3pm un mar­tes en la tar­de, y es­toy sen­ta­da fren­te a la re­cep­ción de Ca­mi­la la ofi­ci­na del Ca­be­llo. pu­bli­cis­ta de

Cosmopolitan (Chile) - - Mujer Que Amamos -

Ca­be­llo se en­cuen­tra en un alo­ca­do tour de pro­mo­ción en Lon­dres y es­tá atra­sa­da. Pe­ro esas cosas pa­san. Du­ran­te las úl­ti­mas 72 ho­ras, la can­tan­te hi­zo una se­sión pa­ra

Cosmopolitan, una en­tre­vis­ta con Nick Grims­haw pa­ra Ra­dio 1, una per­for­man­ce en Dan­cing on Ice, otra se­sión de street sty­le afue­ra de es­ta ofi­ci­na y al me­nos seis en­tre­vis­tas pa­ra dis­tin­tos ca­na­les de TV.

Diez mi­nu­tos des­pués, apa­re­ce una per­so­na de su equi­po. “Ca­mi­la es­tá lis­ta pa­ra ti”, son­ríe. En­tro a una de las salas de reunión y una enor­me me­sa cru­za la ha­bi­ta­ción. Es el ti­po de es­ce­na­rios don­de una es­pe­ra en­con­trar a Do­nald Trump sen­ta­do en la ca­be­ce­ra, no a una mu­ñe­qui­ta a la que le caen unos me­cho­nes en la ca­ra.

Una mu­jer ma­yor se sien­ta con ac­ti­tud pro­tec­to­ra a su la­do, mien­tras que la jo­ven es­tu­dia una re­vis­ta y ca­da tan­to do­bla las es­qui­nas de las pá­gi­nas. Esa es Ca­mi­la Ca­be­llo, la es­tre­lla pop más gran­de del mo­men­to, acom­pa­ña­da por la que re­sul­ta ser su ma­má.

“Hola”, me sa­lu­da mien­tras su ma­dre son­ríe y lue­go si­len­cio­sa­men­te es­ca­pa. Ella me con­fie­sa que es­tá can­sa­da. Le res­pon­do que yo tam­bién lo es­toy, de­bi­do a mi vue­lo des­de Los Án­ge­les la no­che an­te­rior. Am­bas sol­ta­mos una car­ca­ja­da. “So­lo es­toy bus­can­do out­fits que me gus­ten”, son­ríe, mien­tras con­ti­núa mi­ran­do la re­vis­ta.

Po­cos mú­si­cos jó­ve­nes pue­den com­pe­tir con la tra­yec­to­ria de Ca­be­llo. Ella es la quin­cea­ñe­ra que en­con­tró la fa­ma en The X

Fac­tor (EE.UU.) al ser enviada a una ban­da crea­da por Si­mon Co­well. Ese gru­po era

Fifth Har­mony, uno de los más exi­to­sos de los úl­ti­mos seis años. Tu­vie­ron dos ál­bu­mes en los top 10, múl­ti­ples tours ago­ta­dos y, cuan­do es­ta­ban en lo al­to de su fa­ma, Ca­be­llo se fue, así co­mo si na­da. Sus ex com­pa­ñe­ras de ban­da di­je­ron que se sen­tían “he­ri­das y con­fun­di­das”, e in­si­nua­ron al­go de ren­cor cuan­do em­pu­ja­ron del es­ce­na­rio a una mu­ñe­ca pa­re­ci­da a Ca­mi­la en los MTV VMA del año pa­sa­do (y en mar­zo anun­cia­ron que se da­rían una pau­sa). Pe­ro en el fon­do, Ca­be­llo se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra re­ve­lar su ma­te­rial en so­li­ta­rio al mun­do.

En agos­to, hi­zo exac­ta­men­te eso.

Ha­va­na, un sin­gle pop con in­fluen­cias la­ti­nas, que ce­le­bra la ciu­dad don­de na­ció, ha so­na­do en las ra­dios de to­do el mun­do y ha al­can­za­do el nú­me­ro uno en 22 paí­ses, in­clu­yen­do Es­ta­dos Uni­dos y Reino Unido, don­de per­ma­ne­ció cin­co se­ma­nas en el lu­gar. Su ál­bum, Ca­mi­la, en­ca­be­zó el ran­king de itu­nes en 99 paí­ses en enero.

