“ES LA DE­CI­SIÓN MÁS DI­FÍ­CIL QUE HE TO­MA­DO”

Cosmopolitan (Chile) - - Sexy Love -

Cristina Mar­tí­nez, 28. No se to­mó el di­vor­cio de for­ma li­ge­ra, pe­ro es­tá se­gu­ra de que fue la de­ci­sión co­rrec­ta.

“Era el cum­plea­ños nú­me­ro 24 de Ro­dri­go cuan­do me pro­pu­so ma­tri­mo­nio. Me mos­tró una fo­to de él bu­cean­do ese mis­mo día y te­nía al­go es­cri­to en su mano. Me acer­qué y leí: ‘¿Quie­res ca­sar­te con­mi­go?’. Mien­tras, él se es­ta­ba arro­di­llan­do. Yo llo­ra­ba. ¡Por su­pues­to que me ca­sa­ría con él!

Te­nía 22 en ese tiem­po y lle­vá­ba­mos jun­tos dos años, nos co­no­ci­mos en la uni­ver­si­dad y via­ja­mos por el mun­do. Des­pués de esa ro­mán­ti­ca pro­pues­ta, de­ci­di­mos que nos ca­sa­ría­mos en Fran­cia, cer­ca de don­de vi­ve su fa­mi­lia. Mien­tras la lis­ta lle­ga­ba a los 200 in­vi­ta­dos, cual­quier du­da que tu­ve fue ig­no­ra­da. Con los pa­sa­jes re­ser­va­dos y $6.500.000 gas­ta­dos en el ma­tri­mo­nio, no po­día dar un pie atrás.

Mien­tras es­ta­ba guar­dan­do el ves­ti­do en la bo­de­ga, lue­go de nues­tra in­creí­ble ce­re­mo­nia, me em­pe­cé a dar cuen­ta de las fa­llas.

En to­dos nues­tros años jun­tos, siem­pre hi­ci­mos cosas emo­cio­nan­tes. Pe­ro en nues­tra nue­va y nor­mal ru­ti­na,

nues­tras di­fe­ren­cias se hi­cie­ron más evi­den­tes y co­men­za­mos a dis­cu­tir bas­tan­te. La vi­da ya no era so­lo di­ver­ti­da y co­men­cé a du­dar de qué tan com­pa­ti­ble Ro­dri­go y yo éra­mos.

Sin em­bar­go, cuan­do los pen­sa­mien­tos de ter­mi­nar apa­re­cían, los ahu­yen­ta­ba bien le­jos. Es­ta no era una re­la­ción de la cual yo po­día ale­jar­me fá­cil­men­te. Hi­ce un com­pro­mi­so, te­nía que fun­cio­nar.

Los me­ses si­guien­tes fue­ron los más di­fí­ci­les que he pa­sa­do. En un tiem­po en que mis ami­gos es­ta­ban ca­mi­nan­do ha­cia el altar, no­so­tros es­tá­ba­mos pro­ban­do con te­ra­pias de pa­re­ja y yo es­ta­ba lu­chan­do con una de­ci­sión que nin­guno de ellos po­día en­ten­der. Jus­to un año des­pués de ha­ber­nos ca­sa­do, de­ci­di­mos di­vor­ciar­nos. Y, a los 24, me fui a vi­vir con mis ami­gas.

En un prin­ci­pio, es­ta­ba enoja­da y frus­tra­da con­mi­go mis­ma por ha­ber de­ja­do que pa­sa­ra. Se sen­tía co­mo un error in­men­so del que no po­día es­ca­par. La gen­te te juz­ga cuan­do di­ces que es­tás di­vor­cia­da, lo que pro­vo­có que ya no me abrie­ra tan a la li­ge­ra.

Odio que las per­so­nas asu­man que no lo to­mé en se­rio o que el di­vor­cio es co­mo una ma­la rup­tu­ra, por­que es mu­cho más que eso. In­vier­tes de­ma­sia­do en una re­la­ción que crees que se­rá pa­ra to­da la vi­da y la caí­da es mu­chí­si­mo peor.

Ten­go 28 años, es­toy sol­te­ra y sé que se­ré muy quis­qui­llo­sa con mi pró­xi­ma re­la­ción. De nin­gu­na for­ma tro­pe­za­ré con la mis­ma pie­dra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.