“En el sen­ti­do per­so­nal, soy más de que­dar­me en ca­sa, su­fro de an­sie­dad y TOC”.

SU FOR­TA­LE­ZA Y FE­LI­CI­DAD EN LO PER­SO­NAL SON CA­SI TAN GRAN­DES CO­MO LOS SU­PER­PO­DE­RES DE PSYLOCKE, SU PA­PEL EN X-MEN. DES­CU­BRE QUÉ OTROS SE­CRE­TOS GUAR­DA NUES­TRA #COVERGIRL.

Cosmopolitan (Chile) - - News - POR PAU­LI­NA CA­NA­LES FO­TO­GRA­FÍAS FRAN­KIE BA­TIS­TA PRO­DUC­CIÓN GE­RARD AN­GU­LO

Es tu pri­me­ra vez en Cos­mo­po­li­tan La­ti­noa­mé­ri­ca, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti?

Cuan­do era ni­ña com­pra­ba es­ta re­vis­ta, y aun­que a mí ma­má no le gus­ta­ba mu­cho la idea al con­si­de­rar­la que no era pa­ra mi edad el leer­la, las co­lec­cio­na­ba, te­nía mon­to­nes de ellas, pues me en­can­ta­ba. Así que es­to es muy emo­cio­nan­te pa­ra mí.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre Oli­via y Lisa Munn?

Mi fa­mi­lia siem­pre me ha lla­ma­do Oli­via, pe­ro en el co­le­gio me de­cían Lisa. En 2006, de­ci­dí usar Oli­via co­mo nom­bre ar­tís­ti­co. Es ra­ro, cuan­do lo hi­ce em­pe­za­ron a lle­gar opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo. Con­si­de­ro que co­mo te lla­mes tie­ne que ver con la ener­gía que trans­mi­tes y có­mo te ha­ce sen­tir; es­tá re­la­cio­na­do con la ma­ne­ra en que te co­nec­tas con otros y có­mo ellos lo ha­cen con­ti­go. Las per­so­nas que son muy cer­ca­nas a mí me lla­man Oli­via o al­gu­na de sus va­ria­cio­nes, co­mo Liv, O u OM.

Re­fi­rién­do­te a la Oli­via en el tra­ba­jo y la de en ca­sa, ¿cuál es la di­fe­ren­cia?

Cuan­do ini­cio un pro­yec­to ten­go que sa­lir­me de mi zo­na de con­fort pa­ra con­se­guir lo que quie­ro en mi ca­rre­ra. En el sen­ti­do per­so­nal, soy más de que­dar­me en ca­sa, su­fro de an­sie­dad y TOC. A ve­ces ser una fi­gu­ra pú­bli­ca ha em­peo­ra­do mi en­fer­me­dad, pe­ro por otra par­te ser ac­triz me ha per­mi­ti­do es­ca­par de es­ta con­di­ción. Es ex­tra­ño, ya que se com­bi­na el he­cho de

“Cre­cer con re­tos es lo que te ha­ce fuer­te co­mo adul­to”.

ser ar­tis­ta con mi pro­ble­ma y me obli­ga a tra­ba­jar en otros TOC y an­sie­da­des de mi vi­da per­so­nal. Co­mo pro­fe­sio­nal tra­to de ir por ro­les en los que los per­so­na­jes son fuer­tes, aun­que ha­ya mo­men­tos de de­bi­li­dad, de­be te­ner un gran sen­ti­do de iden­ti­dad, y con­si­de­ro que eli­jo es­tos pa­pe­les por­que esa es la par­te de mí que me gus­ta­ría que sa­lie­ra más.

La an­sie­dad y el TOC son muy co­mu­nes, ¿qué les acon­se­ja­rías a nues­tras lec­to­ras pa­ra po­der li­diar con esos pro­ble­mas?

