To­do so­bre el po­li­amor.

Jó­ve­nes, ar­dien­tes… Y po­li­amo­ro­sos. ¿Por qué to­dos es­tán re­ci­bien­do ac­ción múl­ti­ple?

Cosmopolitan (Chile) - - News - POR DOLLY ALDERTON

Es mar­tes por la no­che. Me en­cuen­tro en un bar en el cen­tro de Lon­dres, bus­can­do una ce­bra in­fla­ble. Mi­ro en la ba­rra, en la me­sa de los de­más y en el pi­so, las per­so­nas co­mien­zan a mi­rar­me ra­ro, no pue­do en­con­trar a nin­gu­na ce­bra.

Es­toy aquí, en­cu­bier­ta, en una reunión men­sual de po­li­amo­ro­sos. En el fo­ro don­de la jun­ta fue pro­mo­cio­na­da, me di­je­ron que bus­ca­ra al ani­mal in­fla­ble y que ahí es­ta­rían los “in­di­ca­dos”, pe­ro no pue­do ver­lo... O ver­los. Y por mu­cho que la so­cie­dad nos di­ga lo con­tra­rio, ellos se en­cuen­tran co­mo tú y yo.

No hay un bowl en el cen­tro de la me­sa con lla­ves, no hay pren­das fe­ti­ches o ha­rems. Sin la ce­bra, nun­ca los en­con­tra­ré. Des­de el año pa­sa­do me he in­tere­sa­do más y más en la cre­cien­te aper­tu­ra que gi­ra al­re­de­dor del po­li­amor. Co­mo una co­lum­nis­ta de ci­tas, es al­go que he in­ves­ti­ga­do con fi­nes la­bo­ra­les; he es­cri­to mu­chí­si­mo al res­pec­to, vis­to do­cu­men­ta­les y leí­do to­da­vía más.

Pe­ro tam­bién ha le­van­ta­do un in­te­rés per­so­nal co­mo al­guien que siem­pre ha con­si­de­ra­do el tér­mino “jun­tos pa­ra siem­pre” muy ate­rra­dor. Me he co­men­za­do a pre­gun­tar por qué me im­pon­go una re­gla así. Tal vez amar a más de una per­so­na al mis­mo tiem­po es una op­ción via­ble pa­ra al­guien con mis mie­dos; qui­zás me es­toy pri­van­do de un sin­fín de opor­tu­ni­da­des por la no­ción de un ro­man­ce po­co prác­ti­co y an­ti­cua­do. Me en­cuen­tro in­tere­sa­da en per­so­nas pa­ra quie­nes es­to es una ma­ne­ra de vi­vir dis­fru­ta­ble, prác­ti­ca y sa­tis­fac­to­ria. Y me pre­gun­to si al co­no­cer­los me ofre­ce­rán una in­tros­pec­ti­va de lo que sig­ni­fi­ca ser co­mo ellos.

El po­li­amor (es­tar abier­tos a te­ner más de una re­la­ción ro­mán­ti­ca al mis­mo tiem­po) es una ten­den­cia cre­cien­te. El año pa­sa­do, el si­tio de ci­tas Ok­cu­pid aña­dió la op­ción del po­li­amor pa­ra sus usua­rios, per­mi­tien­do a las re­la­cio­nes bus­car sol­te­ros pa­ra unir­se a su po­lo­leo, y vi­ce­ver­sa. De acuer­do con sus da­tos, 42% de sus in­te­gran­tes con­si­de­ra­ría sa­lir con al­guien en una re­la­ción no mo­nó­ga­ma. Cuan­do ana­li­zas es­to con las ta­sas al­tí­si­mas de di­vor­cios, pa­re­ce que el men­sa­je es cla­ro: un so­lo com­pa­ñe­ro no fun­cio­na pa­ra to­dos. El po­li­amor ya no es un es­ti­lo de vi­da que se ocul­te en­tre las som­bras. Des­de los años 60, con el es­te­reo­ti­po del aman­te hip­pie que re­nun­cia a to­das las nor­mas so­cia­les y res­pon­sa­bi­li­da­des, aho­ra es una ma­ne­ra con­si­de­ra­da, cui­da­do­sa y res­pon­sa­ble de man­te­ner tus víncu­los, con más y más 20 y trein­ta­ñe­ros que lo con­si­de­ran una vía de sa­tis­fac­ción per­so­nal.

