Sha­ki­ra SE ES­CRI­BE en DO­RA­DO

AUN­QUE SU VOZ ES IN­CON­FUN­DI­BLE, LO MIS­MO QUE LA SEN­SUA­LI­DAD DE SUS BAI­LES Y SI­LUE­TA, SU SE­LLO MÁS RE­PRE­SEN­TA­TI­VO ES LA PA­SIÓN QUE LES IM­PRI­ME A TO­DOS SUS PRO­YEC­TOS, Y CO­MO EJEM­PLO ES­TÁ SU ÚL­TI­MO ÁL­BUM, EL DO­RA­DO, AL CUAL LE BAS­TA­RON 30 MI­NU­TOS PA­RA SER NÚ

Cosmopolitan (Chile) - - Sexy Love - POR LESLIE SAN­TA­NA Y DUL­CE VILLASEÑOR ES­TI­LIS­MO GE­RARD ANGULO FO­TO­GRA­FÍA JAU­ME DE LAIGUANA

La can­tan­te hi­zo que las cur­vas de las la­ti­nas se apo­de­ra­ran del mun­do (y, en de­fi­ni­ti­va, sus ca­de­ras no mien­ten); nos en­se­ñó a des­pe­gar del ce­men­to los za­pa­tos; nos mos­tró que el ru­bio is the new black, y la lec­ción más gran­de: que el amor se en­cuen­tra por en­ci­ma de to­do. La ta­len­to­sa can­tau­to­ra experimenta una eta­pa de su vi­da 100% dis­tin­ta a cuan­do gra­bó

Pies des­cal­zos (1995), pro­duc­ción que la im­pul­só a la fa­ma. Aho­ra, des­pués de ca­si sie­te años sin lan­zar un dis­co en es­pa­ñol, re­gre­sa con El Do­ra­do, en el que man­tie­ne su esen­cia ro­mán­ti­ca (He­llo, Me enamo­ré), pe­ro tam­bién los fa­mo­sos rit­mos que nos po­nen a bai­lar de ma­ne­ra inevi­ta­ble (co­mo

Chan­ta­je o La Bi­ci­cle­ta. Pe­ro el éxi­to no es lo úni­co en el pla­ne­ta Sha­ki­ra; en reali­dad, los sa­té­li­tes que ‘ri­gen’ su des­tino son sus ni­ños, un par de pe­que­ñi­tos (Mi­lan y Sasha) que son sus fans más sin­ce­ros y, cla­ro, aman­tes del fút­bol, co­mo su pa­dre, Ge­rard Pi­qué, de­fen­sa cen­tral del Bar­ce­lo­na. Aho­ra, al en­tre­vis­tar­la, nos en­con­tra­mos fren­te a una mu­jer más se­gu­ra que nun­ca, cen­tra­da en lo que ama, con sus prio­ri­da­des su­per­de­fi­ni­das y lis­ta pa­ra se­guir con­quis­tan­do los es­ce­na­rios del pla­ne­ta en­te­ro.

“ME GUS­TA MI NUE­VA ETA­PA, VI­VIR LAS COSAS CON CAL­MA Y DIS­FRU­TAR DE LA VI­DA EN FA­MI­LIA. HE EN­CON­TRA­DO UN BUEN EQUI­LI­BRIO EN­TRE EL TRA­BA­JO Y MI VI­DA PER­SO­NAL”.

¿Có­mo ha cam­bia­do tu vi­da en los úl­ti­mos años?

Me con­ver­tí en ma­dre, así que el cen­tro de mi mun­do ha cam­bia­do y ya no gi­ra a mi al­re­de­dor, sino al de mis hi­jos y mi fa­mi­lia. Em­pe­cé mi ca­rre­ra bas­tan­te jo­ven y no co­no­cía otra reali­dad que la de tra­ba­jar cons­tan­te­men­te, siem­pre fui muy fa­mi­liar, mis pa­dres via­ja­ban con­mi­go y se su­ma­ban a mi vi­da nó­ma­da. Es­to no lo cam­bia­ría por na­da, ya que esos años fue­ron cla­ves y apren­dí mu­cho, pe­ro no sien­to que ten­ga que ser así to­da la vi­da, y me hu­bie­ra gus­ta­do dis­fru­tar más el mo­men­to en vez de siem­pre es­tar mi­ran­do ha­cia la pró­xi­ma me­ta. En es­tos úl­ti­mos años he echa­do raí­ces fir­mes y me gus­ta mi nue­va eta­pa, vi­vir las cosas con cal­ma, dis­fru­tar de la vi­da en fa­mi­lia. He en­con­tra­do un buen equi­li­brio en­tre el tra­ba­jo y mi vi­da per­so­nal.

