Cré­di­tos tal­qui­nos des­ta­can en bo­chas

Centro Deportes - - Portada -

Es­te de­por­te cau­ti­vó a los ex­po­nen­tes con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. En el Mau­le, den­tro de los nom­bres que des­ta­ca es­tá Cris­tó­bal Aran­da Faún­dez, quien es par­te de Te­le­tón Tal­ca, y aho­ra se pre­pa­ra pa­ra un even­to in­ter­na­cio­nal

Ac­tual­men­te, la re­gión tie­ne un se­lec­cio­na­do na­cio­nal ju­ve­nil, quien ya co­mien­za a de­mos­trar to­do su ta­len­to. Cris­tó­bal Aran­da Faún­dez, quien es par­te de Te­le­tón Tal­ca, se pre­pa­ra pa­ra uno de sus pró­xi­mos desafíos, co­mo lo es la com­pe­ten­cia Pa­ra­su­da­me­ri­ca­na en Bue­nos Aires, Ar­gen­ti­na

El de­por­te, co­mo he­rra­mien­ta de reha­bi­li­ta­ción, ha si­do in­dis­pen­sa­ble, en los dis­tin­tos cen­tros a ni­vel mundial. Las nu­me­ro­sas dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas adap­ta­das, han con­tri­bui­do en po­der for­ta­le­cer el as­pec­to fí­si­co de las per­so­nas, pe­ro por so­bre to­do el la­do emo­cio­nal, con­si­de­ran­do que a tra­vés de la prác­ti­ca del de­por­te, hom­bres y mu­je­res han lo­gra­do, se­gún el ex­per­to en es­ta ma­te­ria, Jo­ka­ma, el po­der de “dar­le vi­da a esa par­te del cuer­po que cla­ma por vi­vir”.

A tan im­por­tan­cia ha lle­ga­do es­ta si­tua­ción, que hoy en días las com­pe­ti­cio­nes pa­ra­olím­pi­cas han to­ma­do una re­le­van­cia con­si­de­ra­ble en to­dos los paí­ses y es así co­mo se en­cuen­tran tra­ba­jan­do las dis­tin­tas fe­de­ra­cio­nes del or­be pa­ra que es­tos de­por­tis­tas ten­gan su es­pa­cio y las he­rra­mien­tas pa­ra desa­rro­llar­se.

In­clu­si­ve, re­pre­sen­tan­do a sus paí­ses en los Jue­gos Pa­rao­lím­pi­cos, que se rea­li­zan ca­da cua­tro años en dis­tin­tas ciu­da­des del mun­do, una vez ter­mi­na­dos los Jue­gos Olím­pi­cos. En ese sen­ti­do, fue el 22 de sep­tiem­bre de 1989 que se fun­dó ofi­cial­men­te, en Ale­ma­nia, el Co­mi­té Pa­ra­lím­pi­co In­ter­na­cio­nal co­mo una or­ga­ni­za­ción que tu­vo su pri­me­ra gran ac­ción la eje­cu­ción de los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de Bar­ce­lo­na 1992, pe­se a que an­te­rior­men­te tam­bién se ha­bían da­do al­gu­nas prue­bas en ci­tas de es­ta ín­do­le.

A ni­vel na­cio­nal, el Co­mi­té Pa­rao­lím­pi­co de Chi­le se en­cuen­tra tra­ba­jan­do fuer­te­men­te pa­ra po­der for­mar a los de­por­tis­tas en es­te ti­po de es­pe­cia­li­da­des y así re­pre­sen­tar de la me­jor ma­ne­ra al país. En es­te as­pec­to son dis­tin­tas las dis­ci­pli­nas que se en­cuen­tran ads­cri­tas, pe­ro sin du­da hay una que tie­ne un tin­te es­pe­cial y gran in­te­rés de par­te de los cré­di­tos lo­ca­les, que ya se ha­cen ca­mino al an­dar a ni­vel lo­cal y país, co­mo lo son las bo­chas.