In­clu­so ago­tó las en­tra­das de su tour mun­dial en tan so­lo un día. “Nun­ca me sien­to có­mo­da. No im­por­ta lo que me di­gan los de­más, yo sé que ne­ce­si­to más que so­lo un buen ál­bum pa­ra te­ner una ca­rre­ra” , di­ce. “In­clu­so cuan­do al­guien me co­men­ta que las es­ta­dís­ti­cas y los nú­me­ros son in­creí­bles, me re­cuer­do a mí mis­ma que de­bo man­te­ner­los por 15 años, co­mo lo hi­cie­ron an­tes los gran­des ar­tis­tas… Es por eso que ad­mi­ro a gen­te co­mo Prin­ce y Ma­don­na, por­que es co­mo si me di­je­ran: “Ca­ri­ño, tie­nes mu­cho por ha­cer an­tes de de­jar de apren­der y cre­cer”. Y agre­ga: “Nun­ca de­jes que se te suba a la ca­be­za y siem­pre re­cuér­da­te a ti mis­ma cuán­to ne­ce­si­tas pa­ra ser me­jor”.

Con con­ver­sa­cio­nes co­mo esa, es fá­cil ol­vi­dar que Ca­be­llo tie­ne so­lo 21 años y que aún vi­ve con sus pa­dres en Miami. Pe­ro no se pue­de du­dar de su ma­du­rez, de­bi­do a que ha tra­ba­ja­do só­li­da­men­te en la in­dus­tria mu­si­cal des­de los 15, cuan­do au­di­cio­nó pa­ra The X Fac­tor. “Mu­chas de las ha­bi­li­da­des que tu­ve que apren­der a los 15 las si­go apli­can­do aho­ra. Se­ría mu­cho peor si nun­ca las hu­bie­ra sa­bi­do. Me en­se­ña­ron a usar la pre­sión a mi be­ne­fi­cio”, ex­pli­ca.

“Es por eso que aho­ra me sien­to bien en si­tua­cio­nes de es­trés, don­de flo­tas o te hun­des. Tu­ve que tra­ba­jar muy du­ro en The X Fac­tor”.

Ella no siem­pre qui­so ser can­tan­te.

Mien­tras cre­cía en Cu­ba y lue­go en el país na­ti­vo de su papá, Mé­xi­co, era un ni­ña tí­mi­da e in­tro­ver­ti­da. Su fa­mi­lia emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos y se es­ta­ble­ció en Miami cuan­do te­nía sie­te años. “La mú­si­ca siem­pre ha si­do mi hobby, pe­ro nun­ca lo hi­ce pú­bli­co. Me da­ban ga­nas de llorar si mi fa­mi­lia me pe­día que can­ta­ra o cuan­do la gen­te me can­ta

Cum­plea­ños Fe­liz, por­que en­tró en pá­ni­co si re­ci­bo mu­cha aten­ción. In­clu­so, cuan­do es­toy dan­do una en­tre­vis­ta, si hay ocho per­so­nas en la pie­za me da an­sie­dad. Son co­mo dos par­tes to­tal­men­te di­fe­ren­tes de mí”.

Fue una sor­pre­sa pa­ra su fa­mi­lia cuan­do anun­ció que de re­ga­lo pa­ra sus 15 años, que­ría au­di­cio­nar pa­ra

The X Fac­tor. “Nun­ca tu­ve una fies­ta de cum­plea­ños, y no creo que qui­sie­ra una. Por el con­tra­rio, que­ría que me lle­va­ran a The X Fac­tor y ha­bía una au­di­ción en Ca­ro­li­na del Nor­te”. Sus pa­dres acep­ta­ron y car­ga­ron el au­to, su abue­la se su­mó pa­ra acom­pa­ñar­los en el via­je de 13 ho­ras. “Nos fui­mos to­dos jun­tos en un au­to pe­que­ño”. Ca­be­llo no lo­gró pa­sar la eta­pa de Boot Camp, pe­ro des­pués la lla­mó Si­mon Co­well y los otros jue­ces pa­ra for­mar Fifth Har­mony jun­to a Ally Broo­ke, Nor­ma­ni Kor­dei, Di­nah Ja­ne y Lau­ren Jau­re­gui.

