To­do so­bre es­ta en­fer­me­dad.

CÓ­MO LA EN­FER­ME­DAD DE LYME CAU­SA DESAS­TRES EN TU MEN­TE

Cosmopolitan (Chile) - - Contents - Por Char­lot­te Lie­ber­man

Jun­to con los múl­ti­ples y des­con­cer­tan­tes sín­to­mas de es­te tras­torno trans­mi­ti­do por ga­rra­pa­tas, exis­te tam­bién una lis­ta de pa­de­ci­mien­tos men­ta­les. In­ves­ti­ga­mos en de­ta­lle so­bre es­ta reali­dad y te con­ta­mos so­bre las me­jo­res ma­ne­ras pa­ra man­te­ner­te a sal­vo.

SE LLA­MA EL GRAN IMITADOR

POR UNA BUE­NA RA­ZÓN. La en­fer­me­dad de Lyme pue­de da­ñar los ner­vios y te­ji­dos de to­do tu cuer­po, pro­vo­car dolores y ma­les­ta­res idén­ti­cos a una va­rie­dad de otros pa­de­ci­mien­tos, des­de mi­gra­ñas has­ta una gri­pe, o in­clu­so ar­tri­tis. Mien­tras la in­fec­ción arra­sa con el mun­do (los ca­sos han au­men­ta­do en 115% des­de el año 2000), tam­bién es­tá imi­tan­do otra co­sa: ma­les men­ta­les que cam­bian tu vi­da.

Es difícil creer que un pe­que­ño in­sec­to pue­de in­ci­tar ata­ques de pá­ni­co,

dè­ja vu, des­orien­ta­ción, ma­reos y pér­di­da de me­mo­ria; una co­lec­ción de sín­to­mas que los ex­per­tos aho­ra de­fi­nie­ron co­mo neu­ro-lyme. Por ra­zo­nes des­co­no­ci­das, es­to afec­ta más a las mu­je­res que a los hom­bres, con pa­cien­tes que, por lo ge­ne­ral, lo pa­de­cen du­ran­te años. En mu­chas oca­sio­nes son diag­nos­ti­ca­dos por error y tra­ta­dos co­mo des­ór­de­nes psi­quiá­tri­cos: de­pre­sión, an­sie­dad, bi­po­la­ri­dad y es­qui­zo­fre­nia, cuan­do en reali­dad un tra­ta­mien­to de an­ti­bió­ti­cos des­de el ini­cio pu­do ha­ber si­do la cu­ra.

Mien­tras más aten­ción re­ci­ba la en­fer­me­dad de Lyme, más in­fec­cio­nes se­rán de­tec­ta­das en sus pri­me­ras eta­pas, y me­nos mu­je­res se­rán tra­ta­das equi­vo­ca­da­men­te por cam­bios de hu­mor. En años re­cien­tes, ce­le­bri­da­des co­mo Be­lla Ha­did, Ally Hil­fi­ger y Avril La­vig­ne han he­cho pú­bli­cas sus ba­ta­llas con la en­fer­me­dad de Lyme, y ese es un gran co­mien­zo. Aquí, dos lec­to­ras de Cos­mo se unen al equi­po pa­ra al­zar la voz, y com­par­ten qué se sien­te que te di­gan que tie­nes un pa­de­ci­mien­to men­tal cuan­do su­fres de to­do me­nos eso, y los ex­per­tos nos ex­pli­can có­mo ca­da mu­jer pue­de to­mar pa­sos cru­cia­les con el ob­je­ti­vo de ven­cer a es­te mal de­vas­ta­dor.

“SEN­TI­MIEN­TOS DE DISOCIACIÓN DE TU CUER­PO Y MEN­TE SON UN SÍN­TO­MA CO­MÚN DE ES­TE PA­DE­CI­MIEN­TO”, SOS­TIE­NE EL DOC­TOR GALLAND.

En el ve­rano, an­tes de en­trar a la uni­ver­si­dad, Fer­nan­da, en ese en­ton­ces de 19 años, co­men­zó a sen­tir­se un po­co en­fer­ma. Tu­vo fie­bre y sen­tía el cuer­po pe­sa­do y can­sa­do. Su mé­di­co pen­só en la pro­ba­bi­li­dad de que la en­fer­me­dad fue­ra bac­te­ria­na y le re­ce­tó an­ti­bió­ti­cos. Ayu­da­ron, y se sin­tió me­jor. Me­ses des­pués, se des­per­tó con un gran do­lor en la es­pal­da y re­gre­só a la clí­ni­ca. “A par­tir de ese en­ton­ces”, di­ce, “te­nía cons­tan­tes dolores con va­rias in­ten­si­da­des por to­do mi cuer­po”.

