes fun­da­men­ta­les del de­por­te y el de­seo de com­pe­tir es una ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da del ser hu­mano. Al­gu­nos con­si­de­ran que es­ta ten­den­cia es in­na­ta sur­gien­do con ello el lla­ma­do “ins­tin­to de conservación”, otros en cam­bio, in­di­can que esa ten­den­cia es­tá con­di­cio­na­da por fac­to­res so­cio­cul­tu­ra­les, es de­cir, apren­di­dos a lo lar­go de los años por la in­ter­ac­ción da­da con el am­bien­te. Co­mo sea, es muy fre­cuen­te que exis­ta una no­to­ria fal­ta de cohe­ren­cia en­tre los “prin­ci­pios edu­ca­ti­vos” que de­fien­den y el ti­po de prác­ti­ca que lle­van a ca­bo. Co­mo ejem­plo, us­ted úni­ca­men­te reali­ce el ejer­ci­cio de in­gre­sar a un co­le­gio pú­bli­co o pri­va­do y no­te lo que re­sal­ta en sus am­plias vi­tri­nas de vi­drio.

Al­gu­nos lo lla­man mo­de­los, otros me­nos ra­di­ca­les ha­blan de ten­den­cias o es­ti­los, lo cier­to, es que el en­fo­que nor­te­ame­ri­cano ha pro­pul­sa­do un mo­de­lo de­por­ti­vo al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo (des­de inicios del si­glo XX) y, tam­bién, por la enor­me influencia co­mer­cial que tie­ne el de­por­te ac­tual, en un país que pro­pa­ga un sis­te­ma económico de li­bre mer­ca­do. Más cer­cano a nues­tra reali­dad, des­de el de­por­te fe­de­ra­do ha ema­na­do es­te én­fa­sis en el triun­fo co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo, don­de ga­nar es­ti­mu­la a los ni­ños y jó­ve­nes a par­ti­ci­par. El circu­lo fi­nal­men­te se cie­rra, cuan­do los edu­ca­do­res se sien­ten pre­sio­na­dos por los pa­dres y los pro­pios de­por­tis­tas que pi­den que se les pre­pa­re pa­ra com­pe­tir y ob­te­ner re­sul­ta­dos. Lo an­te­rior, lle­va a que los en­tre­na­do­res de de­por­te es­co­lar con­si­de­ren que la ini­cia­ción de­por­ti­va de­be es­tar li­ga­da a la com­pe­ti­ción, en oca­sio­nes jus­ti­fi­ca­da por con­si­de­rar que la vi­da es com­pe­ti­ti­va y que el de­por­te pue­de re­pre­sen­tar una ac­ti­vi­dad en las que sur­jan una se­rie de si­tua­cio­nes de ri­va­li­dad, que los pue­da pre­pa­rar pa­ra sa­ber ac­tuar me­jor en ese con­tex­to so­cial.

En síntesis, el de­por­te for­ma­ti­vo se de­be com­pren­der des­de el jue­go, el dis­fru­te, la bús­que­da de iden­ti­dad y per­te­nen­cia con sus pa­res y no des­de la des­vir­tua­da com­pe­ten­cia ac­tual. Es­tos son y se­rán as­pec­tos prio­ri­ta­rios don­de la com­pe­ten­cia se de­be in­ser­tar gra­dual­men­te en el de­por­tis­ta. Lo con­tra­rio, es de­cir, una ex­ce­si­va preo­cu­pa­ción por los re­sul­ta­dos a cor­to pla­zo y esa bús­que­da de vic­to­rias, crea­rá sen­sa­cio­nes con­ti­nuas de an­sie­dad has­ta el re­cha­zo to­tal de al­go tan her­mo­so y se­gui­do co­mo lo es el de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.