¡En ex­clu­si­va!

AUN­QUE INI­CIA­RON SU SUE­ÑO POR SE­PA­RA­DO, LA SUER­TE LAS LLE­VÓ A RE­UNIR­SE Y FOR­MAR UNA BAN­DA EN 2012 DEN­TRO DEL PRO­GRA­MA THE X FAC­TOR. EN AQUE­LLOS DÍAS GA­NA­RON EL TER­CER LU­GAR; SIN EM­BAR­GO, EL DES­TINO LES TE­NÍA PRE­PA­RA­DAS OTRAS SOR­PRE­SAS.

Cosmopolitan (Chile) - - News - POR LES­LIE SAN­TA­NA FO­TO­GRA­FÍAS NIHAT ODABASI PRO­DUC­CIÓN GE­RARD AN­GU­LO

Normani Kordei, Lau­ren Jauregui, Ally­son Brooke Her­nán­dez, Dinah Ja­ne Han­sen y Ca­mi­la Ca­be­llo eran las in­te­gran­tes que has­ta di­ciem­bre del año pa­sa­do for­ma­ban Fifth Harmony. Su éxi­to Worth It les abrió las puer­tas de la fa­ma a ni­vel mun­dial, pe­ro su be­lle­za, los out­fits de im­pac­to que ar­mo­ni­zan per­fec­to con la per­so­na­li­dad de ca­da una y el ca­ris­ma de to­das nos hi­zo re­co­brar la fe en las girl bands. Y aun­que a ini­cios de es­te año anun­cia­ron que se con­ver­ti­rían en un cuar­te­to, la sa­li­da de Ca­mi­la ha da­do pa­so a una se­rie de ru­mo­res, pe­ro tam­bién a una nue­va era pa­ra la ban­da, la cual se con­si­de­ra más fuer­te y ma­du­ra que nun­ca, y que ade­más ya se en­cuen­tra pre­pa­ran­do mú­si­ca pa­ra re­vo­lu­cio­nar tu ca­be­za. Su ter­cer ál­bum es­tá en pro­ce­so y ya que­re­mos es­cu­char­lo.

¿Qué tan­to han cam­bia­do des­de que es­tu­vie­ron en The X Fac­tor en 2012?

Ally He­mos evo­lu­cio­na­do co­mo mu­je­res y ar­tis­tas. Aho­ra más que nun­ca sa­be­mos quié­nes so­mos.

¿Cuál es el ma­yor re­to de ser una girl band?

Dinah Lo más desafian­te, co­mo mu­jer en es­ta in­dus­tria y al la­do de es­tas her­mo­sas chi­cas, es pre­sen­ciar la do­ble mo­ral que exis­te res­pec­to de lo que usa­mos du­ran­te las pre­sen­ta­cio­nes. Nues­tros out­fits y co­reo­gra­fías han si­do eti­que­ta­dos co­mo pro­mis­cuos o es­can­da­lo­sos, cuan­do en reali­dad de­mos­tra­mos que nos sen­ti­mos se­gu­ras con quie­nes so­mos. Cuan­do un hom­bre se en­cuen­tra en el es­ce­na­rio, es fá­cil que la gen­te ba­bee cuan­do se qui­ta la po­le­ra. Las per­so­nas nos han acep­ta­do por lo que re­pre­sen­ta­mos y por ser au­tén­ti­cas, sin im­por­tar lo que pien­sen los de­más, y aman eso de no­so­tras. Les en­can­ta que sea­mos mu­je­res con se­gu­ri­dad y que no te­me­mos de­cir­lo, ni sen­ti­mos ver­güen­za de mos­trar nues­tro la­do sexy, por­que eso tam­bién es par­te de ser chi­cas, fuer­tes, exi­to­sas y, ade­más, em­po­de­ra­das.

Nues­tro es­lo­gan es fun, fear­less, fe­ma­le, ¿con qué tér­mino se iden­ti­fi­can?

Ally Creo que in­di­vi­dual­men­te re­pre­sen­ta­mos ese es­lo­gan a nues­tra ma­ne­ra.

¿Quién es la más sexy?

Normani To­das. So­mos di­fe­ren­tes y ca­da quien apor­ta al­go, lo que nos ha­ce úni­cas y nos da cier­ta in­di­vi­dua­li­dad, lo cual me en­can­ta. So­mos se­gu­ras, pe­ro no te­ne­mos mie­do a ser vul­ne­ra­bles y apo­yar­nos en­tre no­so­tras, ni de ayu­dar a los de­más, y eso es lo más po­de­ro­so y sexy que pue­de ha­cer una mu­jer.