Con­si­de­ro que las fi­gu­ras pú­bli­cas de­be­rían ha­blar más de es­tas con­di­cio­nes por­que eso las nor­ma­li­za. Mu­chas ve­ces to­do pa­re­ce que va mal y las per­so­nas te di­cen “so­lo son­ríe, no pa­sa na­da”, pe­ro no es tan fá­cil, ya que no pue­des con­tro­lar tu es­ta­do de áni­mo. Lo que le di­go a la gen­te con el mis­mo pro­ble­ma es que al­go quí­mi­co en el cuer­po es lo que los ha­ce sen­tir así, y que pue­de es­tar re­la­cio­na­do con el es­trés, pues los ata­ques o bro­tes de an­sie­dad sue­len lle­gar cuan­do al­go muy fuer­te pa­sa en tu vi­da, y que en­tien­dan que no se en­cuen­tran lo­cos o fue­ra de con­trol. De­ben es­tar cons­cien­tes de que es al­go que le pa­sa al or­ga­nis­mo a ni­vel quí­mi­co y que no se pue­de ha­cer mu­cho al res­pec­to. Me he da­do cuen­ta de que al mo­men­to de que lo ha­blo, cuan­do le di­go a al­gún ami­go que es­toy su­frien­do an­sie­dad, aun­que no se­pa por qué, eso me ayu­da a sol­tar­lo. Con­si­de­ro que lo me­jor es te­ner a al­guien con quién ha­blar­lo, y sa­ber que no es­tás lo­ca. Tie­nes que co­men­tar­lo, ese es el pri­mer pa­so pa­ra con­quis­tar­lo o, por lo me­nos, con­tro­lar­lo.

Eres una chi­ca muy ver­sá­til; has si­do pe­rio­dis­ta, mo­de­lo, ac­triz. ¿Qué es lo que más dis­fru­tas?

Me en­can­ta con­tar historias. Pe­ro ser ac­triz es pro­ba­ble­men­te mi fa­vo­ri­ta; el po­der te­ner di­fe­ren­tes ro­les, en es­pe­cial por­que es una ma­ne­ra de es­ca­par de la reali­dad y el re­to de traer a la vi­da un per­so­na­je, en­con­trar to­dos sus ma­ti­ces y lo que lo ha­cen con­ver­tir­se en al­guien real.

¿Cuál ha si­do tu per­so­na­je fa­vo­ri­to?

Sloan Sab­bith, de The News­room; el po­der tra­ba­jar con Aa­ron Sor­king; el que me ha­ya da­do ese pa­pel fue una gran ben­di­ción y na­da se le ha com­pa­ra­do.

¿Cuál fue el re­to de ese per­so­na­je?

To­do el con­te­ni­do, lo que dis­cu­tía­mos, pro­ble­mas mun­dia­les de ese mo­men­to. Era un diá­lo­go muy avan­za­do, pe­ro po­der in­ter­pre­tar­lo bien, ha­cer­lo sen­tir real y en­ten­der­lo fue al­go ma­ra­vi­llo­so. Mi per­so­na­je era una eco­no­mis­ta y te­nía dos doc­to­ra­dos, co­sa que yo no, así que pa­ra to­do te­nía que in­ves­ti­gar de lo que es­ta­ba ha­blan­do, pa­ra po­der de­cir­lo de mo­do in­te­li­gen­te de­bes en­ten­der­lo. Apren­dí de eco­no­mía, por­que era la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­lo bien, in­ter­pre­tar un pa­pel no se tra­ta na­da más de­cir tus lí­neas, tie­nes que co­no­cer y do­mi­nar lo que ha­blas.

Nos en­can­ta tu mez­cla de cul­tu­ras, ¿de qué ma­ne­ra te ha ayu­da­do es­to?

Cre­cer en Ja­pón y que mi ma­má sea chi­na me abrió una gran puer­ta al mun­do, pues na­da me da mie­do, sien­to que ten­go una me­jor per­cep­ción de mí mis­ma des­pués de ha­ber es­ta­do en di­fe­ren­tes par­tes y ser una mi­no­ría. Cre­cer con esos re­tos es lo que te ha­ce fuer­te co­mo adul­to, es­toy muy agra­de­ci­da por esos desafíos. So­lía llo­rar y no en­ten­día por qué en al­gu­nos lu­ga­res era tan di­fe­ren­te a otras per­so­nas, o por qué mi fa­mi­lia ha­cía co­sas dis­tin­tas, o cuan­do lle­va­ba mi al­muer­zo al co­le­gio por qué se veía u olía tan par­ti­cu­lar. Son esas si­tua­cio­nes y esos re­tos que te pre­pa­ran pa­ra la vi­da, así que es­pe­ro que al mo­men­to de ser ma­dre, mis hi­jos tam­bién ten­gan sus pro­pias ba­ta­llas, por­que con­si­de­ro que es in­jus­to pa­ra ellos que no pue­dan pa­sar por esas si­tua­cio­nes y que en­tien­dan que pue­den so­bre­vi­vir­las.

