¿IN­FLUEN­CER? EL SE­CRE­TO DEL ÉXI­TO DE CHIA­RA FE­RRAG­NI.

Cosmopolitan (Chile) - - Septiembre - Por Ade­lai­de Ba­ri­goz­zi

DE­TRÁS DEL ÉXI­TO DE LA IN­FLUEN­CER MÁS FA­MO­SA DEL MUN­DO HAY UN PLAN DE MAR­KE­TING PRE­CI­SO. QUIEN LO IDEÓ FUE RIC­CAR­DO POZZOLI, SU EX POLOLO Y SO­CIO, A QUIEN LE PE­DI­MOS SUS ME­JO­RES CON­SE­JOS PA­RA PO­DER CONVERTIRTE EN LA PRÓ­XI­MA ES­TRE­LLA DE LA WEB.

¿Has so­ña­do con ser la in­fluen­cer de mo­da más im­por­tan­te del mun­do, usar unos 10 out­fit al día, lan­zar una co­lec­ción cáp­su­la en tu mar­ca fa­vo­ri­ta con tu nom­bre y te­ner mi­llo­nes de se­gui­do­res? Es cier­to, hay so­lo una Chia­ra Fe­rrag­ni. Pe­ro si es­tás de­ter­mi­na­da pa­ra lo­grar el éxi­to y te mue­ves en el mo­men­to jus­to, to­do es po­si­ble. Quien lo di­ce no es una per­so­na cual­quie­ra, sino que su ex pololo, es de­cir, Ric­car­do Pozzoli, la men­te es­tra­té­gi­ca y fi­nan­cie­ra de The

Blon­de Sa­lad, el blog que fun­dó jun­to a Chia­ra en 2009 y que la lle­vó al éxi­to. En esa épo­ca él te­nía 23 años y re­cién ha­bía sa­li­do de la uni­ver­si­dad y ha­cía una pa­san­tía de Mar­ke­ting en Chica­go. Ella, por otra par­te, era una bella chi­ca de Cre­mo­na, que ama­ba postear fotos de sus look en la ca­si des­apa­re­ci­da pla­ta­for­ma Flickr.

El amor ter­mi­nó, pe­ro no de­ja­ron de re­la­cio­nar­se: los dos per­ma­ne­cie­ron tra­ba­jan­do jun­tos has­ta unos me­ses atrás.

En el tiem­po, Pozzoli se ha con­ver­ti­do en un gu­rú pa­ra los em­pren­de­do­res di­gi­ta­les. Ha lan­za­do di­ver­sos star­tups (el úl­ti­mo es

Foor­ban, una pla­ta­for­ma de de­li­very de co­mi­da). Él tam­bién se ha tran­for­ma­do en un in­fluen­cer y es­cri­bió un li­bro lla­ma­do No

es un tra­ba­jo pa­ra vie­jos, don­de re­ve­la al­gu­nos se­cre­tos de su pro­fe­sión. En re­su­men, es el hom­bre ideal pa­ra pe­dir­le al­gu­nos con­se­jos. Cosmo se reunió con él en Los Án­ge­les, pa­ra que nos die­ra los me­jo­res tips pa­ra po­ner en prác­ti­ca, si quie­res convertirte en la nue­va Chia­ra Fe­rrag­ni.

Aga­rra el mo­men­to: Hoy tie­nes más po­si­bi­li­da­des

“Des­de que Chia­ra y yo re­cién em­pe­za­mos, las co­sas cier­ta­men­te han cam­bia­do, pe­ro al con­tra­rio de lo que mu­chos pien­san, se ha vuel­to más di­fí­cil ar­mar un ne­go­cio co­mo in­fluen­cer”, men­cio­na Pozzoli. “En el 2009 so­lo ha­bía 10 blogs en el mun­do y fue rá­pi­do sur­gir, pe­ro pa­ra te­ner éxi­to tu­vi­mos que edu­car al mun­do de la mo­da, que en ese tiem­po ig­no­ra­ba lo di­gi­tal. Mien­tras Chia­ra re­la­ta­ba su día y subía sus looks al blog, yo ha­bla­ba con las em­pre­sas. Y esa era mi mi­sión im­po­si­ble. Al prin­ci­pio lo má­xi­mo que con­se­guía­mos era que nos in­vi­ta­ran a des­fi­les, pe­ro des­pués los blog­gers se vol­vie­ron más in­tere­san­tes y las mar­cas co­men­za­ron a in­ver­tir”. “Aun­que gra­cias a no­so­tros el mer­ca­do se ha abier­to y hoy te ofre­cen más opor­tu­ni­da­des pa­ra vi­vir de es­to, pe­ro siem­pre tie­nes que ser la nú­me­ro uno, por­que hay mu­cha com­pe­ten­cia”, ad­vier­te el ex­per­to. “Es­te cam­bio cul­tu­ral te de­be con­ta­giar a ti tam­bién: de­bes creer en es­to, por­que pue­des ha­cer­lo. Des­haz­te de la idea de que de­bes ser una hi­ja de pa­pá pa­ra lo­grar­lo”.