Jo Hem­mings, psi­có­lo­ga del com­por­ta­mien­to y coach de ci­tas, pien­sa que el in­cre­men­to ocu­rri­do en el po­li­amor es pro­duc­to de nues­tra épo­ca. “Sin du­da al­gu­na, la es­truc­tu­ra so­cial de la fa­mi­lia es­tá cam­bian­do; no­ta­mos un au­men­to en el nú­me­ro de fa­mi­lias mix­tas, pos­ti­zas, ho­mo­pa­ren­ta­les y mo­no­pa­ren­ta­les. Con­si­de­ro que el po­li­amor es par­te de ese gran es­pec­tro, y aun­que en el pa­sa­do al­gu­nos an­sia­ban un es­ti­lo de vi­da así, no era ‘acep­ta­ble’ en ge­ne­ra­cio­nes previas”, afir­ma. “Par­te de es­ta elec­ción ha si­do pro­ba­ble­men­te ali­men­ta­da por la cla­ra dis­po­ni­bi­li­dad de las pa­re­jas uti­li­zan­do pla­ta­for­mas, por lo que evi­den­te­men­te el ac­ce­so se ha vuel­to mu­cho más fá­cil”.

¿La ra­zón por la que es­toy bus­can­do una ce­bra in­fla­ble en un bar? Un web­si­te de po­li­amor en Lon­dres me lle­vó has­ta acá. Es­te no es un even­to de ci­tas. Si te en­cuen­tras en bus­ca de una pa­re­ja po­ten­cial, me­jor prue­ba los po­li­cock­tails. Es­toy en una jun­ta men­sual pa­ra co­no­cer y con­ver­sar con per­so­nas si­mi­la­res. Un hom­bre co­men­tó que es “po­li­ami­ga­ble” y que bus­ca ex­pan­dir su círcu­lo.

He de­ci­di­do no de­cir­les que soy una pe­rio­dis­ta, por­que no quie­ro que se sien­tan juz­ga­dos. Me asigno un seu­dó­ni­mo y pla­neo de­cir que tra­ba­jo en el am­plio mun­do de los me­dios.

Hay mu­chí­si­mo rui­do, y no pue­do ver el fa­mo­so in­fla­ble. Prue­bo mi suer­te con un gru­po de per­so­nas que me mi­ra­ban fi­ja­men­te. “Ho­la”, di­go con tran­qui­li­dad. “¿Es­tán aquí pa­ra…?”. Le­van­to mis ce­jas de ma­ne­ra su­ges­ti­va. “¿Pa­ra?”, un hom­bre cal­vo de len­tes me pre­gun­ta, un po­co con­fun­di­do. “¿Pa­ra la… jun­ta del… po­li­amor?”, su­su­rro.

“Sí, ¡ho­la!”, di­ce y acer­ca una si­lla. “Sién­ta­te. ¿Có­mo te lla­mas?”.

“Ana”, res­pon­do in­có­mo­da, y des­pués, por al­gu­na ra­zón in­com­pren­si­ble, di­go: “Tra­ba­jo en me­dios”.

“Oi­gan”, di­ce mien­tras atrae la aten­ción de to­dos los de la me­sa (cua­tro hom­bres y cua­tro mu­je­res). “Ella es Ana y tra­ba­ja en me­dios”.

“Es­ta­ba bus­can­do la ce­bra”, ex­pli­co.

“Ah, sí. Per­dón, pe­ro hoy no hay ce­bra”.