¿Qué es lo que más dis­fru­tas­te de vi­vir en di­fe­ren­tes ciu­da­des?

Mi fa­vo­ri­ta es To­kio. Cuan­do vi­vía allí lo que más me enamo­ró fue la cul­tu­ra y la gen­te; es­tán a la van­guar­dia en tec­no­lo­gía y las per­so­nas son muy cá­li­das. Es un lu­gar su­per­lim­pio. Es emo­cio­nan­te. To­dos tie­nen un gran

“Me in­cul­ca­ron que to­dos so­mos es­pe­cia­les, pe­ro ja­más uno más que el otro”.

sen­ti­do de co­mu­ni­dad. Sin em­bar­go, amo Los Án­ge­les, ya que es el lu­gar que vol­vió mis sue­ños reali­dad. ¡Ah! Y tam­bién me en­can­ta la ciu­dad de Green Bay, por­que ahí se en­cuen­tra mi amor.

¿Fue di­fí­cil re­gre­sar a Oklaho­ma?

Na­cí en Oklaho­ma y re­gre­sé cuan­do te­nía 16, pe­ro fue muy, muy du­ro.

Eras una ado­les­cen­te...

Sí, re­cuer­do que en el co­le­gio llo­ra­ba a dia­rio du­ran­te el pri­mer mes de cla­ses, ya que no co­no­cía a na­die, es­ta­ba muy so­la. Así que le ro­ga­ba a mi ma­má pa­ra que me cam­bia­ra de co­le­gio, que me edu­ca­ran en ca­sa, o lo que fue­ra. Siem­pre que lo re­cuer­do pien­so que soy tan afor­tu­na­da de ha­ber pa­sa­do por to­do eso, por­que son esas pe­que­ñas ex­pe­rien­cias, co­mo el re­cha­zo cons­tan­te que sen­tí al ser la nue­va en el co­le­gio de Oklaho­ma, que me pre­pa­ra­ron pa­ra el cons­tan­te re­cha­zo con el que te en­fren­tas en Holly­wood, así que des­pués de un tiem­po ya no te due­le tan­to.

En tu ex­pe­rien­cia, ¿qué es lo más di­fí­cil pa­ra que una mu­jer sea exi­to­sa en Holly­wood?

Ha­cer que nues­tras vo­ces sean es­cu­cha­das y que no se in­ter­pre­ten co­mo que es­ta­mos sien­do di­fí­ci­les o du­ras. Un hom­bre que es­tá a la ca­be­za de cual­quier em­pre­sa es au­to­ri­ta­rio, fuer­te e in­te­li­gen­te, pe­ro a una mu­jer en el mis­mo pues­to se le con­si­de­ra co­mo di­va o bitch. Co­mo chi­ca, cuan­do quie­res que tus opi­nio­nes sean es­cu­cha­das y que se te res­pe­te có­mo pien­sas, en oca­sio­nes tie­nes que pen­sar de tres ma­ne­ras an­tes de de­cir al­go so­lo pa­ra que na­die crea que es­tás sien­do hos­til, mien­tras que nin­gún hom­bre lo pien­sa así, ya que ellos no se en­fren­tan a eso.

En tu vi­da pro­fe­sio­nal, ¿có­mo li­dias con tus pun­tos dé­bi­les?

To­da­vía es­toy ave­ri­guán­do­lo, pe­ro ayu­da te­ner bue­nas ami­gas y a mi fa­mi­lia, que son un gran apo­yo. Con­si­de­ro que siem­pren me ven co­mo una más de ellos. No im­por­ta qué ocu­rra, en mi vi­da siem­pre es­tán esas per­so­nas que no van a pa­sar­se de la ra­ya, que nun­ca me van a las­ti­mar, so­bre to­do cuan­do es­tás ba­jo los re­flec­to­res, ¿có­mo pue­des con­fiar en al­guien? Ese fac­tor pue­de cam­biar a la gen­te. En los mo­men­tos de de­bi­li­dad, lo que me man­tie­ne de pie es sa­ber que soy muy afor­tu­na­da por te­ner per­so­nas que to­da­vía me ven co­mo un ser hu­mano, co­mo un in­di­vi­duo, que me re­co­no­cen por lo que soy y no por mi ca­rre­ra.