BO­CHAS

Las bo­chas, se­gún ase­gu­ra el coor­di­na­dor de la uni­dad de ejer­ci­cio de de­por­te adap­ta­do de Te­le­tón Tal­ca, Cris­tián Che­rif, “es­tán des­ti­na­das a un gru­po de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad que tie­nen un com­pro­mi­so fun­cio­nal se­ve­ro. Eso quie­re de­cir que pa­ra har­tas co­sas de su vi­da dia­ria son de­pen­dien­tes de otros, en­ton­ces es­te de­por­te les da la po­si­bi­li­dad de sen­tir­se ca­da vez más li­bres y po­der prac­ti­car ac­ti­vi­dad fí­si­ca y prin­ci­pal­men­te en el te­ma psi­co­ló­gi­co, les va dan­do mu­cha mo­ti­va­ción, por­que em­pie­zan a so­cia­bi­li­zar con otras per­so­nas”.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, las bo­chas es una dis­ci­pli­na que consiste en que un ju­ga­dor si­túa sus bo­chas (es­fe­ra) lo más cer­ca po­si­ble de un ob­je­to lla­ma­do balín. El ad­ver­sa­rio in­ten­ta, a su vez, co­lo­car sus bo­chas aún más cer­ca de ese balín pu­dien­do sa­car las bo­chas de su con­trin­can­te, que se lo im­pi­dan.

Ya cuan­do las bo­chas es­tén to­das ju­ga­das, un equi­po cuen­ta tan­tos pun­tos co­mo bo­chas tie­ne más pró­xi­mas al balín, en re­la­ción a la me­jor bo­cha de su ad­ver­sa­rio.

Ac­tual­men­te exis­ten cua­tro ca­te­go­rías, las cua­les de­pen­den del gra­do de dis­ca­pa­ci­dad de los de­por­tis­tas. Es­tá la BC1, BC2, BC4 y BC3, es­ta úl­ti­ma pa­ra ju­ga­do­res con pa­rá­li­sis ce­re­bral se­ve­ra, u otro ti­po de dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca si­mi­lar, que uti­li­zan ram­pa u otro dis­po­si­ti­vo de asis­ten­cia.

Los de­por­tis­tas de­ben ser ayu­da­dos por un asis­ten­te, el cual pue­de per­ma­ne­cer en la zo­na del de­por­tis­ta, pe­ro de­be man­te­ner­se de es­pal­das a la can­cha y no mi­rar el jue­go.

Es pre­ci­sa­men­te en es­ta ca­te­go­ría que com­pi­te Cris­tó­bal Aran­da Faún­dez, jo­ven tal­quino de 16 años que sueña en gran­de con es­te de­por­te.

Des­de el 2014, es­te de­por­tis­ta mau­lino en­con­tró una ra­zón más pa­ra le­van­tar­se día a día y de­mos­trar­le al mun­do que nin­gu­na in­ca­pa­ci­dad es su­fi­cien­te pa­ra lu­char por los sue­ños. Y así lo ha de­mos­tra- do, al ser uno de los gran­des re­pre­sen­tan­tes de la zo­na.

INI­CIO

Los ini­cios de Cris­tó­bal en las bo­chas es­tu­vie­ron en las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des que rea­li­za Te­le­tón pa­ra sus me­no­res. Mien­tras se tra­ta­ba su dis­tro­fia mus­cu­lar, en­fer­me­dad pro­gre­si­va, los pro­fe­sio­na­les del re­cin­to lo in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par en el ta­ller im­par­ti­do por Cris­tián Che­rif. Ahí fue que, jun­to a su ma­dre (Pao­la Faún­dez), quien lo acom­pa­ña día a día, pu­die­ron ir in­terio­ri­zán­do­se en es­ta es­pe­cia­li­dad, la que al po­co an­dar co­men­zó a te­ner sus fru­tos.

