No­vak Djo­ko­vic: “Es uno de los mo­men­tos más es­pe­cia­les de mi ca­rre­ra”

Centro Deportes - - Deportes -

Lue­go de de­rro­tar en la fi­nal a Ro­ger Fe­de­rer, en la fi­nal de Cin­cin­na­ti, No­vak Djo­ko­vic se qui­tó la es­pi­na cla­va­da de no ha­ber ga­na­do en cin­co opor­tu­ni­da­des pre­vias, es­te tor­teo. Fue por lo mis­mo que ha­bló en la en­tre­ga de tro­feos y ase­gu­ró: “Por pri­me­ra vez es­toy aquí en el po­dio con el tí­tu­lo en mis bra­zos des­pués de ha­ber per­di­do cin­co fi­na­les. Al­gu­nas de ellas an­te el gran­dí­si­mo hom­bre que ten­go aquí a mi la­do, Ro­ger”.

El ser­bio con­ti­nuó y agre­gó: “Era mi sexta fi­nal aquí y de nue­vo an­te Ro­ger Fe­de­rer, el ju­ga­dor más do­mi­nan­te en la his­to­ria de es­te tor­neo. Sie­te ve­ces cam­peón y el hom­bre que me ha­bía ga­na­do ya tres fi­na­les. Es di­fí­cil en­trar a la pis­ta con es­tos da­tos, sa­bien­do que ca­da vez que cho­qué con él en es­ta pis­ta sa­lí de­rro­ta­do. Pe­ro al mis­mo tiem­po sen­tía la con­fian­za ne­ce­sa­ria des­pués de to­da la se­ma­na, sa­bía que ten­dría mis op­cio­nes. Ha si­do un par­ti­do per­fec­to”.

En cuan­to a las sen­sa­cio­nes que le de­jó el ini­cio del cam­peo­na­to, cuan­do in­clu­so es­tu­vo en la cuer­da flo­ja y a pun­to de sa­lir eli­mi­na­do, Djo­ko­vic, co­men­tó: “Me iba sin­tien­do ca­da vez me­jor se­gún iban pa­san­do los días de la se­ma­na. En el pasado, cuan­do te­nía que re­mon­tar par­ti­dos que iba per­dien­do por un set y break aba­jo, siem­pre so­lía ter­mi­nar pi­san­do la fi­nal y aca­ba­ba ju­gan­do muy bien. Es­to mis­mo es lo que ha ocu­rri­do es­ta se­ma­na. Ade­más, creo que es­te fue el me­jor par­ti­do que ju­gué en el tor­neo”.

Fi­nal­men­te, el ser­bio se re­fi­rió al lo­gro de ha­ber con­se­gui­do to­dos los “Mas­ter 100”. “Ho­nes­ta­men­te no era al­go que tu­vie­ra de­ma­sia­do en la ca­be­za, pe­ro sí era un ob­je­ti­vo que me ser­vía de ins­pi­ra­ción y mo­ti­va­ción a la ho­ra de afron­tar es­te tor­neo, aun­que no que­ría que re­sul­ta­ra un ex­tra de pre­sión. So­lo cuan­do ga­né el úl­ti­mo pun­to del par­ti­do sen­tí el ali­vio y la sa­tis­fac­ción del lo­gro. De­fi­ni­ti­va­men­te, se tra­ta de uno de los mo­men­tos más es­pe­cia­les de mi ca­rre­ra. Ser el úni­co hom­bre de la his­to­ria en ga­nar to­dos los Mas­ters 1000 y to­dos los Grand Slams me ha­ce sen­tir tre­men­da­men­te or­gu­llo­so pa­ra el res­to de mi vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.