¿Có­mo man­tie­nes la hu­mil­dad?

Tie­ne que ver con có­mo me edu­ca­ron en mi fa­mi­lia. Es in­tere­san­te cuan­do la gen­te de la fa­rán­du­la ne­ce­si­ta a al­guien que los man­ten­ga con los pies en la tie­rra, por­que en mi ho­gar me in­cul­ca­ron que to­dos so­mos es­pe­cia­les, pe­ro ja­más uno más que el otro. Mi her­ma­na es una abogada muy exi­to­sa, mi her­mano es­tá es­tu­dian­do un doc­to­ra­do en fí­si­ca, no hay com­pe­ten­cia en­tre no­so­tros.

¿Con­si­de­ras que tu ta­len­to co­mo co­me­dian­te es in­na­to? Por­que es muy di­fí­cil ha­cer reír a la gen­te...

Sí, es muy di­fí­cil. Ha­cer reír a las per­so­nas es de lo más gra­ti­fi­can­te, y con­si­de­ro que to­dos los co­me­dian­tes prac­ti­can y de esa ma­ne­ra lo re­suel­ven, prue­ban ma­te­rial nue­vo, es­tán en cons­tan­te cam­bio y cre­ci­mien­to, tra­tan de co­nec­tar con su au­dien­cia.

¿Qué sen­tis­te cuan­do em­pe­zas­te a no­tar que tus sue­ños se es­ta­ban ha­cien­do reali­dad en L.A.?

La ver­dad es que creo que to­da­vía es­toy in­ten­tan­do al­can­zar­los. Ten­go la for­tu­na de es­tar en por­ta­das de re­vis­tas que he leí­do des­de que era ni­ña, pe­ro tu sue­ño se en­cuen­tra en cons­tan­te evo­lu­ción, por lo tan­to no sien­to que ha­ya al­can­za­do to­das mis me­tas, sino que es­toy tra­ba­jan­do pa­ra ha­cer­las reali­dad. Por ejem­plo, cuan­do me lla­ma­ron de

The Daily Show, con John Ste­wart (uno de los pro­gra­mas pre­di­lec­tos de la au­dien­cia), fue uno de los mo­men­tos fa­vo­ri­tos de mi vi­da. En ese ins­tan­te pen­sé que si se­guía ha­cien­do bien las co­sas, tal vez po­día lo­grar otras igual de gran­des e im­por­tan­tes des­pués.

¿Di­rías que ese ha si­do el mo­men­to más im­por­tan­te de tu ca­rre­ra?

No, no el más im­por­tan­te, pe­ro fue el día en que me di cuen­ta de que po­día te­ner una ca­rre­ra en es­ta in­dus­tria, ya que fue una opor­tu­ni­dad in­creí­ble. Mis mo­men­tos más im­por­tan­tes o don­de más or­gu­llo­sa me he sen­ti­do… han si­do mu­chos en The News­room.

Un ins­tan­te de mu­cho or­gu­llo fue po­der re­cha­zar ofer­tas de tra­ba­jo so­lo pa­ra es­pe­rar la au­di­ción de The

News­room, sin sa­ber que iba a que­dar, así que to­mar ese ries­go fue uno de mis me­jo­res ins­tan­tes. Apos­tar­me por mí mis­ma y te­ner fe en que ha­bía to­ma­do la de­ci­sión co­rrec­ta sin te­ner la cer­te­za del re­sul­ta­do.

¿Cuál es el se­cre­to pa­ra el amor?

Me pa­re­ce que la co­mu­ni­ca­ción, el en­ten­di­mien­to y, so­bre to­do, la leal­tad.

Cuén­ta­nos so­bre tus pro­yec­tos a fu­tu­ro.

Par­ti­ci­pa­ré en la nue­va pe­lí­cu­la de De­pre­da­dor, en la que Sha­ne Black es el di­rec­tor y es­cri­tor.

Crop top, SER­GIO HUD­SON; Pan­ta­lo­nes,

DEATH BY DOLLS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.