“Hi­ci­mos tan­tas cosas jun­tas y pa­sa­mos por una de las ex­pe­rien­cias más re­ve… re­ve… ¡Re­ve­la­do­ras! ¡Per­dón, no he dor­mi­do co­mo en dos se­ma­nas! Fui ex­pues­ta a tra­ba­jar, lo cual era mi sue­ño”. Pe­ro fue­ron unos cin­co años in­ten­sos, de tours in­ter­mi­na­bles en malls pa­ra em­pe­zar. “So­lo re­cuer­do que te­nía ac­né”, di­ce Ca­be­llo. “Un ac­né ho­rri­ble. Eso es so­lo lo que me acuer­do…”.

La for­ma en que to­do ter­mi­nó es un te­ma com­pli­ca­do pa­ra la ar­tis­ta. Es la úni­ca vez que se cie­rra du­ran­te la en­tre­vis­ta, y me di­je­ron de an­te­mano que a ella no le gus­ta ha­blar al res­pec­to. Pe­ro lo que es­tá cla­ro es que Ca­mi­la se sen­tía aho­ga­da en el gru­po y por eso em­pe­zó a es­cri­bir can­cio­nes en so­li­ta­rio des­de muy tem­prano. “Co­men­cé cuan­do te­nía 16 años”, di­ce. “La mis­ma épo­ca en que me gus­ta­ba un ti­po, que tam­bién se sen­tía atraí­do por mí. Cuan­do nos íba­mos de gi­ra o en los días li­bres, me sen­ta­ba en el ho­tel a es­cri­bir en mi compu­tador”. ¿De qué es­cri­bía? “So­bre mi pri­mer po­lo­lo, mi pri­mer be­so, mi pri­me­ra ci­ta… Te­nía un mon­tón de can­cio­nes y yo que­ría ex­pre­sar­me com­ple­ta­men­te”.

Es por eso que ir­se sola y es­tar a car­go de su ca­rre­ra fue in­creí­ble­men­te li­be­ra­dor. ¿Se sin­tió co­mo qui­tar­se un pe­so de en­ci­ma? “Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te”, ase­gu­ra. “Y to­da­vía se sien­te muy bien… Me en­can­ta to­mar de­ci­sio­nes, por­que el pro­duc­to era al­go que me re­pre­sen­ta­ba to­tal­men­te. Es co­mo ha­cer­te tu pro­pio ca­fé o desa­yuno. Sa­be me­jor que el de un res­tau­ran­te, por­que es tu­yo y tú lo hi­cis­te. Así es co­mo lo sen­tí yo”.

Cuan­do re­nun­ció a la ban­da, se to­mó sus pri­me­ras va­ca­cio­nes en cin­co años y se fue una se­ma­na a Can­cún. Pe­ro no pa­só mu­cho ra­to y ya sin­tió que se es­ta­ba bo­rran­do de la es­ce­na. Co­mo re­sul­ta­do, es muy es­tric­ta con su agen­da es­tos días, aun­que cla­ra­men­te se ve can­sa­da por los via­jes de su tour.

“La úni­ca co­sa di­fí­cil (de ser so­lis­ta) fue que en un mo­men­to no tu­ve vi­da, por­que siem­pre es­ta­ba tra­ba­jan­do”, cuen­ta. “Ne­ce­si­ta­ba un equi­li­brio. No po­día se­guir vi­vien­do apu­ra­da y sin tiem­po. Des­pués de unos me­ses sen­tí que es­to no me es­ta­ba ha­cien­do bien. El tra­ba­jo de-

“Yo sé que ne­ce­si­to más que so­lo un buen ál­bum pa­ra te­ner una ca­rre­ra”.

“Veo mu­chas pe­lí­cu­las, co­mo

Harry Pot­ter. Es lo que más me gus­ta ha­cer. Me en­can­ta es­tar en

mi ho­gar con mi fa­mi­lia”.

be­ría me­jo­rar si es me­nos in­ten­so. Al­gu­nas ve­ces, cuan­do las cosas son co­mo…”, in­ha­la pro­fun­da­men­te pa­ra de­mos­trar­lo. “Si no tie­nes un se­gun­do pa­ra ob­te­ner otra per­sepc­ti­va, em­pie­zas a ver las cosas de una for­ma en la que no son”.

