CAS­TI­GA­DO SIN DEPORTE

Centro Deportes - - Deportes - Clau­dio Aran­ci­bia Cam­pos Psi­có­lo­go del deporte y ex-de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal.

Pue­de ser que cuan­do pe­que­ño se lo di­je­ron o, ya de adul­to en al­gún mo­men­to de en­fa­do con su hi­jo/a se­ña­ló lo si­guien­te como so­lu­ción al pro­ble­ma; “cas­ti­ga­do sin en­tre­nar”. Y al jus­ti­fi­car por qué to­mó esa me­di­da, lo más fre­cuen­te fue men­cio­nar; “lo cas­ti­go con el deporte por­que le due­le”. Pues bien, no se tra­ta de que le due­la. El apren­di­za­je no es­tá re­la­cio­na­do con el do­lor, sino con to­mar con­cien­cia de sus res­pon­sa­bi­li­da­des. ¿Ga­na­mos al­go con es­to o per­de­mos to­do? El cas­ti­go es un pro­ce­so de prohi­bi­ción que sue­le uti­li­zar­se con aque­llas ac­ti­vi­da­des que los ni­ños/as ado­ran, por lo que re­sul­ta más fá­cil y có­mo­do pa­ra los pa­dres, ello pro­vo­ca la fal­sa idea de que así pue­den sen­tar precedentes más rá­pi­do. Los ni­ños que prac­ti­can deporte a menudo ven como sus cas­ti­gos los pri­van de rea­li­zar una ac­ti­vi­dad sa­lu­da­ble, en la que ad­quie­ren unos com­pro­mi­sos y unas res­pon­sa­bi­li­da­des con ellos mis­mos, pe­ro tam­bién con sus com­pa­ñe­ros. Es­tos cas­ti­gos tie­nen un bre­ve im­pac­to tem­po­ral, pe­ro no con­si­guen el apren­di­za­je que se bus­ca. Si no co­no­cen las con­se­cuen­cias de sus con­duc­tas es com­pli­ca­do que se ha­gan res­pon­sa­bles de ello, por eso es im­por­tan­te ha­cer­les co­no­ce­do­res con an­te­rio­ri­dad de lo que con­lle­va no cum­plir con sus com­pro­mi­sos pa­ra que es­tén pre­pa­ra­dos y pue­dan mo­vi­li­zar sus re­cur­sos. Por otro la­do, es im­por­tan­te con­si­de­rar que el deporte es una gran fuen­te de au­to­es­ti­ma. Apar­tar­los de la prác­ti­ca de­por­ti­va por cas­ti­go es ale­jar­les de to­do lo bueno que re­ci­ben de es­tas ac­ti­vi­da­des. Ade­más, el com­pro­mi­so que ad­quie­ren pue­de ver­se mer­ma­do ya que así les es­ta­mos trans­mi­tien­do que po­de­mos in­cum­plir­lo con fa­ci­li­dad. Por lo tan­to, de­be­mos bus­car otras for­mas pa­ra que apren­dan sin per­ju­di­car su desa­rro­llo y cum­plan así con sus obli­ga­cio­nes sin eli­mi­nar el com­pro­mi­so que tie­nen con su deporte. Al­gu­nas su­ge­ren­cias que pue­de to­mar en cuen­ta son las si­guien­tes: use el cas­ti­go de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal y no como re­gla, no so­bre­car­gue a los ni­ños de ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res pa­ra que no se ago­bien y les cues­te cum­plir con sus res­pon­sa­bi­li­da­des, sea equi­li­bra­do. Ayu­de a pla­ni­fi­car­les el tiem­po y a ge­ne­rar ru­ti­nas de es­tu­dio, eso les ayu­da­rá a or­ga­ni­zar­se y te­ner tiem­po pa­ra to­do. Ha­ble con ellos de las con­se­cuen­cias que tie­nen de­ter­mi­na­das con­duc­tas pa­ra que pue­dan res­pon­sa­bi­li­zar­se y an­ti­ci­par­se. En sín­te­sis, las ac­ti­vi­da­des se de­ben com­ple­men­tar, no sien­do ne­ce­sa­rio qui­tar unas pa­ra re­for­zar otras. No les qui­te el deporte. ¿Qué men­sa­je es­ta­mos dan­do y qué men­sa­je que­re­mos dar? Re­cuer­de que el deporte es sa­lud y eso hay que po­ten­ciar­lo, no anu­lar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.