¡Tus 24 ho­ras MÁS SEXIES!

¿El se­cre­to pa­ra un clí­max inol­vi­da­ble? Desa­rro­llar tu ex­ci­ta­ción du­ran­te to­do el día.

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmo Flash - POR JU­LIE VADNAL

Cuan­do la ro­pa sa­le vo­lan­do por to­dos la­dos a la ve­lo­ci­dad de la luz, pue­de ser di­fí­cil en­cen­der tu li­bi­do al mis­mo rit­mo que la de tu pa­re­ja. Pa­ra las mu­je­res, la ex­ci­ta­ción es un pro­ce­so se­cuen­cial que co­mien­za en la men­te, y to­ma tiem­po sin­cro­ni­zar­lo con tu cuer­po. Pe­ro de­bes sa­ber es­to: “Un sim­ple pen­sa­mien­to sue­le ser su­fi­cien­te pa­ra en­viar­le se­ña­les a tu ce­re­bro y a tu cuer­po de “¡pre­pá­ren­se!”, al me­jo­rar el de­seo y au­men­tar la lu­bri­ca­ción fe­me­ni­na”, di­ce la Dra. Eli­za­beth Poy­nor, gi­ne­có­lo­ga. Sa­ca pro­ve­cho de es­te efec­to des­de el mo­men­to en el que apa­gues tu alar­ma, e in­cre­men­ta­rás tu de­seo se­xual ho­ra por ho­ra. Usa es­tos tips pa­ra dar­le a tu ce­re­bro una erec­ción fe­me­ni­na tan po­de­ro­sa, que es­ta­rás an­sio­sa por ir­te a la ca­ma con tu ga­lán.

7 AM

En­ja­bó­na­te

En la du­cha usa pro­duc­tos que con­ten­gan acei­tes con esen­cias pa­ra co­men­zar bien tu día. Por ejem­plo, hay es­tu­dios que de­mues­tran que el acei­te de la­van­da dis­mi­nu­ye el es­trés (un in­hi­bi­dor de los or­gas­mos) y el de jaz­mín pue­de es­ti­mu­lar to­do tu her­mo­so cuer­po. Fró­ta­lo en tu piel con tus ma­nos pa­ra ac­ti­var la sen­so­rial oxi­to­ci­na (a no­so­tras nos en­can­ta La­ven­der Va­ni­lla Mas­sa­ge Oil de Bath and Body Works, $16.990, que ade­más, te de­ja­rá ul­tra­rre­la­ja­da).

7.30 AM Ro­cía tu per­fu­me

Es­pe­cí­fi­ca­men­te uno en pol­vo. Sí, en se­rio; la esen­cia del tal­co pa­ra be­bé pue­de dar­le un boost a la ex­ci­ta­ción fe­me­ni­na has­ta 13%, de acuer­do con la Fun­da­ción de Tra­ta­mien­tos e In­ves­ti­ga­cio­nes del Olor y el Sa­bor de Chica­go.

9 AM Ha­bla con el ba­ris­ta

“Con tan so­lo pen­sar que el nue­vo ti­po de la ca­fe­te­ría es­tá co­que­tean­do con­ti­go (sea ver­dad o no) pue­des ex­ci­tar­te”, afir­ma Ant­hony Bo­gaert, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Brock. Ca­mi­na co­mo si to­dos te desea­ran y ten­drá un efec­to acu­mu­la­ti­vo.

11 AM

Ob­ser­va a otras pa­re­jas sexies Cuan­do ten­gas la opor­tu­ni­dad de un break en el tra­ba­jo, bus­ca en tu te­lé­fono al­gu­nas de tus pa­re­jas fa­vo­ri­tas de Holly­wood en es­ce­nas hot. In­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que, a di­fe­ren­cia de los hom­bres he­te­ro­se­xua­les, las mu­je­res straight pue­den po­ner­se en el mood con vi­sua­les eró­ti­cos de hom­bres y mu­je­res, mu­je­res con mu­je­res, hom­bres con hom­bres…

No te preo­cu­pes, tu res­pues­ta cor­po­ral no te juz­ga­rá.

12.30 PM De­ja ese sánd­wich pa­ra des­pués

“Los car­bohi­dra­tos ele­van tus ni­ve­les de azú­car, lo que su­pri­me la hor­mo­na DHEA, y cuan­do eso su­ce­de, el ape­ti­to se­xual tam­bién des­apa­re­ce”, di­ce la nu­trió­lo­ga Ali­sa Vit­ti, crea­do­ra de My­flo, una app pa­ra lle­var re­gis­tro de tus hor­mo­nas y tu pe­rio­do. De­ma­sia­dos carbs pue­den tam­bién in­fla­mar­te, ase­si­nan­do tu de­seo (¡mal­di­tas ham­bur­gue­sas!), así que op­ta por un al­muer­zo ba­jo en es­tos ele­men­tos y al­to en pro­teí­nas, co­mo una en­sa­la­da de po­llo.

3.45 PM Bus­ca tus #TBT

Re­cor­dar en­cuen­tros que has te­ni­do en el pa­sa­do (co­mo cuan­do tu po­lo­lo te sor­pren­dió con un oral jus­to cuan­do cru­zas­te la puer­ta) pue­de ayu­dar­te a sen­tir­te sexy. Pe­ro si ne­ce­si­tas un re­cor­da­to­rio más sus­tan­cial, re­leer los men­sa­jes más hot que te ha­yas en­via­do con tu ga­lán tam­bién es de uti­li­dad.

5 PM Pon­le play al pod­cast

Un es­tu­dio descubrió que una voz mas­cu­li­na pro­fun­da su­gie­re que el emi­sor es muy cor­pu­len­to, una ex­ci­ta­ción pa­ra las mu­je­res... No es que ne­ce­si­tá­ra­mos prue­bas pa­ra sa­ber que el tono de Benedict Cumberbatch nos ha­ce vi­brar.

6.30 PM Co­mien­za con un po­co de ac­ción

Mien­tras te pre­pa­res pa­ra tu ci­ta, me­te un vi­bra­dor con con­trol re­mo­to en tu car­te­ra. Aun­que nun­ca lo en­cien­das, tan so­lo sa­ber que hay un ‘ami­gui­to’ ahí te pon­drá en el me­jor mood pa­ra el se­xo. Da­le el con­trol a tu ga­lán al fi­nal de la no­che... Eso si pue­des aguan­tar y no pren­der­lo an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.