Esa mis­ma tem­po­ra­da 2014 em­pe­zó a fi­gu­rar en los pri­me­ros lu­ga­res de es­te de­por­te, en las dis­tin­tas com­pe­ten­cias na­cio­na­les. A tan­to lle­gó su buen ni­vel que en el 2017 fue no­mi­na­do a la se­lec­ción na­cio­nal, don­de ac­tual­men­te se en­cuen­tra en­tre­nan­do to­dos los sá­ba­dos, por un te­ma de tras­la­dos.

No pue­de en­tre­nar las tres ve­ces a la semana, tal co­mo lo rea­li­zan sus com­pa­ñe­ros en San­tia­go. De to­das ma­ne­ras, es­te de­por­tis­ta si­gue tra­ba­jan­do con el equi­po de Te­le­tón Tal­ca, des­de don­de tam­bién ya emer­gen nue­vos cré­di­tos que es­pe­ran se­guir el ca­mino de Cris­tó­bal.

“Las com­pe­ten­cias ayu­dan de gran ma­ne­ra en la in­clu­sión so­cial. Por lo mis­mo, las bo­chas han si­do muy po­si­ti­vas pa­ra ellos, con el te­ma de via­jar, por ejem­plo, co­no­cer otros lu­ga­res, otras per­so­nas y por lo mis­mo en el te­ma emo­cio­nal es muy re­le­van­te, por­que den­tro de sus po­si­bi­li­da­des es­tán lo­gran­do mu­cha más in­de­pen­den­cia. Si bien si­guen de­pen­dien­do de otras per­so­nas pa­ra ha­cer sus co­sas dia­rias, ya el te­ma de via­jar y de ha­cer sa­lir a otro lu­gar es un lo­gro tre­men­do y eso les ha­ce muy bien”, sos­tu­vo Che­rif.

OB­JE­TI­VO

Y esa mis­ma com­pe­ti­ti­vi­dad ha lle­va­do a Cris­tó­bal a re­pre­sen­tar al país en el ex­tran­je­ro. En mar­zo de 2017 par­ti­ci­pó de un tor­neo en Sao Pau­lo, Bra­sil, en lo que fue su pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal, ins­tan­cia en la que se que­dó con el se­gun­do lu­gar en la fa­se de gru­pos y el oc­ta­vo pues­to en la ge­ne­ral, en su ca­te­go­ría ju­ve­nil.

El pró­xi­mo ob­je­ti­vo es Ar­gen­ti­na, don­de es­pe­ra dar la sor­pre­sa.

“Mi ob­je­ti­vo es ir a bus­car una me­da­lla, por­que mi sue­ño es lle­gar a ser el nú­me­ro uno y pa­ra eso sé que ten­go que en­tre­nar y en­tre­nar, lo cual es­toy ha­cien­do. En no­viem­bre iré a Ar­gen­ti­na y tam­bién iré a bus­car una me­da­lla. Aho­ra he ido me­jo­ran­do po­qui­to a po­qui­to, así que oja­lá pue­da lo­grar el ob­je­ti­vo”, se­ña­ló Cris­tó­bal Aran­da.

Con­sul­ta­do por có­mo ha si­do pa­ra su vi­da el prac­ti­car es­ta dis­ci­pli­na, el me­nor quien per­te­ne­ce al cen­tro Te­le­tón, co­men­tó: “Pri--

Pri­me­ro me en­tre­ten­go mu­cho ju­gan­do bo­chas, me sir­ve pa­ra pen­sar, tam­bién pa­ra po­der sa­lir a dis­tin­tas par­tes, a via­jar por di­fe­ren­tes paí­ses y a dis­tin­tos tor­neos a ni­vel na­cio­nal. Y eso me tie­ne con­ten­to

Cris­tó­bal Aran­da Faún­dez

me­ro me en­tre­ten­go mu­cho ju­gan­do bo­chas, me sir­ve pa­ra pen­sar, tam­bién pa­ra po­der sa­lir a dis­tin­tas par­tes, a via­jar por di­fe­ren­tes paí­ses y a dis­tin­tos tor­neos a ni­vel na­cio­nal. Y eso me tie­ne con­ten­to”.