To­mó re­la­jan­tes mus­cu­la­res y anal­gé­si­cos du­ran­te un año an­tes de de­jar­los. Su es­pal­da me­jo­ró, pe­ro des­pués vi­nie­ron los cam­bios de hu­mor. “De re­pen­te me sen­tía enoja­dí­si­ma y no po­día pen­sar bien”, cuen­ta. “Sen­tía co­mo si mis des­te­llos de odio, irri­ta­bi­li­dad y an­sie­dad no fue­ran ‘míos’, co­mo si vie­ra las co­sas pa­sar sin te­ner un con­trol real so­bre ellas o so­bre mí”.

“Lo que co­men­zó co­mo una gri­pe se con­vir­tió en pér­di­da de me­mo­ria e in­clu­so al­go peor”.

–FER­NAN­DA, 25

Al­gu­nos días se que­da­ba in­mo­vi­li­za­da en su au­to por ho­ras. En otros mo­men­tos su­fría de de­pre­sión in­ten­sa, in­som­nio agudo, in­sul­tos in­vo­lun­ta­rios y pér­di­da de me­mo­ria.

Fer­nan­da de­jó la uni­ver­si­dad, se que­dó en ca­sa y co­men­zó a ver a un doc­tor que la diag­nos­ti­có con fi­bro­mial­gia. Re­gu­lar­men­te la exa­mi­na­ban por la en­fer­me­dad de Lyme usan­do prue­bas es­tán­da­res de san­gre. En ca­da una dio ne­ga­ti­vo…, mien­tras Fer­nan­da em­peo­ra­ba y em­peo­ra­ba. Fi­nal­men­te, en el ve­rano de 2015, aun­que no po­día re­cor­dar si al­gu­na vez la ha­bía pi­ca­do una ga­rra­pa­ta, pagó 200 dó­la­res pa­ra en­viar sus prue­bas de san­gre a Ige­nex, un la­bo­ra­to­rio en EE.UU. que se es­pe­cia­li­za en rea­li­zar prue­bas pa­ra de­tec­tar en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por ga­rra­pa­tas. Pe­ro es­ta vez, los re­sul­ta­dos fue­ron po­si­ti­vos.

Hoy, Fer­nan­da es­tá ca­si li­bre de sín­to­mas. Las vi­si­tas a su doc­tor son ca­da vez más es­po­rá­di­cas, ca­da tres me­ses

“AL ME­NOS LA MI­TAD DE LOS PA­CIEN­TES NUN­CA DE­TEC­TA­RON UNA MOR­DI­DA”, AFIR­MA LA NEU­RÓ­LO­GA ES­PE­CIA­LIS­TA, LA DRA. ELE­NA FRID, UNA CON­SE­JE­RA DEL PRO­JECT LYME. PE­RO SI LO CONTRAES ES CA­SI 100% PRO­BA­BLE QUE FUIS­TE MOR­DI­DA (SU CON­SE­JO: CUAN­DO TEN­GAS DU­DAS ES ME­JOR REA­LI­ZAR LAS PRUE­BAS PA­RA DESCARTARLA). MIEN­TRAS MÁS TIEM­PO PA­SE SIN SER DIAG­NOS­TI­CA­DO, EM­PEO­RA MÁS. “ESO LE DA TIEM­PO A LA BAC­TE­RIA DE ESPARCIRSE Y HA­CER­SE MÁS RE­SIS­TEN­TE A SU DES­TRUC­CIÓN”, DI­CE HOLLY AHEM, PHD, MICROBIÓLOGA DEL PRO­JECT LYME. LA CDC DI­CE QUE UN PA­CIEN­TE DE­BE TE­NER UNA IRRI­TA­CIÓN AL­RE­DE­DOR DE LA MOR­DI­DA PA­RA SER DIAG­NOS­TI­CA­DO CO­MO EN­FER­ME­DAD DE LYME. PE­RO DE ACUER­DO CON LA DRA. FRID, SO­LO 20% DE LOS IN­FEC­TA­DOS DESA­RRO­LLAN UNA REAC­CIÓN. “Los doc­to­res me re­ce­ta­ron an­ti­psi­có­ti­cos y me acu­sa­ron de que­rer lla­mar la aten­ción”. –JO­CELYN, 23