Hoy dis­po­nes de mu­chos ca­na­les pa­ra jun­tar el di­ne­ro que ne­ce­si­tas pa­ra em­pe­zar, des­de in­cu­ba­do­ras de star­tups has­ta in­ver­sio­nis­tas de ca­pi­tal de ries­go que eli­mi­nan las con­je­tu­ras y creen en ideas co­mo la tu­ya. ¡Arriés­ga­te!

Usa las re­des co­mo un me­dio, no co­mo un fin

Des­ta­car hoy es ca­da vez más im­por­tan­te, si deseas mar­car la di­fe­ren­cia en la mul­ti­tud de in­fluen­cers. Al­go muy di­fí­cil. “Re­co­mien­do no em­pren­der con un blog o red so­cial co­mo úni­ca fuen­te de in­gre­so: es mu­cho más in­tere­san­te si lo usas pa­ra am­pli­fi­car otra ac­ti­vi­dad. Si lo ha­ces, te su­ma­rá más se­gui­do­res, por­que te da­rá una his­to­ria más com­ple­ta”, di­ce Pozzoli.

En otras pa­la­bras, uti­li­zar las pla­ta­for­mas web pa­ra dar a co­no­cer tus ha­bi­li­da­des, in­tere­ses o un ne­go­cio que ya tie­nes, te ayu­da­rá a for­mar una co­mu­ni­dad de se­gui­do­res y te ha­rá no­tar co­mo una mar­ca.

Si­gue la re­gla de 2 arri­ba de 3

“Con Chia­ra siem­pre he­mos se­gui­do un prin­ci­pio muy sim­ple: no so­bre­ven­der­se, pe­ro sa­ber co­mo ven­der­se”, ex­pli­ca el em­pren­de­dor. “Es­to le ha sig­ni­fi­ca­do acep­tar so­lo el 10% de las pro­pues­tas que le han pre­sen­ta­do. Es cier­to, ha­bía­mos re­ci­bi­do tan­tas so­li­ci­tu­des que po­día­mos dar­nos el lu­jo de no acep­tar al­gu­nas.

Aun­que la ver­dad es que nos com­por­ta­mos así des­de el ini­cio”. ¿Cuál es el cri­te­rio de se­lec­ción que se de­be se­guir? “Acon­se­jo va­lo­rar las pro­pues­tas en ba­se a tres ele­men­tos: la mar­ca in­vo­lu­cra­da, el pro­duc­to y el pro­yec­to en sí. Si al me­nos dos de es­tos fac­to­res ofre­ce una pers­pec­ti­va óp­ti­ma, va­le la pe­na acep­tar. Por ejem­plo, la mar­ca pue­de no ser muy re­co­no­ci­da, pe­ro si el pro­yec­to es in­tere­san­te y pue­des crear una bue­na cam­pa­ña, pue­de ser una gran opor­tu­ni­dad.

Tam­bién hay quie­nes dan pre­fe­ren­cias al pre­su­pues­to: acep­tan cual­quier co­sa si hay di­ne­ro. No­so­tros nun­ca nos que­ja­mos por eso, y a lar­go pla­zo nues­tra elec­ción ha si­do re­com­pen­sa­da eco­nó­mi­ca­men­te. Por­que al fi­nal, creer en lo que en­tre­gas te da va­lor.

To­do es­tá en te­ner pa­cien­cia: in­clu­so si no ga­nas di­ne­ro de in­me­dia­to, en al­gún mo­men­to lle­ga. Y re­cuer­da que las gran­des com­pa­ñías son más po­pu­la­res que tú: a me­nos que seas Rihan­na, no te pa­ga­rán una su­ma es­tra­tos­fé­ri­ca”.