En uno de los úl­ti­mos cam­peo­na­tos na­cio­na­les, rea­li­za­do en San­tia­go, es­te jo­ven con­si­guió en do­bles, el pri­mer lu­gar, por lo que es­tá con to­das las ga­nas de po­der con­se­guir sus me­tas al bri­llas en el plano lo­cal.

En re­la­ción a su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción in­ter­na­cio­nal, que fue en Bra­sil, ma­ni­fes­tó: “Al prin­ci­pio me lo to­mé más o me­nos, por­que era pri­me­ra vez que sa­lía y más en avión, pe­ro ya con el pa­so del tiem­po fue in­creí­ble. Ade­más, no me fue tan mal co­mo yo pen­sa­ba, así que fue muy im­por­tan­te”.

IM­POR­TAN­CIA

Pao­la Faún­dez es la ma­dre, asis­ten­te en las com­pe­ten­cias y la que mo­ti­va a es­te de­por­tis­ta des­ta­ca­do. Por ello es pa­la­bra au­to­ri­za­da pa­ra co­men­tar lo que ha si­do la ca­rre­ra de su hi­jo.

“A Cris­tó­bal es­to le ha ser­vi­do mu­cho; pri­me­ro pa­ra te­ner más per­so­na­li­dad y tam­bién en su reha­bi­li­ta­ción, por­que hoy tie­ne un in­cen­ti­vo pa­ra le­van­tar­se. Yo le di­go hoy te to­ca bo­chas y de in­me­dia­to nos pre­pa­ra­mos pa­ra en­tre­nar. No ten­go pro­ble­ma ni pa­ra le­van­tar­lo y ya re­pre­sen­tar al país es al­go in­creí­ble, más aún con la dis­ca­pa­ci­dad que él tie­ne. Es al­go real­men­te in­creí­ble. Qui­zás Dios le qui­tó al­go, pe­ro le dio es­ta po­si­bi­li­dad, en­ton­ces es­ta­mos muy fe­li­ces”

En cuan­to al ini­cio en es­te de­por­te y sus lo­gros, Pao­la, ex­pre­só: “A mí al prin­ci­pio no me gus­ta­ba mu­cho, por­que lo en­con­tra­ba abu­rri­do, pe­ro ya des­pués que co­men­za­mos a en­tre­nar, ir a San­tia­go, te das cuen­tas que es en­tre­te­ni­do, que él tie­nes que bus­car la es­tra­te­gia, por­que yo no pue­do ha­cer más que ma­ni­pu­lar la ram­pla”.

APO­YO

Si bien la com­pe­ten­cia más im­por­tan­te pa­ra es­te de­por­tis­ta es la del pró­xi­mo mes de no­viem­bre, del 28 al 30 de sep­tiem­bre, él jun­to a sus com­pa­ñe­ros de Tal­ca via­ja­rán has­ta Chi­llán pa­ra me­dir­se en el Na­cio­nal or­ga­ni­za­do por el Co­mi­té Pa­rao­lím­pi­co, al cual ade­más de es­te de­por­tis­tas irán Jai­me Val­de­be­ni­to, Te­re­sa Ponce y John Aguilera, al man­do del en­car­ga­do de de­por­tes, Cris­tian Che­rif.

Tal co­mo ocu­rre en to­dos los de­por­tes, el apo­yo es fun­da­men­tal pa­ra po­der con­se­guir ob­je­ti­vos. En ese sen­ti­do, la fa­mi­lia de Cris­tó­bal es la en­car­ga­da de lle­var­se el pe­so im­por­tan­te en los gas­tos pa­ra que el me­nor pue­da se­guir cre­cien­do.