Otro pun­to con el que Ca­be­llo tu­vo que li­diar fue con pa­de­cer TOC (Tras­torno Ob­se­si­vo Com­pul­si­vo). Ella ha di­cho que en un pun­to se des­per­ta­ba con “el co­ra­zón sú­per ace­le­ra­do y con pen­sa­mien­tos real­men­te ne­ga­ti­vos y da­ñi­nos”.

Hoy día, ad­mi­te, “el TOC es ra­ro. Aho­ra me río de eso. To­dos lle­van el es­trés de di­fe­ren­te ma­ne­ra. Y en mi ca­so, si real­men­te me sien­to preo­cu­pa­da por al­go, em­pie­zo a te­ner los mis­mos pen­sa­mien­tos una y otra vez, y no im­por­ta cuán­tas ve­ces lle­gue a una so­lu­ción, creo que al­go muy ma­lo va a pa­sar si de­jo de pen­sar en ello. No sa­bía lo que era y cuan­do lo des­cu­brí, apren­dí a ale­jar­me de eso y eso me hi­zo mu­cho me­jor. Aho­ra es­toy más con­tro­la­da, has­ta el pun­to en que di­go: ‘¡Ah! Ok, es­to es so­la­men­te mi TOC’. Cuan­do le pre­gun­to al­go a mi ma­má por cuar­ta vez, me di­ce: ‘Eso es TOC. De­bes de­jar­lo ir’”.

La ar­tis­ta ha apren­di­do téc­ni­cas pa­ra li­diar con ello. “No tie­nes que ali­men­tar­lo, hay que pen­sar en al­go más. Es co­mo cuan­do te ras­cas. De­bes ha­cer otra cosas pa­ra no fo­men­tar la pi­ca­zón”.

Al tra­ba­jar en la in­dus­tria de la mú­si­ca, hay una co­sa que le preo­cu­pa: es­tre­sar­se al má­xi­mo. “Me car­ga lle­gar a ese pun­to”, di­ce. “No quie­ro que es­to se trans­for­me en una fuen­te de do­lor. Se­ría un cri­men pa­ra mí, por­que es­to es lo que más amo en el mun­do. Por eso in­ten­to ser sú­per cui­da­do­sa. Ca­da vez que sien­to que lle­ga­ré a ese pun­to, pien­so: ‘Es bueno dar a co­no­cer al­gu­nas cosas, o dar­me al­gu­nos días li­bres, pe­ro hay que ha­cer­lo’. Cuan­do es­tás es­tre­sa­da, so­lo quie­res que pa­se rá­pi­do, pe­ro si es al­go que te en­can­ta, nun­ca quie­res lle­gar a ese pun­to”.

El lu­gar que Ca­be­llo eli­ge pa­ra re­la­jar­se es su ca­sa en Miami. “Ho­nes­ta­men­te, veo mu­chas pe­lí­cu­las, co­mo Harry

Pot­ter. Es lo que más me gus­ta ha­cer. Me en­can­ta es­tar en mi ho­gar con mi fa­mi­lia. En mi pie­za, sola. Lo amo. Es lo me­jor”, afir­ma.

“Pa­sé mu­cho tiem­po pen­san­do que si me da­ba tiem­po pa­ra mí, no es­ta­ba tra­ba­jan­do lo su­fi­cien­te. Aho­ra es com­ple­ta­men­te lo opues­to. Ne­ce­si­to te­ner tiem­po pa­ra ser crea­ti­va y ge­ne­rar ideas y ex­pe­rien­cias que me sir­van pa­ra cre­cer y pa­ra es­cri­bir can­cio­nes y con­ver­tir­las en ar­te. Y no so­lo por mi ca­rre­ra, sino por mí mis­ma”.

Es­tar le­jos de su ca­sa ha si­do lo más di­fí­cil

pa­ra Ca­be­llo. “Aún es di­fí­cil”, sus­pi­ra. “La par­te más du­ra es no es­tar cer­ca de mi fa­mi­lia. Por eso no quie­ro mu­dar­me Los Án­ge­les, no quie­ro apar­tar­me de ellos”. Por eso, cuan­do via­ja, su ma­má la acom­pa­ña. “Es real­men­te lin­do”, di­ce. “Es mi me­jor ami­ga. Mi otra mi­tad. Hay al­go acer­ca de es­tar con la ma­má. Te sien­tes co­mo una ni­ña. A tu fa­mi­lia no le im­por­ta si te equi­vo­cas, o te caes, o si tu can­ción no fun­cio­na. Te aman sin im­por­tar lo que pa­se y eso es lo re­le­van­te pa­ra mí”. Otra per­so­na con la que Ca­be­llo pa­sa mu­cho tiem­po es Tay­lor Swift. Se co­no­cie­ron ha­ce cua­tro años en los