Tu dis­co El Do­ra­do rom­pió ré­cord de ven­tas en los pri­me­ros 30 mi­nu­tos, ¿qué in­gre­dien­tes crees que lo hi­cie­ron tan exi­to­so?

Se no­ta que en es­te ál­bum la es­ta­ba pa­san­do bas­tan­te bien, no obs­tan­te, al prin­ci­pio me cos­tó y pa­re­cía ta­rea im­po­si­ble, pe­ro una vez que en­con­tré el rit­mo, to­do em­pe­zó a fluir, y ca­si sin dar­me cuen­ta te­nía 13 can­cio­nes y una obra de la que me sien­to muy or­gu­llo­sa. Es la pri­me­ra vez que co­la­bo­ro con otros ar­tis­tas co­lom­bia­nos (Ma­lu­ma y Car­los Vi­ves) y, sin du­da al­gu­na, fue ge­nial la quí­mi­ca con am­bos. Pien­so que esa sen­sa­ción de ale­gría y el go­zo que me apor­tó crear con li­ber­tad es­ta vez se re­fle­ja en el pro­duc­to fi­nal.

¿Qué se sien­te ser una de las la­ti­nas más em­po­de­ra­das a ni­vel mun­dial?

No lo pien­so en esos tér­mi­nos, más bien me mar­co re­tos y no me com­pa­ro con otros; sin em­bar­go, con­si­de­ro que las mu­je­res so­mos una fuer­za im­pre­sio­nan­te y me enor­gu­lle­ce ver có­mo las la­ti­nas es­ta­mos avan­zan­do ca­da vez más, en to­dos los ám­bi­tos.

Vuel­ves a lan­zar un dis­co en es­pa­ñol, ¿por qué?

Ja­más de­ja­ré de ha­cer can­cio­nes en es­pa­ñol, ya que es mi len­gua ma­ter­na; sin du­da al­gu­na, siem­pre ten­dré una iden­ti­dad co­mo ar­tis­ta la­ti­na. In­ter­pre­tar en otros idio­mas es una ma­ne­ra de ex­plo­rar otras fa­ce­tas de mi per­so­na. Al­gu­nas me­lo­días me vie­nen a la men­te en un idio­ma y son im­po­si­bles de imaginar en otro, co­mo Chan­ta­je. Me que­da muy cla­ro que ca­da can­ción tie­ne su pro­pia iden­ti­dad.

¿Con quién más te gus­ta­ría un due­to?

No sue­lo pen­sar de an­te­mano con quién qui­sie­ra co­la­bo­rar, pe­ro siem­pre ha­bía que­ri­do tra­ba­jar con Car­los Vi­ves, y La Bi­ci­cle­ta fue la cul­mi­na­ción de ese de­seo; creo que nin­guno de los dos pu­di­mos ha­ber que­da­do más con­ten­tos con esa can­ción, ya que trans­mi­te la ale­gría que sen­tía ha­cien­do es­te dis­co, y la reac­ción del pú­bli­co fue re­cí­pro­ca.

Es­te nue­vo dis­co in­clu­ye el sen­ci­llo que le com­pu­sis­te a Pi­qué, Me

enamo­ré. ¿Qué fue lo pri­me­ro que pen­sas­te de él cuan­do se co­no­cie­ron?

Eso to­da­vía me lo guar­do pa­ra mí, pues con­si­de­ro que al­gu­nas cosas hay que man­te­ner­las en se­cre­to.

En ese sen­ci­llo, das a en­ten­der que tú te lan­zas­te, ¿fue así en la vi­da real?

(Ri­sas) No fue así exac­ta­men­te, pe­ro sue­na in­creí­ble, ¿no?

Res­pec­to de la fa­mi­lia, ¿cuál es la fór­mu­la pa­ra te­ner una ca­rre­ra exi­to­sa co­mo la tu­ya y, al mis­mo tiem­po, cui­dar de ella?

Te­ner las prio­ri­da­des cla­ras. Cuan­do tra­ba­jo me en­tre­go al cien­to por cien­to, y al pa­sar tiem­po con mi fa­mi­lia ha­go lo mis­mo. Soy afor­tu­na­da, por­que ten­go el lu­jo de traer a mis hi­jos a vi­si­tar­me en el set de vez en cuan­do, así co­mo una pa­re­ja que me apo­ya y me ayu­da a bus­car tiem­po pa­ra el tra­ba­jo cuan­do lo ne­ce­si­to. Pe­ro no hay du­da de que las prio­ri­da­des han cam­bia­do, y lo pri­mor­dial aho­ra es mi fa­mi­lia.