En ese sen­ti­do, Wal­do Aran­da, pa­dre de es­te se­lec­cio­na­do na­cio­nal, co­men­tó: “No­so­tros via­ja­mos a la ca­pi­tal to­dos los sá­ba­dos a en­tre­nar, por ser de Tal­ca, por­que los ni­ños de allá en­tre­nan tres ve­ces a la semana, pe­ro a no­so­tros nos die­ron esa fa­ci­li­dad. El úni­co in­cen­ti­vo que te­ne­mos es que nues­tro hi­jo va­ya a en­tre­nar, pe­ro los cos­tos sa­len to­dos de no­so­tros. Te­ne­mos que pa­gar to­do, des­de la ida en la ma­ña­na, has­ta lo que co­me­mos. De lo úni­co que se ha­ce car­go el Co­mi­té Pa­rao­lím­pi­co, es cuan­do lo citan a con­cen­tra­cio­nes que son por cua­tro o cin­co días en San­tia­go, pe­ro yo lo ten­go que ir a bus­car y a de­jar. Es un gran gas­to. Ade­más de eso es­tá el te­ma de la ram­pla que tie­ne un cos­to im­por­tan­te y hay que man­dar a pe­dir­la al ex­tran­je­ro, en­ton­ces es un te­ma com­pli­ca­do”.

En esa lí­nea, Aran­da agre­gó: “Oja­lá al­guien nos pue­da ayu­dar pa­ra po­der ha­cer es­to mu­cho me­jor y cum­plir con el sue­ño de Cris­tó­bal.

Yo sé que el de­por­te no es muy co­no­ci­do, pe­ro en el ám­bi­to de la dis­ca­pa­ci­dad ha te­ni­do un cre­ci­mien­to sú­per gran­de y se es­tán vien­do más equi­pos de bo­chas, es­tán lle­gan­do más chi­cos y la idea es que nos pue­dan apo­yar, por­que él es­tá re­pre­sen­tan­do a una ciu­dad, re­gión y país”.

Tras el buen tor­neo Na­cio­nal en San­tia­go, Cris­tó­bal y Pao­la po­san­do con el re­co­no­ci­mien­to del pri­mer lu­gar y tam­bién con el pre­mio fair play.

Un en­tre­na­mien­to nor­mal de Cris­tó­bal, jun­to a su ma­dre con la in­ten­ción de po­der con­se­guir su me­ta que es “lle­gar a ser el nú­me­ro uno de es­ta dis­ci­pli­na”.

Hu­bo mo­men­tos que en bus tu­vo que via­jar has­ta la ca­pi­tal. Ins­tan­cia en la que más de una com­pli­ca­ción tu­vo que pa­sar pa­ra se­guir per­fec­cio­nán­do­se.

Pre­vio al via­je a Bra­sil, to­da la co­mi­ti­va de la se­lec­ción na­cio­nal se sa­có una fo­to en el ae­ro­puer­to.

En el gim­na­sio Las Amé­ri­cas en­tre­nan los de­por­tis­tas de la ra­ma de bo­chas, per­te­ne­cien­tes a Te­le­tón Tal­ca. A fin de es­te mes, Jai­me Val­de­be­ni­to, Te­re­sa Ponce y John Aguilera, su­ma­do a Cris­tó­bal par­ti­ci­pa­rán en el Na­cio­nal que se rea­li­za­rá en Chi­llán.

La ma­gia y la sol­tu­ra de los bra­si­le­ños la pu­do dis­fru­tar es­te de­por­tis­ta en aque­lla ci­ta en la que que­dó en el oc­ta­vo lu­gar a ni­vel ju­ve­nil.

Cris­tó­bal Aran­da y su ma­dre y asis­ten­te en com­pe­ten­cias, Pao­la Faún­dez han he­cho un buen equi­po en las ci­tas a ni­vel país e in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.