Las historias más hot de nues­tras lec­to­ras.

Cosmopolitan (Chile) - - News -

“Em­pe­cé a sa­lir con al­guien de la ofi­ci­na y un fin de se­ma­na fui­mos a la pla­ya. Cuan­do pa­seá­ba­mos por la ori­lla del mar lle­ga­mos a un ca­mino de are­na y nos sen­ta­mos en una ban­ca ro­dea­da de pas­to. Ahí mis­mo de­ci­dí ba­jar a sus par­tes ín­ti­mas y fue muy di­ver­ti­do, has­ta que nos di­mos cuen­ta de que ha­bía ni­ños an­dan­do en bi­ci­cle­ta al­re­de­dor de no­so­tros. Rá­pi­da­men­te le subí el cie­rre del pan­ta­lón y lue­go gri­té: ‘En­con­tré tu bi­lle­te­ra’. Fue muy ver­gon­zo­so”.

—Ro­sa­rio, 26

“Sa­lía con un ti­po al que su ex lo lla­ma­ba siem­pre, pe­ro él me pro­me­tía que la re­la­ción ha­bía ter­mi­na­do. Lue­go, él des­apa­re­ció por una se­ma­na, y me en­te­ré que to­do ese tiem­po es­tu­vo vien­do a su an­ti­gua po­lo­la. De­ci­dí con­tac­tar­me con ella y jun­tas le ten­di­mos una tram­pa. Mien­tras yo es­ta­ba con él, ella fin­gió que lle­ga­ba de sor­pre­sa, ¡que­dó com­ple­ta­men­te en shock! Aho­ra ten­go una nue­va me­jor ami­ga, y nos reí­mos de­ma­sia­do cuan­do te­ne­mos lla­ma­das per­di­das o no­ti­fi­ca­cio­nes del lo­ser”.

—LUCIANA, 22

“Soy mú­si­ca, y ca­si to­das mis can­cio­nes ha­blan de amor y se­xo. Una vez, tu­ve un show muy im­por­tan­te y par­tí con una can­ción so­bre una aven­tu­ra de una no­che que ter­mi­na en ‘dá­me­lo du­ro’. Lo que yo no sa­bía, era que mis pa­pás ha­bían ido al con­cier­to de sor­pre­sa. Cuan­do los vi, me dis­cul­pé ahí mis­mo en el es­ce­na­rio, pe­ro ellos no se que­da­ron mu­cho ra­to”.

—FER­NAN­DA, 20

“Una vez fui a un mo­tel con mi po­lo­lo. En la pie­za ha­bía una ca­ma an­ti­gua con res­pal­do de fie­rro. Es­tá­ba­mos en ple­na ac­ción cuan­do mi ca­be­za se des­li­zó en­tre las ba­rre­ras del res­pal­do y que­dé atas­ca­da. Lo­gré sa­lir de ahí, pe­ro mi cue­llo que­dó tan ado­lo­ri­do que in­clu­so apo­yar­lo en la al­moha­da me do­lía”.

—MA­CA­RE­NA, 30

“Cuan­do iba ca­mino a mi tra­ba­jo, un ti­po se acer­có a de­cir­me que te­nía lin­dos pies. Lo to­mé co­mo un pi­ro­po, pe­ro lue­go me di­jo que era fo­tó­gra­fo de un blog, que mi look era in­creí­ble y que le en­can­ta­ría to­mar­me una fo­to. Pen­sé que se re­fe­ría a un fas­hion blog, así que le res­pon­dí que sí. En­ton­ces, me pi­dió que pu­sie­ra mis pies so­bre una ban­ca. Cuan­do le pre­gun­té có­mo se lla­ma­ba su blog, me di cuen­ta de que se tra­ta­ba de un si­tio pa­ra fe­ti­chís­tas de pies”.

—KA­RI­NA, 23

“Una vez me que­dé en­ce­rra­da en mi de­par­ta­men­to, así que lla­mé al ti­po con el que es­ta­ba sa­lien­do pa­ra que me res­ca­ta­ra. En el ca­mino, lo arres­ta­ron por te­ner la li­cen­cia ven­ci­da y le re­mol­ca­ron el au­to. Fi­nal­men­te, lo­gré sa­lir so­la, ter­mi­né sa­cán­do­lo de la cár­cel y pa­gué pa­ra re­cu­pe­rar su au­to. ¿Al­gu­na vez me pa­gó? No. ¿Apren­dí la lec­ción? Sí”.

—ISI­DO­RA, 28 GUYCONFESSION “Mi pa­pá me des­cu­brió mas­tur­bán­do­me y lo úni­co que me di­jo fue: ‘Se te va a rom­per si si­gues ha­cién­do­lo de esa ma­ne­ra’. Fue tan des­preo­cu­pa­do al de­cir su co­men­ta­rio, que me de­jó sin pa­la­bras”.

—EDUAR­DO , 24

“Te­nía que to­mar­me un exa­men de ori­na, así que be­bí tres li­tros de agua pa­ra es­tar pre­pa­ra­da cuan­do lle­ga­ra el mo­men­to. Mien­tras es­pe­ra­ba, me die­ron ga­nas de ir al ba­ño y co­rrí lo más rá­pi­do que pu­de, pe­ro no al­can­cé y me hi­ce en los pan­ta­lo­nes”.

—Ca­ta­li­na, 28

GUYCONFESSION “In­vi­té a al­mor­zar a una mu­jer con la que te­nía onda, y por ca­sua­li­dad me en­con­tré con unos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Cuan­do tu­ve que pre­sen­tar­la se me ol­vi­dó su nom­bre, en­ton­ces la mi­ré y le di­je: ‘Dis­cul­pa, pe­ro no lo­gro re­cor­dar có­mo te lla­mas’. Ella se enojó mu­chí­si­mo y hu­yó del res­tau­ran­te. Que­dé co­mo un idio­ta fren­te a to­dos”.

—MAR­TÍN, 22

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.