EL PRÍN­CI­PE DEL POP SE CON­FIE­SA EN EX­CLU­SI­VA CON COS­MO.

Cosmopolitan (Chile) - - Contents - Por Ben­ja­mín Acosta des­de Los Án­ge­les

Ver­sá­til e in­quie­to, due­ño de una esen­cia que lo lle­va a ser con­si­de­ra­do uno de los ar­tis­tas más po­pu­la­res del mun­do. Co­men­zó co­mo ni­ño ar­tis­ta y hoy es un exi­to­so em­pre­sa­rio y mú­si­co que se da tiem­po pa­ra ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas. Su vi­sión de la vi­da re­ba­sa las fron­te­ras de lo con­ven­cio­nal, des­ple­gan­do mu­chas po­si­bi­li­da­des. ¡Nos en­can­ta!

Con Brit­ney Spears, Ch­ris­ti­na Agui­le­ra y Ryan Gosling ini­ció su ca­rre­ra en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Mic­key Mou­se Club.

Al cum­plir los 14, la fa­ma se con­vir­tió en asun­to ma­si­vo al ser par­te de la em­ble­má­ti­ca boy band ’N Sync. “Fue­ron años de to­tal des­cu­bri­mien­to, ma­ra­vi­llo­sa­men­te tur­bu­len­tos, que me en­se­ña­ron de­ma­sia­do”, afir­ma el ar­tis­ta na­ci­do en Ten­nes­see, en 1981.

Una vez su­pe­ra­da la pri­me­ra eta­pa de su vi­da en el uni­ver­so del es­pec­tácu­lo, Jus­tin Ran­dall Timberlake con­ti­nuó pre­pa­rán­do­se co­mo can­tan­te, com­po­si­tor y pro­duc­tor, has­ta lle­gar a su de­but so­lis­ta con Jus­ti­fied (2002), con el cual se hi­zo acree­dor a un par de pre­mios Grammy. Ha­ber per­te­ne­ci­do a uno de los quin­te­tos más exi­to­sos en la his­to­ria sir­vió de ba­se pa­ra una tra­yec­to­ria que ha sabido ma­ne­jar con la tem­plan­za necesaria. Pos­tu­ra que, ade­más, le abrió las puer­tas de la ac­tua­ción al par­ti­ci­par en fil­mes co­mo The So­cial Net­work, Friends With Be­ne­fits e In Ti­me. Si­mul­tá­neo a to­do ello, Jus­tin ha cui­da­do ca­da de­ta­lle de su ima­gen, al ni­vel de des­ta­car en más de una oca­sión co­mo un ícono de la mo­da y uno de los más ele­gan­tes en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo. Y qui­zás sea el úni­co has­ta el mo­men­to en te­ner la cua­li­dad si­mul­tá­nea de sím­bo­lo se­xual e ícono gay sien­do hé­te­ro, po­si­ción ga­na­da por el apo­yo que ha de­mos­tra­do a la co­mu­ni­dad ho­mo­se­xual que lo ob­ser­va co­mo ins­pi­ra­ción. De es­ta ma­ne­ra, el prín­ci­pe del pop, ca­sa­do des­de 2012 con la ac­triz y mo­de­lo Jes­si­ca Biel, se ha in­vo­lu­cra­do con di­fe­ren­tes cau­sas so­cia­les que ha apo­ya­do fi­nan­cie­ra­men­te. Así co­mo le ha in­tere­sa­do ex­plo­rar ne­go­cios re­la­cio­na­dos con la mo­da, la tec­no­lo­gía y la gas­tro­no­mía, su in­te­rés co­mo ser hu­mano va más allá al acer­car­se a or­ga­nis­mos que bus­can con­cien­ti­zar acer­ca de la vio­len­cia de gé­ne­ro, el cán­cer in­fan­til, el trá­fi­co de ór­ga­nos y la fal­ta de vi­vien­da. To­do ello es par­te de los in­gre­dien­tes que mol­dean su vi­da.

¿Cuál se­ría una de las cla­ves pa­ra cre­cer tan­to en lo personal co­mo en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal?

