¿Y SI SE VUEL­VE LO­CO?

Cosmopolitan (Chile) - - Sexy Love -

Se han es­ta­do es­cri­bien­do, pe­ro has de­ci­di­do que no es­tás in­tere­sa­da en co­no­cer­lo en per­so­na

Si ni si­quie­ra han res­pi­ra­do el mis­mo ai­re, mu­chos ex­per­tos coin­ci­den en que no le de­bes na­da a esa per­so­na y pue­des de­jar de res­pon­der. Pe­ro Wax­man re­co­mien­da en­viar un pe­que­ño men­sa­je de des­pe­di­da: “Me gus­tó ha­blar con­ti­go, pe­ro en es­te mo­men­to no es­toy in­tere­sa­da en al­go más. ¡Suer­te!”. Ja­vier, 29, di­ce que respeta a las mu­je­res que ter­mi­nan así, ya que “al me­nos de esa ma­ne­ra hay una es­pe­cie de cie­rre y no me de­jan cues­tio­nan­do qué hi­ce mal”.

Han te­ni­do una ci­ta y te das cuen­ta de que no ha­brá una se­gun­da

Un men­sa­je si­gue sien­do una es­tra­te­gia de es­ca­pe acep­ta­ble, “a me­nos que du­ran­te la pri­me­ra da­te te des cuen­ta y ten­gas el va­lor de de­cír­se­lo fren­te a fren­te”. La ex­per­ta acon­se­ja ha­cer­lo breve. El me­jor ca­mino pa­ra Catalina*: “Creo que eres in­creí­ble, pe­ro no sen­tí esa chis­pa”. Ed­wards aña­de: “Amo usar la pa­la­bra ‘chis­pa’, es más su­til que quí­mi­ca”. Al­gu­nas per­so­nas con­si­de­ran des­apa­re­cer, pe­ro no es la me­jor de­ci­sión. Aun­que pa­rez­ca un per­fec­to des­co­no­ci­do, “pue­de ser el her­mano del CEO quien de­ter­mi­ne tu fu­tu­ro pro­fe­sio­nal”, di­ce Fields.

Ya sa­lie­ron va­rias ve­ces, pe­ro no es­tá fun­cio­nan­do

Ya sea que lo lla­mes o le en­víes un co­rreo, usa la es­tra­te­gia que Ed­wards lla­ma el “sánd­wich de mie&%a”, co­men­zan­do y ter­mi­nan­do con al­go bas­tan­te po­si­ti­vo. “Lo he pa­sa­do muy bien, pe­ro no veo un fu­tu­ro en­tre no­so­tros. Te de­seo lo me­jor“. Si hay al­guien más, sé ho­nes­ta: “Me di­ver­tí, pe­ro es­toy te­nien­do al­go más se­rio con otra per­so­na y quie­ro dar­le una opor­tu­ni­dad”. Los hom­bres tien­den a ad­mi­rar más a las mu­je­res por usar es­ta tác­ti­ca. Mu­chas re­ci­ben una res­pues­ta que di­ce al­go co­mo “no te preo­cu­pes, si no fun­cio­na con él, aví­sa­me”.

Quie­res que na­da más sean ami­gos con be­ne­fi­cios

Que no te dé ver­güen­za de­cir “eres muy gua­po y amo es­tar con­ti­go, pe­ro aho­ra no quie­ro na­da se­rio. ¿Se­ries and Chill?”. No tie­ne na­da de ma­lo en­trar a es­te jue­go tan di­ver­ti­do, mien­tras am­bos es­tén de acuer­do y los lí­mi­tes es­tén es­ta­ble­ci­dos. “Si nos co­no­ci­mos en Tin­der, no me sor­pren­de­ría que eso sea lo úni­co que bus­que”, di­ce Jor­ge, 21. Es me­jor su­ge­rir es­te es­ce­na­rio des­de el co­mien­zo de la re­la­ción. “Mien­tras más tiem­po con­ti­núen sa­lien­do, se in­vo­lu­cra­rán de mo­do más emo­cio­nal”, se­ña­la Ed­wards. O vis­to de es­te mo­do, siem­pre ten­drás a quién ha­cer­le un booty call.

Cuan­do desean (en ver­dad) ser so­lo ami­gos

¿No quie­res ver­lo en tu ca­ma, pe­ro sí pa­sar una no­che de jue­gos de me­sa con él? “Quie­ro ser ho­nes­ta con­ti­go. No ten­go sen­ti­mien­tos ro­mán­ti­cos ha­cia ti, pe­ro me gus­ta­ría que con­ti­nuá­ra­mos co­mo ami­gos”. ¡Ad­ver­ten­cia! So­lo usa es­ta car­ta cuan­do en reali­dad lo sien­tas, por nin­gún mo­ti­vo pa­ra sua­vi­zar el gol­pe. “Nun­ca hay que dar­le fal­sas es­pe­ran­zas a na­die”, afir­ma Fields. es pre­fe­ri­ble acep­tar el he­cho de que pue­de ne­gar­se y no de­bes sen­tir­te mal por ello, es al­go nor­mal. Co­mo di­ce Mo­rris: “Al­gu­nos pue­den te­ner una re­la­ción co­mo so­lo ami­gos. Pa­ra otros es una tor­tu­ra”. “Nun­ca es acep­ta­ble que se com­por­ten de ma­ne­ra hos­til des­pués de un rom­pi­mien­to”, di­ce Ruth Glenn, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Na­tio­nal Coa­li­tion Against Do­mes­tic Vio­len­ce. Eso in­clu­ye con­tac­tar­te a tu ce­lu­lar de ma­ne­ra re­pe­ti­da a tu ca­sa o tra­ba­jo. Si al­guien te en­vía men­sa­jes ame­na­zan­tes des­pués de un tér­mino, blo­quéa­lo, to­ma cap­tu­ras de pan­ta­lla en ca­so de que más ade­lan­te ne­ce­si­tes prue­bas y re­pór­ta­lo en la app don­de lo co­no­cis­te (si es­te fue el me­dio). Si es­tás preo­cu­pa­da por tu se­gu­ri­dad, lla­ma a Ca­ra­bi­ne­ros y com­par­te el nom­bre con una ami­ga o con un miem­bro de tu fa­mi­lia. So­bre to­do, la ex­per­ta acon­se­ja: “Con­fía en tus ins­tin­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.