Con­fe­sio­nes

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmo Flash -

“In­ven­ta­mos un jue­go con mi BFF pa­ra evi­tar jo­teos des­agra­da­bles. Cuan­do se nos acer­ca­ban, de­cía­mos: ‘So­mos fran­ce­sas, no ha­blar es­pa­ñol’. Fun­cio­nó, ex­cep­to una vez en una ca­fe­te­ría. El ba­ris­ta se emo­cio­nó y nos con­tó to­da su vi­da en fran­cés. Lo úni­co que pu­di­mos de­cir­le fue ‘yes’ y ni si­quie­ra es fran­cés. Él se dio cuen­ta de que men­tía­mos. Y un par de per­so­nas en la fi­la eran fran­ce­sas tam­bién y nos mi­ra­ron con ma­la ca­ra has­ta que nos die­ron nues­tro ca­fé. ¡Nun­ca más vol­vi­mos!”.

—Cristina, 28 “En la U, ha­bía un pa­si­llo, don­de to­dos se sen­ta­ban a mi­rar. Era co­mo una pa­sa­re­la. Un día, es­ta­ba usan­do fal­da y lle­va­ba mis cua­der­nos en la mano. Cuan­do iba por el pa­si­llo, pa­sé fren­te al gru­po de hom­bres hot de mi cur­so y me pu­se muy ner­vio­sa. Les di­je ‘¡ho­la!’ y jus­to hu­bo un chi­flón que me le­van­tó la fal­da y mos­tré mis cal­zo­nes rosados de Tin­ker­bell. Hi­ce de to­do pa­ra ba­jár­me­la rá­pi­do, pe­ro has­ta el día de hoy me si­guen di­cien­do Tink”.

—PAU­LI­NA, 27 “Des­pués de que mi ex po­lo­lo me de­jó, cu­brí su pas­to con to­dos los pe­pi­ni­llos con for­mas fá­li­cas que en­con­tré. Lue­go, ¡de­rra­mé el ju­go de los pe­pi­ni­llos en el es­ta­cio­na­mien­to pa­ra que olie­ra as­que­ro­so!”.

—bea­triz, 24

“Lo es­ta­ba ha­cien­do con mi po­lo­lo en mi pie­za, cuan­do es­cu­cha­mos a mi her­mano chi­co, así que co­rrí a mi cló­set. Mi her­ma­ni­to abrió la puer­ta y en­con­tró a mi BF ta­pa­do con el cu­bre­ca­mas y le pre­gun­tó por mí. Él le di­jo que yo ha­bía sa­li­do. Por suer­te, al­can­cé a sa­car mi ce­lu­lar y le man­dé un men­sa­je pre­gun­tan­do si ne­ce­si­ta­ba al­go. Me pi­dió un frap­puc­cino, pe­ro le in­ven­té que no que­da­ban”.

—DA­NIE­LA, 24 “Es­ta­ba ha­blan­do con un ti­po y las cosas se pu­sie­ron de­ma­sia­do hot, así que en­vié un pan­ta­lla­zo de la con­ver­sa­ción al gru­po de mis ami­gas. ¡Cuan­do vol­ví a abrir­la, me di cuen­ta de que le ha­bía man­da­do la fo­to a él! Me dio de­ma­sia­do sus­to. Por suer­te, no le im­por­tó mu­cho, pe­ro las cosas se en­fria­ron en ese ins­tan­te”.

—SUSANA, 27 “Una no­che mi po­lo­lo co­ci­nó ta­cos y le que­da­ron in­creí­bles. Lue­go, em­pe­za­mos a po­ner­nos hot. To­do iba bien, has­ta que sen­tí una rara sen­sa­ción de ar­dor en mi zo­na V. Ahí me acor­dé de que él ha­bía cor­ta­do ce­bo­llas y pi­mien­tos. En­ton­ces, le pre­gun­te: ‘¿Es­tás se­gu­ro de que te la­vas­te las ma­nos des­pués de co­ci­nar?’. Y res­pon­dió: ‘Ups, per­dón. Es­ta­ba tan emo­cio­na­do que se me ol­vi­dó’. Aho­ra me ase­gu­ro de que se la­ve las ma­nos ca­da vez que te­ne­mos re­la­cio­nes”.

—MA­RÍA Je­sús, 27

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.