¿Có­mo se sien­ten en es­ta nue­va eta­pa?

Lau­ren Es­toy muy emo­cio­na­da acer­ca de los pro­ce­sos crea­ti­vos y las per­so­nas con quie­nes he­mos tra­ba­ja­do, y co­no­cer­me co­mo com­po­si­to­ra ha si­do ge­nial. De­sa­fiar­me a en­con­trar la esen­cia de Fifth Harmony y bus­car có­mo be­ne­fi­ciar a to­das ha si­do lo más co­ol.

Ally Es­ta­mos muy or­gu­llo­sas de es­te ál­bum y emo­cio­na­das de com­par­tir­lo con nues­tros fans. Sin du­da, ellos son nues­tra ins­pi­ra­ción.

Normani Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de em­pe­zar des­de ce­ro y crear el so­ni­do úni­co de Fifth Harmony. Es nues­tro ter­cer ál­bum y he­mos ad­qui­ri­do ex­pe­rien­cia en la in­dus­tria, y de otros ar­tis­tas… Apren­de­mos de to­dos la­dos y sa­be­mos que las ma­las ideas no exis­ten. To­dos tie­nen al­go que apor­tar.

¿Qué po­de­mos es­pe­rar de su pró­xi­ma pro­duc­ción?

Ally Hay so­ni­dos ur­ba­nos fa­bu­lo­sos mez­cla­dos con me­lo­días pop, así co­mo ar­mo­nías con un po­co de funk. Es­ta­mos felices de com­par­tir­lo con el mun­do. No pue­do sa­car de mi ca­be­za al­gu­nas me­lo­días. Ha­ce unos días tu­vi­mos una fies­ta y nos sen­tía­mos muy emo­cio­na­das.

Lau­ren Tie­ne un po­co de to­do, pe­ro con el to­que de Fifth Harmony.

Dinah La vi­bra, en de­fi­ni­ti­va, coin­ci­de con nues­tros es­ti­los y jue­ga con mu­chos to­ques ur­ba­nos.

Normani Con­si­de­ro que es­te pro­yec­to es más na­tu­ral y adul­to. Re­sul­ta más ma­du­ro y em­pá­ti­co, ba­sa­do en nues­tras ex­pe­rien­cias.

Al ser fi­gu­ras pú­bli­cas, ¿có­mo lu­chan a fa­vor del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino?

Normani Creo que la ba­se de Fifth Harmony es re­pre­sen­tar el po­der fe­me­nino y apo­yar a otras mu­je­res; es el re­fle­jo de lo que so­mos. Nos co­no­ci­mos a prin­ci­pios del 2012 en The X Fac­tor con una me­ta en co­mún, y la hi­ci­mos reali­dad pa­ra vi­vir nues­tros sue­ños. Pien­so que co­mo fi­gu­ras pú­bli­cas es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad y creo que en ver­dad el

mun­do es­cu­cha lo que que­re­mos de­cir. Nues­tro tra­ba­jo es ser un ejem­plo de lo que re­pre­sen­ta­mos día a día, ya sea amar a la per­so­na que se en­cuen­tra a tu la­do y to­mar­te el tiem­po de de­cir­le: “Me en­can­ta có­mo te pei­nas­te hoy”, “me gus­ta tu out­fit”, “lo es­tás ha­cien­do muy bien”. To­dos po­de­mos ga­nar al mis­mo tiem­po. La gen­te po­dría pen­sar que nos odia­mos las unas a las otras por el sim­ple he­cho de ser mu­je­res, pe­ro la ver­dad es que es po­si­ble ser su­per­po­de­ro­sas sin te­ner que opa­car a las de­más.

¿Qué reac­cio­nes es­pe­ran de los fans?

Normani Ellos apo­yan nues­tro men­sa­je y lo que re­pre­sen­ta­mos. Con­si­de­ro que es par­te de la ra­zón por la que so­mos así. Les de­be­mos to­do a ellos. Es­cu­char sus historias y aven­tu­ras nos mo­ti­va a apre­ciar­los aún más. Y so­mos un equi­po, hay una fa­mi­lia en­tre ellos y no­so­tros.

¿Cuál es la ex­pe­rien­cia más co­ol que han te­ni­do en un tour?

Ally En uno de nues­tros con­cier­tos en Asia, el pú­bli­co no po­día pa­rar­se du­ran­te el show por las le­yes del país, pe­ro al fi­nal to­dos se pu­sie­ron de pie y bai­la­ron. Fue un mo­men­to her­mo­so.