Son, co­mo lo es­pe­ré, en­te­ra­men­te de lo más nor­mal. No son ni muy gua­pos ni tan feos. Ni ra­ros ni fe­ti­chis­tas. Son sonrientes y ca­ris­má­ti­cos; un gru­po que va des­de vein­tea­ñe­ros has­ta cua­ren­to­nes, una mez­cla de ra­zas y na­cio­na­li­da­des, y se ob­ser­van co­mo un gru­po co­mún de ami­gos.

Con­ver­sa­mos de co­sas sin im­por­tan­cia du­ran­te un ra­to, yo no pa­ra­ba de de­cir co­sas mien­tras be­bía mi co­pa de vino, pe­tri­fi­ca­da por pa­re­cer una im­pos­to­ra.

Emi­lia*, 28, gua­pa, de pe­lo cres­po y sin ma­qui­lla­je, pre­gun­ta qué me tra­jo has­ta aquí. Le di­go mi his­to­ria en­sa­ya­da: “Siem­pre he pen­sa­do que la mo­no­ga­mia no es sa­tis­fac­to­ria (es­to es en par­te ver­dad). Ha­ce po­co em­pe­cé a sa­lir con un ti­po que me gus­ta­ba mu­cho, lla­ma­do Lu­cas, con quien no me he acos­ta­do, pe­ro quien me di­jo des­de la se­gun­da ci­ta que es­tá en un ma­tri­mo­nio abier­to (es­to, de­fi­ni­ti­va­men­te, no es ver­dad). Me en­cuen­tro aquí pa­ra des­cu­brir más acer­ca del po­li­amor an­tes de de­ci­dir qué quie­ro ha­cer”.

“¿Te ale­gra que te lo ha­ya di­cho an­tes de que te acos­ta­ras con él?”.

Me ima­gino en la si­tua­ción.

“Sí”, res­pon­do. “No me gus­ta­ría ser cóm­pli­ce de su acuer­do sin sa­ber­lo”. “De­fi­ni­ti­va­men­te. ¿Ya la co­no­cis­te?”, pre­gun­ta. “No”, res­pon­do. Es­to ni si­quie­ra se me ha­bía cru­za­do por la ca­be­za. “¿Crees que de­be­ría?”.

“De­pen­de de ti”, me acon­se­ja. “Pa­ra al­gu­nas per­so­nas es re­con­for­tan­te, pa­ra otras, no”.

“¿Al­gu­na vez has co­no­ci­do a las pa­re­jas de tu pa­re­ja?”, pre­gun­to. Se ríe y asien­te, apun­tan­do al­re­de­dor de la me­sa.

“PAR­TE DE LA ELEC­CIÓN DEL PO­LI­AMOR HA SI­DO PRO­BA­BLE­MEN­TE ALI­MEN­TA­DA

POR LA CLA­RA DIS­PO­NI­BI­LI­DAD DE LAS PA­RE­JAS USAN­DO APPS, POR LO QUE, SIN DU­DA, EL AC­CE­SO SE HA VUEL­TO MU­CHO MÁS FÁ­CIL”.

LOS AMAN­TES... DE TU AMAN­TE

Con­cén­tra­te pa­ra la si­guien­te par­te. Emi­lia es­tá vi­vien­do con Leo*, han es­ta­do en una re­la­ción po­li­amo­ro­sa por cin­co años. Leo se va a mu­dar, pe­ro Hu­go* (el cal­vo con len­tes) en­tra­rá en el lu­gar de Leo. Al la­do de Emi­lia es­tá Ali­cia*, una jo­ven ma­dre de dos ni­ños, se­pa­ra­da de su es­po­so, tie­ne dos po­lo­los y tam­bién “al­go” con Leo (am­bos son­ríen al mo­men­to de que me es­tán ex­pli­can­do la si­tua­ción). Así que sí, sí las co­noz­co.

“¿Al­gu­na oca­sión te han da­do ce­los?”, le pre­gun­to a Emi­lia.

“Por su­pues­to”, di­ce. “To­do el tiem­po”.