De­cla­ras­te ha­ce po­co tiem­po que des­pués de te­ner a tus hi­jos, aho­ra en­trar al es­tu­dio es tu pa­sa­tiem­po, ¿qué te ha­ría aban­do­nar el es­ce­na­rio por com­ple­to?

(Ri­sas) No sé… Se­ría di­fí­cil que eso pa­sa­ra… ¿Nie­tos?

De tus can­cio­nes, ¿cuál es la fa­vo­ri­ta de tus hi­jos?

No lo sé, ¡pe­ro aho­ra ten­go cu­rio­si­dad! Lo que sí es que no tie­nen pu­dor en de­cir­me cuan­do no les gus­ta al­go, los ni­ños son muy sin­ce­ros; y na­da me da más fe­li­ci­dad al fi­nal de una can­ción que el mo­men­to en que me pi­den po­ner­la de nue­vo.

Exis­te un di­cho,

“los vi­nos me­jo­ran con los años”, ¿es tu ca­so?

Es­pe­ro que sí.

Des­pués de tan­tos años, ¿có­mo man­tie­nen la lla­ma en­cen­di­da Pi­qué y tú?

Nos de­di­ca­mos a nues­tra re­la­ción co­mo lo ha­ce­mos con nues­tros hi­jos; bus­ca­mos tiem­po tam­bién pa­ra

no­so­tros, pa­ra es­tar a so­las, por­que es im­por­tan­te que lo que trans­mi­ti­mos a nues­tros pequeños en el en­torno fa­mi­liar sea el amor, y no es­trés o in­di­fe­ren­cia. Siem­pre amor.

¿Có­mo es un día fa­mi­liar en la vi­da de la fa­mi­lia Pi­qué Me­ba­rak?

Más nor­mal de lo que pen­sa­rías. Lle­var a los ni­ños al co­le­gio, ir a tra­ba­jar, bus­car­los, ce­nar en fa­mi­lia… Te­ne­mos in­te­rrup­cio­nes por el tra­ba­jo, pe­ro vi­vi­mos una vi­da bas­tan­te tran­qui­la cuan­do nos en­con­tra­mos en ca­sa, y pa­sa­mos mu­cho tiem­po en fa­mi­lia, con los abue­los, tíos y pri­mos.

¿Có­mo lo­gras man­te­ner tu fi­gu­ra des­pués de dos em­ba­ra­zos?

Jue­go te­nis dia­ria­men­te, es la me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar mi día des­pués de lle­var a los ni­ños al co­le­gio, ya que me da ener­gía y me de­ja des­co­nec­tar­me y man­te­ner­me fres­ca pa­ra el res­to de la jor­na­da.

Si pu­die­ras vol­ver 20 años en el tiem­po, ¿qué con­se­jo te da­rías?

Me di­ría que ne­ce­si­to me­nos ma­qui­lla­je y que no su­frie­ra por las in­se­gu­ri­da­des, eso es al­go que no ex­tra­ño na­da de mis años 20.

Co­mo ar­tis­ta, ¿qué tie­nes que ha­cer pa­ra man­te­ner­te vi­gen­te?

Con­si­de­ro que más que es­tar vi­gen­tes, los ar­tis­tas de­be­mos man­te­ner­nos fie­les a nues­tros ins­tin­tos y a no­so­tros mis­mos, esa es la me­jor ma­ne­ra de se­guir.

En un mun­do tan vio­len­to, ¿la mú­si­ca pue­de sal­var vi­das?

Es­ta, sin du­da, po­see el po­der de sa­nar y sal­var vi­das… To­dos te­ne­mos can­cio­nes con las que nos iden­ti­fi­ca­mos o que nos de­jan sin ai­re, por­que pa­re­cen que fue­ron es­cri­tas por no­so­tros mis­mos… Es pa­ra eso que se­gui­mos crean­do. To­dos bus­ca­mos una co­ne­xión con los de­más.

“[PI­QUÉ Y ELLA] BUS­CA­MOS TIEM­PO

TAM­BIÉN PA­RA NO­SO­TROS, PA­RA ES­TAR A SO­LAS, POR­QUE ES IM­POR­TAN­TE QUE LO QUE TRANS­MI­TI­MOS A NUES­TROS PEQUEÑOS EN EL EN­TORNO FA­MI­LIAR

SEA EL AMOR, Y NO ES­TRÉS O IN­DI­FE­REN­CIA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.