YA LLE­GUÉ… ¿Y AHO­RA QUÉ?

Centro Deportes - - Opinión -

Exis­te un ca­so es­pe­cial que se da tam­bién en el de­por­te. En psi­co­lo­gía de­por­ti­va, se lla­ma baja to­le­ran­cia al éxi­to que se re­fie­re a si­tua­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que se pre­sen­tan en equi­pos o de­por­tis­tas in­di­vi­dua­les. Por lo ge­ne­ral es más co­mún ha­blar de lo con­tra­rio, es de­cir la baja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, que se re­fie­re a aque­llos ca­sos de de­por­tis­tas o gru­pos de­por­ti­vos que pre­sen­tan pro­ble­mas pa­ra asi­mi­lar o su­pe­rar una de­rro­ta. Sin em­bar­go, da­da la gran competitividad en el de­por­te ac­tual apa­re­ce es­ta di­fi­cul­tad de for­ma in­di­vi­dual o gru­pal, pa­ra man­te­ner­se con éxi­to has­ta el fi­nal o de per­ci­bir­se ga­na­dor en mo­men­tos claves. En es­te sen­ti­do, la baja to­le­ran­cia al éxi­to sig­ni­fi­ca que exis­te una in­ca­pa­ci­dad pa­ra to­le­rar los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Lle­gar a ser de los me­jo­res en un de­por­te es di­fí­cil, pe­ro man­te­ner­se en lo más al­to es mu­cho más com­ple­jo. En es­te sen­ti­do, son po­cos equi­pos o de­por­tis­tas in­di­vi­dua­les que lo­gran man­te­ner­se por más tiem­po en aquel ni­vel. Ejem­plos de es­te ti­po en el fút­bol, te­ne­mos al Mi­lan de Arri­go Sac­chi de los años no­ven­ta, el Bar­ce­lo­na de Guar­dio­la o más ac­tual­men­te el Real Ma­drid de Zi­da­ne (con tres Cham­pions y otros tí­tu­los). Asi­mis­mo, de­por­tis­tas in­di­vi­dua­les que se man­tie­nen en la cús­pi­de pe­se al pa­so de los años, es­tán Ro­ger Fe­de­rer o Ra­fael Na­dal en el tenis (ejem­plo de “ri­va­li­dad de­por­ti­va” que los mo­ti­va a per­fec­cio­nar­se día a día), Ar­tu­ro Vidal o Ale­xis Sán­chez, quien pe­se a las ma­yo­res exi­gen­cias que se le pre­sen­tan en su ca­rre­ra de­por­ti­va, día a día de­mues­tran una for­ta­le­za men­tal dis­tin­ti­va. Sin em­bar­go, en el ca­so opues­to, hay ca­rre­ras me­teó­ri­cas de de­por­tis­tas que han si­do los me­jo­res en al­gún mo­men­to, pe­ro que no se han re­va­li­da­do o for­ta­le­ci­do pos­te­rior­men­te ¿Có­mo sur­ge es­te fe­nó­meno? Pa­ra que es­to ocu­rra, de­be cum­plir­se al me­nos una con­di­ción: que el ob­je­ti­vo que el de­por­tis­ta se ha­ya pro­pues­to en una com­pe­ten­cia de­por­ti­va se es­té cum­plien­do y que ade­más di­cho ob­je­ti­vo se en­cuen­tre en su fa­se fi­nal o de­ci­si­va. Ade­más, de­ben pre­sen­tar­se otras con­di­cio­nes, ta­les co­mo: una baja en la au­to­con­fian­za, escasa mo­ti­va­ción in­trín­se­ca (aque­lla ge­ne­ra­da des­de el pro­pio de­por­tis­ta), ex­ce­si­va pre­sión ex­ter­na, an­sie­dad e idea­ción irra­cio­nal (pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos pre­vios o du­ran­te una com­pe­ten­cia). Aquí lo que el de­por­tis­ta de­be ha­cer (con ayu­da de su en­tre­na­dor o de un especialista), es apren­der a eva­luar su ac­tua­ción de for­ma rea­lis­ta to­man­do en cuen­ta los as­pec­tos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos, los as­pec­tos for­tui­tos y aque­llos que se de­ben al tra­ba­jo pro­pia­men­te de él, pa­ra fi­nal­men­te en­ten­der cla­ra­men­te qué as­pec­tos de­be me­jo­rar pa­ra per­pe­tuar sus triun­fos y qué as­pec­tos de­be me­jo­rar pa­ra su­pe­rar­se aún más.

(*) Psi­có­lo­go de­por­ti­vo y ex fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal.

Clau­dio Arancibia Cam­pos (*)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.