“¿CÓ­MO LO MA­NE­JAS?”

“Lo ha­bla­mos. Y des­pués de po­ner to­do so­bre la me­sa nos ase­gu­ra­mos de que to­dos es­te­mos sien­do ho­nes­tos, y nos da­mos cuen­ta de lo ton­tas que son esas preo­cu­pa­cio­nes. Y al po­co tiem­po te lle­ga un gran sen­ti­mien­to”. Le pi­do que lo des­cri­ba. To­ma un sor­bo de su va­so y re­ca­pa­ci­ta. “¿Te has fi­ja­do cuan­do tu me­jor ami­ga ha co­no­ci­do a un ti­po y se es­tá enamo­ran­do, y pue­des ver lo fe­liz que es­tá? No pa­ra de ha­blar de él y no pue­des ha­cer otra co­sa más que son­reír tam­bién por­que es­tás emo­cio­na­da por ella. Es co­mo eso, pe­ro lo sien­tes por tu po­lo­lo”.

Me en­se­ña una nue­va pa­la­bra que to­dos ellos uti­li­zan: “Com­per­sión”. Es una ma­ne­ra par­ti­cu­lar de com­pa­sión (cuan­do te sien­tes se­gu­ra acer­ca de la otra u otras re­la­cio­nes de tu pa­re­ja). Es lo opues­to a los ce­los.

Es­ta no­ción de per­mi­tir­te ser ce­lo­sa, y des­pués dis­cu­tir­lo en vez de ocul­tar­lo, sur­ge mu­chas ve­ces. Un ami­go me pu­so en con­tac­to con la can­tan­te de 30 años Blyt­he Pe­pino, quien ha es­ta­do en una re­la­ción po­li­amo­ro­sa con su pa­re­ja de 27 años, Lee* por dos años y me­dio. Tam­bién tie­ne una po­lo­la en Bris­tol, Clai­re, con quien ha es­ta­do por año y me­dio, y ella y Lee tie­nen se­xo en gru­po con sus ami­gos y otras pa­re­jas po­li­amo­ro­sas, Sam* y Beth*. Ella tam­bién ha ex­pe­ri­men­ta­do en­vi­dia y la ha de­ja­do ir: “Cuan­do Lee y yo co­men­za­mos a vi­vir jun­tos, un gran mie­do que te­nía era que íba­mos a de­jar de ser tan apa­sio­na­dos. Al mis­mo tiem­po, ha­bía­mos co­men­za­do a te­ner es­tos en­cuen­tros con Beth y Sam”, me di­ce. “Beth es una bai­la­ri­na; es real­men­te her­mo­sa y mu­cho más jo­ven que yo, y pen­sé: ‘Oh, no’. Y me odié por so­lo pen­sar­lo. Tu­ve que de­cír­se­lo a Lee. Y me res­pon­dió: ‘Es­tas son las ra­zo­nes por las que te en­cuen­tro atrac­ti­va’, y cuan­do em­pe­zó a en­lis­tar­las, pen­sé: ‘Ah, ca­lla’, por­que ya las sé. Y des­cu­bres lo ton­to que es”.

Con­si­de­ro que to­da la co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te ne­ce­sa­ria en el po­li­amor po­dría in­ter­po­ner­se en la mis­ma re­la­ción. “Una vez que el diá­lo­go es­tán­dar se ha es­ta­ble­ci­do, las an­sie­da­des y el tiem­po pa­ra ha­blar de ellas se es­ta­bi­li­zan”, afir­ma Blyt­he. “Al mo­men­to de que me in­vo­lu­cré con Clai­re, hu­bo bas­tan­tes con­ver­sa­cio­nes in­có­mo­das. An­tes de mí, no co­no­cía el po­li­amor y es una per­so­na muy im­pul­si­va. Sin em­bar­go, des­pués de apro­xi­ma­da­men­te seis me­ses se vol­vió más fá­cil”.