Me gus­ta­ría pen­sar bá­si­ca­men­te en la au­to­crí­ti­ca. Si te das cuen­ta, es una ma­ne­ra efec­ti­va de de­tec­tar al­go que desees me­jo­rar en ti mis­mo y en la so­cie­dad que te ro­dea. Cuan­do es­tás cons­cien­te de lo que ha­ce fal­ta se­rá en­ton­ces que ac­túes so­bre ello. Qui­zás lo he apli­ca­do des­de ha­ce tiem­po sin dar­me cuen­ta, pe­ro es­tá ahí co­mo un ele­men­to na­tu­ral. Mu­chas ve­ces de­ci­mos que la vi­da pa­sa rá­pi­do… Lo de­ci­mos ca­si co­mo un cli­ché, ¿no es cier­to? Pe­ro en bue­na me­di­da lo es por­que no nos da­mos el res­pi­ro ne­ce­sa­rio. Ne­ce­si­ta­mos del ba­lan­ce pa­ra se­guir en el ca­mino. Los mo­men­tos de­di­ca­dos a la com­pla­cen­cia ab­so­lu­ta son vi­ta­les. Es po­si­ti­va la ac­ción, el mo­vi­mien­to que nos im­pul­sa a rea­li­zar nue­vos pro­yec­tos, pe­ro no hay que per­der de vis­ta a no­so­tros mis­mos.

Las va­ca­cio­nes y pe­rio­dos de des­can­so los sien­to co­mo un es­pe­jo pa­ra ver­me re­fle­ja­do y re­fle­xio­nar mien­tras tan­to.

¿Eres de los que pla­nean con to­da pre­ci­sión ca­da ob­je­ti­vo?

Creo que soy es­cru­pu­lo­so con mis co­sas, lo ad­mi­to. Es bueno te­ner un plan bien de­fi­ni­do, pe­ro a la vez con la ca­pa­ci­dad pa­ra im­pro­vi­sar cuan­do es ne­ce­sa­rio.

Y muy cui­da­do­so en tu ma­ne­ra de ves­tir...

Tie­ne que ver con la ex­pre­sión en sí mis­ma. Lo que uses se re­la­cio­na con tu for­ma de ser, de pen­sar, de sen­tir. Sin­ce­ra­men­te, no lo pien­so tan­to, me pon­go lo que me re­sul­ta con­for­ta­ble de acuer­do al cli­ma, el es­pa­cio y la oca­sión. El ves­tir lo re­la­ciono con un ri­tual, con una for­ma de res­pe­tar tu per­so­na y eso mis­mo ex­pre­sar­lo con quie­nes te ro­dean. No con­si­de­ro que se tra­te de al­go que de­bas in­te­lec­tua­li­zar, sino más bien co­mo al­go que flu­ye con uno mis­mo de ma­ne­ra or­gá­ni­ca y es­pon­tá­nea.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti la tras­cen­den­cia?

La po­si­bi­li­dad de apor­tar al­go a los de­más, la opor­tu­ni­dad de no es­tan­car­se en el ego. Com­par­tir y apren­der de los de­más.

¿Te con­si­de­ras al­guien con buen hu­mor?

Lo soy, aun­que eso sue­ne un po­co arro­gan­te. A de­cir ver­dad, lo pien­so co­mo una ener­gía po­de­ro­sa pa­ra sen­tir y ha­cer reali­dad ca­da día. A ve­ces no es con­ve­nien­te ver la vi­da tan en se­rio, es de­cir, con res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro con sen­ti­do del hu­mor. Si te das cuen­ta cuan­do te pro­po­nes al­go y lo rea­li­zas co­mo si fue­ra un jue­go, lo dis­fru­tas y re­sul­ta mu­cho me­jor de lo que es­pe­ra­bas.

¿Có­mo ha­cer ese switch cuan­do las co­sas no van de la ma­ne­ra que es­pe­ras?

En­fo­car­te en lo que tie­nes, en lo me­jor que exis­te a tu al­re­de­dor. Ahí siem­pre apa­re­ce una res­pues­ta que te ayu­da a sa­cu­dir eso ne­ga­ti­vo que de pron­to pue­de pre­sen­tar­se.

¿Ese es uno de tus se­cre­tos pa­ra lo­grar ma­ne­jar la pre­sión?

Hay al­go de eso, in­du­da­ble­men­te. La pre­sión pue­des ca­na­li­zar­la co­mo adrenalina pa­ra sa­lir ade­lan­te. Es bue­na la pre­sión de vez en cuan­do, por­que ha­ce emo­cio­nan­te la vi­da. Cla­ro que no hay que ol­vi­dar la des­pre­su­ri­za­ción pos­te­rior con un pre­mio.

Si tu­vie­ras que ele­gir en­tre los clá­si­cos y la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea, ¿con cuál te que­das?

Soy un ro­mán­ti­co vin­ta­ge y al mis­mo tiem­po un hom­bre que dis­fru­ta lo me­jor que con­si­de­ra del pre­sen­te. Un equi­li­brio en­tre am­bos pa­ra res­pi­rar el aho­ra en tér­mi­nos de so­ni­dos que nos ha­cen mo­ver cuer­po y al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.