¿Qué ca­rac­te­rís­ti­ca po­drían de­cir que tie­nen en co­mún?

Dinah ¡Creo que ja­más nos ha­bían pre­gun­ta­do eso! Di­ría que la pe­cu­lia­ri­dad de nues­tras per­so­na­li­da­des que com­par­ti­mos es la vi­va­ci­dad. So­mos bas­tan­te di­fe­ren­tes, pe­ro for­ma­mos un gran equi­po.

Cuan­do no es­tán en el es­ce­na­rio, ¿qué ha­cen co­mo ami­gas?

Ally ¡Ama­mos co­mer! Al­gu­nos de nues­tros mo­men­tos fa­vo­ri­tos han si­do sen­ta­das, ha­blan­do de la vi­da y ce­nan­do. Tam­bién sa­li­mos a bai­lar de vez en cuan­do, nos de­ja­mos lle­var y sim­ple­men­te nos di­ver­ti­mos mu­cho.

¿De qué ma­ne­ra cam­bia la re­la­ción en­tre us­te­des cuan­do no se en­cuen­tran tra­ba­jan­do?

Dinah El he­cho de que lle­ve­mos jun­tas cin­co años nos ha­ce co­no­cer­nos tan­to que es im­po­si­ble se­pa­rar el tra­ba­jo. Po­de­mos es­tar en el es­tu­dio y gra­bar can­cio­nes y jus­to des­pués, de­bi­do a la quí­mi­ca que te­ne­mos, nos com­por­ta­mos co­mo si nos co­no­cié­ra­mos de to­da la vi­da. Com­par­ti­mos pie­zas, co­ci­na­mos jun­tas y ha­bla­mos de nues­tras vi­das. El he­cho que po­da­mos ha­cer­lo de­mues­tra lo co­nec­ta­das que es­ta­mos to­das y la ge­nui­na amis­tad que he­mos lo­gra­do.

“¡Ama­mos co­mer! Al­gu­nos de nues­tros mo­men­tos fa­vo­ri­tos han si­do sen­ta­das, ha­blan­do de la vi­da y ce­nan­do”. –ALLY

¿Les ha si­do di­fí­cil en­con­trar el amor?

Dinah Cuan­do al­guien me in­tere­sa me en­tre­go to­tal­men­te; soy muy apa­sio­na­da, pe­ro por lo mis­mo sue­lo ser un po­co in­ge­nua y he sa­li­do las­ti­ma­da, pues ten­go una idea muy ro­mán­ti­ca del amor. De mis ex­pe­rien­cias he apren­di­do a con­tro­lar­me y cons­truir una amis­tad pa­ra ver si es­ta­mos en el mis­mo plano. Creo que el amor es muy com­pli­ca­do. Es di­fí­cil sa­lir con al­guien por el mun­do pro­fe­sio­nal en el que vi­vi­mos, de al­gu­na ma­ne­ra es co­mo otro tra­ba­jo; es muy com­pli­ca­do man­te­ner una re­la­ción con el es­ti­lo de vi­da, los con­cier­tos, gra­ba­cio­nes y tan­tos via­jes. Sien­to que la cla­ve es no ade­lan­tar­se y lle­var­lo to­do con tran­qui­li­dad.

¿Qué les acon­se­ja­rían a otras chi­cas pa­ra que sean felices sin te­ner po­lo­lo?

Normani Con­si­de­ro que el me­jor con­se­jo se­ría que re­co­no­cie­ran su va­lor sin un hom­bre, y que creen una iden­ti­dad por su cuen­ta. Lo más im­por­tan­te es en­con­trar el amor en ti mis­ma pa­ra que al­guien más pue­da amarte. Es esen­cial acep­tar to­das tus pie­zas, co­no­cer­te y re­cor­dar que el mo­men­to opor­tuno es to­do. Ro­déa­te de per­so­nas po­si­ti­vas, ¡no tie­ne que ser ne­ce­sa­ria­men­te un po­lo­lo! Por ejem­plo, soy fe­liz y es­toy sol­te­ra, pue­do lla­mar a mi ma­má o a mi me­jor ami­ga, mi pa­pá, mi abue­la... Pe­ro apre­cia el pro­ce­so, res­pé­ta­te, co­nó­ce­te, nun­ca ba­jes tus es­tán­da­res por un hom­bre y es­pe­ra, con­fía en que to­do lle­ga­rá en su mo­men­to.

¿Creen que el fe­mi­nis­mo es lo opues­to a ser sexy?