MTV VMA. “Sí”, di­ce son­rien­do. “Me en­can­ta. Siem­pre hablamos so­bre hom­bres. Ella ama el amor, y nos gus­ta con­ver­sar so­bre eso. Es di­ver­ti­do de­jar­se lle­var ha­blan­do y so­ñan­do”. Res­pec­to de si hay un hom­bre en su vi­da en es­te mo­men­to, Ca­be­llo pre­fie­re no re­fe­rir­se. Pe­ro re­cien­te­men­te fue fo­to­gra­fia­da jun­to al bri­tá­ni­co coach de ci­tas y ex­per­to en re­la­cio­nes de Cosmopolitan

Matt­hew Hus­sey en una pla­ya en Ca­bo San Lu­cas, Mé­xi­co.

El pu­bli­cis­ta de Ca­mi­la Ca­be­llo en­tra a la ofi­ci­na y nos di­ce que te­ne­mos que mo­ver­nos a otro lu­gar, por­que van a ocu­par es­te es­pa­cio. Cuan­do nos ins­ta­la­mos en la ha­bi­ta­ción de al la­do, me doy cuen­ta de que las dos úl­ti­mas se­ma­nas es­tán cau­san­do es­tra­gos y la can­tan­te lu­ce frá­gil.

¿Có­mo li­dia con el jetlag? “Tan so­lo si­go”, con­fie­sa. “Con adre­na­li­na y tam­bién felicidad. Tie­nes que man­te­ner­te con­ten­ta, por­que así te sien­tes me­nos can­sa­da”.

Aún así es di­fí­cil. “No ten­go mu­cho tiem­po, por­que siem­pre es­toy tra­ba­jan­do. Y tam­bién mo­ver­se por dis­tin­tos lu­ga­res pue­de ser so­li­ta­rio”. En­ton­ces, ¿es tra­ba­jó­li­ca? “Sí”, ase­gu­ra. “Pe­ro desea­ría te­ner más tiem­po pa­ra ha­cer to­do lo que quie­ro. Sien­to que soy una drea­maho­lic. Siem­pre de­bo ha­cer cosas nue­vas, co­mo una can­ción, te­ner en men­te ideas pa­ra un ál­bum o video”. ¿Se con­si­de­ra una mu­jer de ne­go­cios? “Es­to es lo que su­ce­de”, di­ce. “No so­por­to la pa­la­bra ‘di­ne­ro’. Sim­ple­men­te no…”. Ha­ce una pau­sa y pien­sa an­tes de agre­gar: “Mi peor mie­do es gra­bar un ál­bum so­lo pa­ra ven­der mu­cho o ser sú­per exi­to­sa. No quie­ro ser una per­so­na que gra­ba can­cio­nes en el es­tu­dio di­cien­do ‘es­to les va a en­can­tar a las ra­dios’ o ‘va­mos a ser mi­llo­na­rios des­pués de es­ta can­ción’. Es de­ma­sia­do incómodo pa­ra mí, por­que la mú­si­ca no es un ne­go­cio, es mi vi­da. So­lo ne­ce­si­to lo su­fi­cien­te pa­ra que mi fa­mi­lia y yo es­te­mos có­mo­dos, y ha si­do una enor­me ben­di­ción ha­cer­lo por ellos”.

Y con eso se aca­ba nues­tro tiem­po, Ca­mi­la Ca­be­llo de­be ha­cer otra en­tre­vis­ta. “Des­can­sa”, me di­ce mien­tras me des­pi­do. “Tú tam­bién”, le con­tes­to. “Ok”, res­pon­de. De­trás de la puer­ta es un caos. Otra pe­rio­dis­ta es­tá es­pe­ran­do su turno, jun­to con un enor­me equi­po de gra­ba­ción. Me da la im­pre­sión de que la ar­tis­ta no va a dar­se un des­can­so en mu­cho tiem­po. Su ál­bum Ca­mi­la ya es­tá a la ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.