AD­MI­NIS­TRA­CIÓN DEL TIEM­PO

Otra preo­cu­pa­ción pa­ra mí, co­mo una mu­jer his­tó­ri­ca­men­te des­or­ga­ni­za­da en las re­la­cio­nes, es la lo­gís­ti­ca de las múl­ti­ples re­la­cio­nes. Cuan­do ten­go po­lo­lo, ba­ta­llo pa­ra di­vi­dir mi aten­ción en­tre él, mis ami­gos, la fa­mi­lia, el tra­ba­jo y mi vi­da so­cial. No sé có­mo lo ha­ría con una pa­re­ja más en la ecua­ción.

En mi se­gun­da reunión del po­li­amor, voy a un bar di­fe­ren­te al es­te de Lon­dres, es­ta vez hay mu­chos par­ti­ci­pan­tes más. Hay una me­sa lar­ga de per­so­nas ha­blan­do, rién­do­se, com­par­tien­do historias y brin­dan­do. Me sien­to fren­te a una mu­jer trein­ta­ñe­ra lla­ma­da Ele­na*. Me cuen­ta que ac­tual­men­te se en­cuen­tra

sa­lien­do con cin­co per­so­nas di­fe­ren­tes. In­clu­so Ma­teo*, el hom­bre po­li­amo­ro­so sen­ta­do a mi la­do, es­tá sor­pren­di­do.

“¡Por Dios san­to!”, di­go. “¿Có­mo te or­ga­ni­zas?”. Y sa­ca su te­lé­fono.

“Goo­gle Ca­len­dar”, di­ce. Abre la pá­gi­na cu­bier­ta con di­fe­ren­tes blo­ques de co­lo­res. “To­dos en es­ta co­mu­ni­dad te di­rán lo mis­mo: Goo­gle Ca­len­dar es un sal­va­vi­das. Asigno un tono a ca­da pa­re­ja, y ha­ce­mos ci­tas con an­ti­ci­pa­ción. Cuan­do tie­nes tan­tas re­la­cio­nes, la úni­ca re­gla es que nun­ca can­ce­las si apa­re­ce al­go más emo­cio­nan­te. Y tie­nes que res­pe­tar­la”.

Ele­na tam­bién me di­ce que uno de sus aman­tes más des­or­ga­ni­za­dos, tie­ne un ca­len­da­rio abier­to, así to­das sus pa­re­jas pue­den ca­len­da­ri­zar ci­tas y él re­ci­be una aler­ta don­de apa­re­ce con quién y adón­de irá ese día. Le con­fie­so que odia­ría que mi pa­re­ja or­ga­ni­za­ra mi agen­da. En­co­ge los hom­bros y son­ríe. “Sin em­bar­go, a él le fun­cio­na”.

Otra preo­cu­pa­ción prác­ti­ca que los mo­nó­ga­mos tie­nen es la cues­tión de la fa­mi­lia. ¿Có­mo lo ha­ce una pa­re­ja po­li­amo­ro­sa pa­ra criar hi­jos? Sara*, 33, se en­cuen­tra en un ma­tri­mo­nio po­li­amo­ro­so. Tan­to ella co­mo su es­po­so dis­po­nen de va­rias pa­re­jas y jun­tos tie­nen dos hi­jos. Pe­ro en lu­gar de que sea un obs­tácu­lo han en­con­tra­do un par de ma­nos ex­tras muy úti­les: “Los ni­ños pe­que­ños re­quie­ren mu­cho es­fuer­zo, y he­mos en­con­tra­do el apo­yo en nues­tras pa­re­jas”, me di­ce. “Han es­ta­do ahí pa­ra co­ci­nar, cui­dar­los y pa­sar el ra­to cuan­do ne­ce­si­ta­mos la com­pa­ñía de un adul­to. Nues­tra hi­ja ama a nues­tras pa­re­jas, y siem­pre los bus­can pa­ra leer cuen­tos y co­sas así”. Y co­mo era de es­pe­rar­se, co­mo dic­ta el mo­de­lo del po­li­amor, la ho­nes­ti­dad es la me­jor po­lí­ti­ca pa­ra ex­pli­car­les las re­la­cio­nes: “He­mos si­do ho­nes­tos con ella, pe­ro no pien­sa que su fa­mi­lia sea par­ti­cu­lar­men­te inusual; sa­be de mu­chas otras que no en­ca­jan en el mo­de­lo nu­clear”.