Lau­ren No sé por qué al­guien pen­sa­ría eso. Creo que el fe­mi­nis­mo es in­creí­ble­men­te sexy. Se me ha­ce muy atrac­ti­vo cuan­do las per­so­nas se preo­cu­pan por los de­re­chos de los de­más. Pien­so que es ma­ra­vi­llo­so cuan­do nos vol­ve­mos em­pá­ti­cos, ya sea con un hom­bre o con una mu­jer. Las chi­cas que en­tien­den su po­der y for­ta­le­za, y eli­gen pe­lear por lo que me­re­cen, son her­mo­sas. Y un hom­bre que pue­de re­co­no­cer que to­da­vía hay mu­cho ma­chis­mo en el mun­do es ul­tra­sexy.

¿Cuá­les son sus me­tas pro­pues­tas pa­ra hoy en día?

Lau­ren Ha­cer felices a los de­más y ser­lo no­so­tras mis­mas.

Ally Con es­te ál­bum que­re­mos que el mun­do se­pa quié­nes so­mos y es­pe­ra­mos que les gus­te nues­tra mú­si­ca, por­que lo hi­ci­mos con mu­cho agra­do. Es­te dis­co sig­ni­fi­ca bas­tan­te pa­ra no­so­tras.

Dinah Co­mo mu­je­res que­re­mos que las per­so­nas, des­pués de es­cu­char nues­tra mú­si­ca, apren­dan a amar­se y se­pan que pue­den ser cual­quier co­sa. Que si po­nes es­fuer­zo en tus sue­ños, to­do es po­si­ble. Y al ser un gru­po mul­ti­cul­tu­ral, re­pre­sen­tar or­gu­llo­sa­men­te a mu­je­res con otro co­lor de piel o de otras na­cio­na­li­da­des, pa­ra que pue­dan al­can­zar lo que deseen sin im­por­tar de dón­de ven­gan. Yo co­mo ar­tis­ta po­li­ne­sia, en reali­dad nun­ca tu­ve a una ce­le­bri­dad que ad­mi­ra­ra de ni­ña, creo que me he con­ver­ti­do en un mo­de­lo a se­guir, y siem­pre in­ten­ta­ré ser un ejem­plo pa­ra las mu­je­res po­li­ne­sias.

Normani Es­tar sa­tis­fe­cha con lo que ha­go: he­mos gra­ba­do tan­tas can­cio­nes, rea­li­za­do in­fi­ni­dad de pre­sen­ta­cio­nes y tan­tos vi­deos… Me en­cuen­tro con­ten­ta con nues­tro tra­ba­jo y res­pe­to a to­dos los que nos ro­dean, así que me sien­to bas­tan­te or­gu­llo­sa de ca­da lo­gro, y qui­sie­ra se­guir así.

Su pla­cer cul­pa­ble.

Lau­ren Los bom­bo­nes y los pies de man­za­na de Mcdo­nald’s.

Ally ¡Los pos­tres! Pies, ga­lle­tas, pas­te­les, in­fi­ni­dad de go­lo­si­nas… ¡Pue­do pa­sár­me­la co­mien­do to­do el tiem­po!

Dinah ¡Hot Chee­tos! Des­de que te­nía sie­te años, siem­pre pa­sa­ba un ca­mión cer­ca de mi ca­sa y aho­rra­ba pa­ra com­prár­me­los. Y los co­no­cí gra­cias a mi abue­lo. Por él he si­do adic­ta des­de en­ton­ces.

Normani Ver vi­deos de Youtu­be (tu­to­ria­les o bro­mas). Li­te­ral­men­te, pue­do que­dar­me des­pier­ta to­da la no­che cuan­do de­be­ría es­tar dur­mien­do. Me dan las tres de la ma­ña­na y con­ti­núo ob­ser­van­do vi­deos de bro­mas o tu­to­ria­les de pe­lo, ma­qui­lla­je o de be­lle­za. Es una pa­sión que ten­go y que pue­de ro­bar­me ho­ras y ho­ras del día o de la no­che.

“Me dan las tres de la ma­ña­na y con­ti­núo ob­ser­van­do vi­deos de bro­mas o tu­to­ria­les de ca­be­llo, ma­keup o de be­lle­za”. –NORMANI

Ves­ti­do,

HELOROCHA;

Cha­que­ta,

DA­NIE­LA CASAAB.

Jum­psuit,

ELISABETTA FRANCHI;

Pul­se­ra, FER­NAN­DO RO­DRÍ­GUEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.