Tu match ideal.

A ve­ces agra­de­ce­rías que al­guien te di­je­ra “él no es pa­ra ti”. Aho­ra, un al­go­rit­mo de­tec­ta cuál es tu pa­re­ja ideal y te en­se­ña a es­co­ger bien. ¡No pier­das el tiem­po!

Cosmopolitan (Chile) - - News - POR GEM­MA CAR­DO­NA

En la bús­que­da de tu me­dia na­ran­ja pue­des pro­bar to­do ti­po de fru­tas sin que te sa­tis­fa­ga al­gu­na. La bue­na no­ti­cia es que po­drías evi­tar esa te­dio­sa “de­gus­ta­ción” si sa­bes ele­gir. Y eso te en­se­ña­rían en la Es­cue­la Neu­ro­cien­tí­fi­ca del Amor, en cu­ya web (es­cue­la­neu­ro­cien­tí­fi­ca­de­la­mor.com) ya te ade­lan­tan un ape­ri­ti­vo con in­for­ma­ción, con el ob­je­ti­vo de que se­pas con quién eres com­pa­ti­ble. Asi­mis­mo, or­ga­ni­zan se­mi­na­rios y cur­sos teó­ri­co-prác­ti­cos por si quie­res pro­bar el me­nú en­te­ro. ¡Cer­ca de 14 mi­llo­nes de per­so­nas lo han lle­va­do a ca­bo!

CUES­TIÓN DE GE­NES

El ori­gen de to­do es­to se re­mon­ta al ve­rano de 2004, cuan­do el por­tal de ci­tas match.com le en­car­gó a la an­tro­pó­lo­ga He­len Fis­her desa­rro­llar una he­rra­mien­ta que ayu­da­ra a em­pa­re­jar a sus clien­tes. ¿El re­sul­ta­do? Un al­go­rit­mo que des­cu­brió el gra­do de com­pa­ti­bi­li­dad. De es­ta in­ves­ti­ga­ción sur­gió, por un la­do, Tin­der, y por otro, el Coaching en Si­nop­sis In­ter­per­so­nal, una dis­ci­pli­na que es­tu­dia la po­si­ble co­ne­xión en­tre dos in­di­vi­duos. La di­fe­ren­cia es que el pri­me­ro so­lo re­co­ge ras­gos fi­sio­ló­gi­cos que nos atraen de al­guien, y el se­gun­do ana­li­za, ade­más, la per­so­na­li­dad. “Con es­te al­go­rit­mo, el amor de­ja de ser una va­ria­ble des­co­no­ci­da pa­ra con­ver­tir­se en una ha­bi­li­dad en­se­ña­ble”, di­ce Ca­mi­la Tau­be, coach y di­rec­to­ra de la Es­cue­la Neu­ro­cien­tí­fi­ca del Amor. De acuer­do con Fis­her, nues­tra per­so­na­li­dad se en­cuen­tra mar­ca­da, en par­te, por cua­tro neurotransmisores (se­ro­to­ni­na, do­pa­mi­na, tes­tos­te­ro­na y es­tró­geno) y las dis­tin­tas mez­clas de ellos con­for­man 12 per­fi­les si­náp­ti­cos.

LA GUÍA DEL CO­RA­ZÓN

So­lo exis­te un ti­po to­tal­men­te com­ple­men­ta­rio pa­ra ca­da per­so­na, lo que se de­no­mi­na el per­fect match. Otros dos son más o me­nos com­pa­ti­bles. El res­to, ni mi­rar­los. Y es­to no cam­bia con los años. ¿Qué pue­des ha­cer una vez que ya sa­bes có­mo de­be ser tu pa­re­ja ideal? “¡Aho­rrar­te años de su­fri­mien­to!”, di­ce Ca­mi­la en­tre ri­sas. Co­que­tear con al­guien que no es ade­cua­do pa­ra ti es una pér­di­da de tiem­po si lo que bus­cas es al­go se­rio. Peor aún: mien­tras, pue­de que tu prín­ci­pe azul pa­se y no te des cuen­ta. Pe­ro sa­ber qué va con­ti­go sim­pli­fi­ca el asun­to. Si te en­can­ta ver una pe­li en el so­fá y él so­lo pien­sa en sa­lir a to­mar, la co­sa no pin­ta bien. Eso que pa­re­ce ob­vio, mu­chas ve­ces no lo es. “En­ten­der có­mo fun­cio­nan las si­nap­sis es co­mo en­trar en Ma­trix, ayu­da a dis­tin­guir los que es­tán de es­te la­do y los del otro”, ex­pli­ca Tau­be. Por eso, el test ayu­da a su­pe­rar una rup­tu­ra, pues en­tien­des las cau­sas por las que tu po­lo­leo fra­ca­só. De he­cho, al­gu­nos de los cur­sos de la es­cue­la son tra­ta­mien­tos pa­ra re­cu­pe­rar­se de re­la­cio­nes tó­xi­cas y de­jar­las en el pa­sa­do. Al­go así co­mo un de­tox sen­ti­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.