En lo per­so­nal, mi pro­ble­ma más gra­ve se­ría la se­gu­ri­dad se­xual; mien­tras te acues­tes con más per­so­nas, co­rres ma­yo­res ries­gos de con­traer al­gu­na en­fer­me­dad. Con­ver­so con una pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria de 36 años, Ca­rrie Jen­kins. Co­no­ció a su es­po­so ha­ce seis años y siem­pre han es­ta­do en una re­la­ción no mo­nó­ga­ma. Sa­lió con fre­cuen­cia con otras per­so­nas has­ta que se enamo­ró de su ac­tual po­lo­lo, ha­ce cua­tro años. Ca­rrie ex­pli­ca que el po­li­amor a me­nu­do sig­ni­fi­ca me­jor con­cien­cia de la se­gu­ri­dad: “Las per­so­nas que es­tán en re­la­cio­nes abier­tas no mo­nó­ga­mas lo ha­cen mu­cho me­jor en cues­tio­nes de sa­lud y se­gu­ri­dad que quie­nes pien­san que so­lo duer­men con una per­so­na, pe­ro sin su co­no­ci­mien­to es­tán sien­do en­ga­ña­das. Ellos co­rren ma­yo­res ries­gos, por­que es cuan­do no se sue­len to­mar pre­cau­cio­nes”. Es­to es­tá res­pal­da­do por in­ves­ti­ga­cio­nes. Un es­tu­dio re­cien­te, pu­bli­ca­do por The Jour­nal of Se­xual Me­di­ci­ne, mos­tró que las per­so­nas que se pre­su­men mo­nó­ga­mas eran mu­cho me­nos pro­pen­sas a uti­li­zar con­do­nes con sus pa­re­jas se­xua­les fue­ra de sus re­la­cio­nes, y 75% de quie­nes han en­ga­ña­do no le ha di­cho a su pa­re­ja.

NE­GA­TI­VI­DAD SE­XUAL

Ca­rrie di­ce que el sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad y cui­da­do es mo­ti­va­do por un “ego­cen­tris­mo prag­má­ti­co”, pe­ro tam­bién por­que “na­die quie­re per­pe­tuar un es­te­reo­ti­po erró­neo”.

Esa ima­gen in­jus­ta se re­fie­re a la idea de que el po­li­amor es so­la­men­te se­xo. Ella cree que la “ne­ga­ti­vi­dad se­xual” al­re­de­dor de la so­cie­dad sig­ni­fi­ca que de in­me­dia­to pen­sa­mos que al­go es sos­pe­cho­so si es­tá re­la­cio­na­do con el coi­to; por lo tan­to, si de­ci­di­mos que al­go es pu­ra­men­te eró­ti­co, es­tá es­tig­ma­ti­za­do. “Si creen que el po­li­amor es so­lo un en­cuen­tro ín­ti­mo, en­ton­ces pien­san que no tie­nen que res­pe­tar­lo”, ex­pli­ca.

Eli­sa, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca de 28 años, ha si­do po­li­amo­ro­sa por cin­co años. Ha es­ta­do en re­la­cio­nes con hom­bres, mu­je­res, mu­je­res

“LAS PER­SO­NAS QUE ES­TÁN EN RE­LA­CIO­NES ABIER­TAS NO MO­NÓ­GA­MAS LO HA­CEN

MU­CHO ME­JOR EN CUES­TIO­NES DE SA­LUD Y SE­GU­RI­DAD QUE QUIE­NES PIEN­SAN QUE SO­LA­MEN­TE DUER­MEN CON UNA PER­SO­NA, PE­RO SIN SU CO­NO­CI­MIEN­TO ES­TÁN SIEN­DO EN­GA­ÑA­DAS”.