re­gre­sa pa­ra re­ajus­tar su tra­ta­mien­to, el que aho­ra con­sis­te de tres an­ti­bió­ti­cos y un an­ti­pa­ra­si­ta­rio. Su ob­je­ti­vo: de­jar de to­mar cual­quier ti­po de me­di­ca­men­tos por com­ple­to. To­do co­men­zó cuan­do te­nía 17. La usual­men­te fe­liz Jo­celyn em­pe­zó a te­ner pen­sa­mien­tos sui­ci­das. Sus pa­dres la lle­va­ron de in­me­dia­to a la clí­ni­ca, don­de fue in­ter­na­da y diag­nos­ti­ca­da con de­pre­sión y an­sie­dad. En el trans­cur­so de los si­guien­tes cin­co años pa­só por seis tra­ta­mien­tos psi­quiá­tri­cos. Le pres­cri­bie­ron un cóc­tel de an­ti­de­pre­si­vos y an­ti­psi­có­ti­cos. “Pro­bé po­co más de 30 re­me­dios… y to­dos fa­lla­ron”, cuen­ta.

Cuan­do te­nía 21 fue hos­pi­ta­li­za­da de nue­vo y la con­ven­cie­ron de so­me­ter­se a te­ra­pia elec­tro­con­vul­si­va, don­de las co­rrien­tes eléc­tri­cas des­en­ca­de­nan pe­que­ños ata­ques pa­ra cam­biar la quí­mi­ca del ce­re­bro y cu­rar pa­de­ci­mien­tos men­ta­les. Can­sa­da de los tra­ta­mien­tos fa­lli­dos, Jo­celyn se con­ven­ció de que su pro­ble­ma iba mu­cho más allá de la de­pre­sión.

Cam­bió a sus mé­di­cos de plan­ta por uno que re­sul­tó ser un es­pe­cia­lis­ta en la en­fer­me­dad de Lyme. Cuan­do co­men­zó a en­lis­tar sus sín­to­mas (con­fu­sio­nes, do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes, hor­mi­gueo en los múscu­los, pal­pi­ta­cio­nes car­día­cas), su mé­di­co so­lo es­cu­chó. Fue un gran ali­vio pa­ra Jo­celyn. “Otros doc­to­res no en­ten­die­ron por qué no ha­bía res­pon­di­do al tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co”, re­cuer­da. “Me eti­que­ta­ron co­mo exa­ge­ra­da y co­mo si

tu­vie­ra un tras­torno de per­so­na­li­dad. Me de­cían que so­lo lo es­ta­ba ha­cien­do pa­ra lla­mar la aten­ción”.

El nue­vo doc­tor de Jo­celyn reali­zó al­re­de­dor de 20 prue­bas de san­gre. Los re­sul­ta­dos: ella ha­bía ad­qui­ri­do la en­fer­me­dad de Lyme. Vi­si­tó a un se­gun­do es­pe­cia­lis­ta pa­ra ob­te­ner una con­fir­ma­ción. Con ba­se en su his­to­ria, sus doc­to­res creen que se in­fec­tó en­tre los 13 y los 17 años.

Sin an­ti­de­pre­si­vos y an­ti­psi­có­ti­cos, aho­ra ella to­ma una com­bi­na­ción de an­ti­bió­ti­cos, y po­co a po­co sus cam­bios re­pen­ti­nos y pen­sa­mien­tos sui­ci­das han dis­mi­nui­do. “Va­lió la pe­na bus­car una so­lu­ción por mi pro­pia cuen­ta”, afir­ma. “Al fin me sien­to ali­via­da des­pués de ha­ber lu­cha­do du­ran­te tan­to tiem­po”.

“EL PRO­BLE­MA PA­RA DIAG­NOS­TI­CAR LA EN­FER­ME­DAD DE LYME TIE­NE DOS CARAS: MU­CHOS DOC­TO­RES NO PIEN­SAN EN ELLA AL DAR UNA EVA­LUA­CIÓN, Y EL TÍ­PI­CO EXA­MEN SAN­GUÍ­NEO ES, RA­RA VEZ, CONCLUSIVO”, DE­CLA­RA EL DR. GALLAND, POR­QUE MI­DE LOS ANTICUERPOS EN VEZ DE LA BAC­TE­RIA LYME.

PRE­PA­RA TU PLAN DE PRO­TEC­CIÓN AN­TES DE CUAL­QUIER VIA­JE A LA NA­TU­RA­LE­ZA.

ASE­GÚ­RA­TE DE SO­LO TRAER RE­CUER­DOS DE FE­LI­CI­DAD DE ESOS DÍAS AL AI­RE LI­BRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.