EL VA­LOR DEL ÁR­BI­TRO DE­POR­TI­VO.

Centro Deportes - - Deportes - (*) Clau­dio Aran­ci­bia Cam­pos. (*) Psi­có­lo­go de­por­ti­vo y ex­fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal.

¿Es­tá bien que el de­por­tis­ta e hin­cha in­sul­te a los árbitros?. Exi­mir­nos de nuestros de­fec­tos y cul­par a otros, es una con­duc­ta ya por mu­chos “nor­ma­li­za­da” en el deporte. Los árbitros, uno de los prin­ci­pa­les afec­ta­dos, tie­nen mucho que de­cir so­bre aque­llo. Una com­pe­ti­ción de­por­ti­va, don­de no ha­ya un juez o ár­bi­tro, no pue­de ser bien lle­va­da a ca­bo si no con­ta­mos con un ser hu­mano que es­té dis­pues­to a cum­plir di­cho rol (a me­nos que sea un par­ti­do en­tre ami­gos). Tan­to el de­por­tis­ta co­mo el ár­bi­tro y tam­bién el en­tre­na­dor, re­sul­tan fi­gu­ras in­dis­pen­sa­bles en el de­sa­rro­llo de una com­pe­ten­cia de­por­ti­va. La re­la­ción con los árbitros, resulta ca­si siem­pre di­fí­cil de lle­var, dado que, se les sue­le atri­buir, en mu­chas oca­sio­nes, gran par­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des de per­der un par­ti­do, co­brar un pe­nal, un fue­ra de jue­go, etc. Aquí es don­de co­mien­zan las in­fe­ren­cias que ge­ne­ran ines­ta­bi­li­dad o lo que se de­fi­ne en el área de la psi­co­lo­gía co­mo Lo­cus de control de ti­po ex­terno: “Por su culpa fa­lla­mos el gol”, “por su culpa per­de­mos el par­ti­do”, “o ca­si to­do es por su culpa”. En es­te sen­ti­do, en­con­tra­re­mos a po­cos ju­ga­do­res o en­tre­na­do­res que ad­mi­tan que per­die­ron sen­ci­lla­men­te por ju­gar mal. Si­guien­do es­ta lí­nea, po­cos días atrás ob­ser­vé a un fut­bo­lis­ta afi­cio­na­do en un tor­neo de la ca­pi­tal mau­li­na que, des­pro­por­cio­na­do de to­da ló­gi­ca y sen­ti­do co­mún gol­peó en re­pe­ti­das oca­sio­nes e in­clu­so en el sue­lo a un ár­bi­tro al término del en­cuen­tro. Lo que me ge­ne­ró ma­yor asom­bro, fue la pa­si­vi­dad e in­di­fe­ren­cia de sus com­pa­ñe­ros ca­ren­tes de em­pa­tía y sen­si­bi­li­dad con el afec­ta­do. Na­die se in­ter­pu­so pa­ra pro­te­ger al ár­bi­tro, quien so­lo en ese ins­tan­te y con to­da aque­lla tur­ba de per­so­nas en su con­tra se en­con­tra­ba com­ple­ta­men­te in­de­fen­so. El lo­cus de control ex­terno, o la per­cep­ción de que el ori­gen de even­tos, con­duc­tas y su pro­pio com­por­ta­mien­to no es su res­pon­sa­bi­li­dad sino ajeno a él, pro­mue­ve que in­sul­te­mos, ofen­da­mos e in­clu­so agre­da­mos a un ár­bi­tro de­por­ti­vo. Los jue­ces rea­li­zan una la­bor que muy po­cos desean, cuan­do por el con­tra­rio fal­tan canchas pa­ra tan­to fut­bo­lis­ta afi­cio­na­do que exis­te. Ellos y ellas, nos gus­te o no, son una autoridad y hay que res­pe­tar­la co­mo tal, al igual que el pro­fe­sor en el co­le­gio, el ca­ra­bi­ne­ro en la ca­lle o los pa­dres en la ca­sa. Si lo com­pren­dié­ra­mos co­mo tal, to­do se­ría más sen­ci­llo y prác­ti­co, acep­ta­ría­mos sus de­ci­sio­nes y se­gui­ría­mos ju­gan­do. Sa­be­mos que sus re­so­lu­cio­nes son in­cues­tio­na­bles en el cam­po, no tie­nen mar­cha atrás, ni te qui­ta­rá la tar­je­ta ama­ri­lla que te pu­so, ni el pe­nal que te co­bró. Por lo tan­to, de­di­qué­mo­nos a dis­fru­tar del jue­go, a in­ten­tar mar­car goles y ga­nar si es po­si­ble y si no, no pa­sa­rá na­da que a esa per­so­na, de ofi­cio ár­bi­tro de­por­ti­vo, lo vol­ve­ré a ver muy pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.