DE­TRÁS DE CÁ­MA­RAS Dolly Alderton

“Pen­sé que sa­bía to­do acer­ca del po­li­amor, pe­ro es­cri­bir es­ta pie­za me abrió la men­te a otras ma­ne­ras de amar. Po­co des­pués tu­ve una dis­cu­sión vo­lá­til acer­ca de la no mo­no­ga­mia con una mu­jer bas­tan­te pre­jui­cio­sa, gra­cias a to­do es­to aho­ra soy una de­fen­so­ra apa­sio­na­da de es­te mo­do de vi­da”.

tran­se­xua­les y per­so­nas de gé­ne­ro neu­tro. Me cuen­ta que sus pa­dres han acep­ta­do su ma­ne­ra de vi­vir: “Mi pa­pá lo acep­ta más fá­cil­men­te. Tu­vi­mos una con­ver­sa­ción acer­ca de la in­vi­ta­ción a un ma­tri­mo­nio, y me pre­gun­tó por qué que­ría lle­var a dos acom­pa­ñan­tes. Le ex­pli­qué que sen­tía lo mis­mo por ellos, así co­mo lo que él sen­tía por ma­má. En cuan­to di­je eso, es­tu­vo de acuer­do en que po­día ir con dos per­so­nas”.

Es­toy in­tere­sa­da en es­to y me pre­gun­to si se desa­rro­lla un sis­te­ma de je­rar­quía sub­cons­cien­te en­tre las múl­ti­ples pa­re­jas. Andrés, un cua­ren­tón ir­lan­dés que co­no­cí en mi se­gun­da reunión, me di­ce que nun­ca ha ca­li­fi­ca­do a sus po­lo­las co­mo me­jo­res que su es­po­sa, ni vi­ce­ver­sa; tan so­lo brin­dan di­fe­ren­tes co­sas, así co­mo su­ce­de con las dis­tin­tas amis­ta­des. “Mi es­po­sa es muy se­ria y aca­dé­mi­ca”, di­ce. “Nun­ca iría con ella por un tra­go o a bai­lar. Mi po­lo­la es mu­cho más enér­gi­ca y abier­ta, pe­ro no ha­bla­ría de mis gus­tos li­te­ra­rios con ella”. Me con­fie­sa que, aun­que su me­jor ami­go en­tien­de el arre­glo y que las in­vi­ta­cio­nes del día a día siem­pre son pa­ra tres, pa­ra oca­sio­nes for­ma­les tie­ne un sis­te­ma di­fe­ren­te. “Al­terno con quién pa­so la Na­vi­dad”, di­ce. “De esa ma­ne­ra es jus­to y na­die ter­mi­na sin­tién­do­se mal”. En to­do es­te tiem­po que pa­sé ro­dea­da de po­li­amo­ro­sos, el se­xo ca­si nun­ca es men­cio­na­do. Lo que sí sur­ge son pre­gun­tas fi­lo­só­fi­cas de qué es el amor, y des­ha­cer tra­di­cio­nes pa­ra ase­gu­rar­nos de que es­ta­mos sa­cán­do­le pro­ve­cho al la­zo afec­ti­vo de la ma­ne­ra más efec­ti­va. “Las pa­re­jas no so­lo nos lle­nan”, di­ce Blyt­he. “Ca­da re­la­ción es pre­cio­sa por su cuen­ta. El po­li­amor no es la res­pues­ta al mie­do a per­ma­ne­cer so­lo”.

Tal vez la no mo­no­ga­mia no es una op­ción via­ble pa­ra mí, y la ver­dad soy más tra­di­cio­nal de lo que creía, pe­ro tras con­vi­vir con es­te gru­po de ro­mán­ti­cos se­res hu­ma­nos, sin­ce­ra­men­te me gus­ta­ría ser co­mo ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.