Pien­sa en gran­de y es­cri­be en in­glés

Think big: ese es el man­tra que de­bes te­ner en men­te, di­ce Ric­car­do Pozzoli. “Pa­ra no­so­tros los ita­lia­nos es di­fí­cil em­pren­der, por­que cree­mos erró­nea­men­te que pen­sar en gran­de es va­ni­do­so, pe­ro si real­men­te te man­tie­nes fir­me pue­des rea­li­zar co­sas in­creí­bles”, acon­se­ja el ex­per­to. “Hoy más que nun­ca es im­por­tan­te ser glo­bal, pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la tec­no­lo­gía sin fron­te­ras a la que te­ne­mos ac­ce­so. Por eso es ne­ce­sa­rio co­mu­ni­car­se en in­glés, pa­ra lle­gar a es­pa­cios más ac­ce­si­bles usan­do có­di­gos com­pren­si­bles pa­ra to­dos. Es­to tam­bién apli­ca en los post en Instagram: yo es­toy or­gu­llo­so de ser ita­liano, pe­ro en­tien­do que nues­tro idio­ma no es el más ha­bla­do en el mun­do”.

Más que es­tu­diar, de­bes… mo­ver­te

La uni­ver­si­dad te en­tre­ga las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias, es­pe­cial­men­te si es­tu­dias­te al­go re­la­cio­na­do con mar­ke­ting di­gi­tal o economía, pe­ro to­do de­pen­de del sec­tor en el que te quie­ras es­pe­cia­li­zar. “Una for­ma­ción más es­pe­cí­fi­ca en el cam­po don­de te vas a desa­rro­llar de se­gu­ro te ayu­da­rá, ya sea en mo­da, via­jes, gas­tro­no­mía u otro sec­tor don­de ten­gas más po­ten­cial. O si sim­ple­men­te quie­res ha­blar so­bre tu día, de­bes en­fo­car­te en la apa­rien­cia de tu blog”, aco­ta Pozzoli.

Haz por lo me­nos dos post al día

La fre­cuen­cia con la que ac­tua­li­zas tus re­des so­cia­les es fun­da­men­tal. “Una so­la fo­to en tu Instagram a la se­ma­na es muy po­co: tra­ta de postear al me­nos dos ve­ces al día. Chia­ra in­clu­so com­par­te has­ta 10 fotos y por al­go es­tá den­tro de las más top”, re­co­mien­da el ex­per­to. “Creer en lo que en­tre­gas te da va­lor. La cla­ve es­tá en te­ner pa­cien­cia: in­clu­so si no ga­nas di­ne­ro de in­me­dia­to, en al­gún mo­men­to

lle­ga”.

Otro pun­to fuer­te: pon la má­xi­ma aten­ción al con­te­ni­do. “Las imá­ge­nes de­ben ser cui­da­das y el en­fo­que per­fec­to. En con­clu­sión, es in­dis­pen­sa­ble que ha­ya un buen ba­lan­ce en­tre ca­li­dad y can­ti­dad”, di­ce el em­pren­de­dor.

In­ten­ta ins­pi­rar y evi­ta co­piar

¿El peor error que pue­des co­me­ter en tu ca­mino al éxi­to? “Imi­tar a quie­nes ya lo hi­cie­ron”, res­pon­de el ex­per­to. “Co­mo primera im­pre­sión pue­de pa­re­cer la for­ma más fá­cil, pe­ro si lo pien­sas, des­cu­bri­rás que es una pé­si­ma es­tra­te­gia. Es más, ¿por qué los fo­llo­wers de quie­nes es­tás co­pian­do de­be­rían de­jar de se­guir­lo por ti? Más bien, ins­pí­ra­te en la gen­te que ad­mi­ras, pe­ro im­po­ner tu se­llo pro­pio es fun­da­men­tal pa­ra emer­ger con tu pro­pia per­so­na­li­dad”.

Nun­ca com­prar fo­llo­wers

Tam­po­co de­bes com­prar se­gui­do­res pa­ra ha­cer fa­vo­res so­cia­les, es un error di­ce Pozzoli. Es un tru­co que se en­mas­ca­ra rá­pi­da­men­te. “Si tu per­fil de Instagram tie­ne 100 mil se­gui­do­res, pe­ro re­ci­bes ape­nas 50 li­kes, te con­ver­ti­rás en una ma­la fi­gu­ra y tu repu­tación se irá en pi­ca­da”, di­ce el ex­per­to.

“Hoy, te­ner mu­chos se­gui­do­res no es lo más im­por­tan­te, lo que ha­ce la di­fe­ren­cia es el ni­vel de en­gan­che que tie­nes. Un li­ke, un co­men­ta­rio, la im­pre­sión y cuán­tos usua­rios han guar­da­do tu ima­gen, eso es lo que les in­tere­sa a las em­pre­sas”.

Otra co­sa que de­bes te­ner en cuen­ta es un pre­su­pues­to pa­ra au­men­tar las vi­si­tas a tu per­fil. “Es el pa­so co­rrec­to a se­guir, si te sien­tes se­gu­ra de te­ner un con­te­ni­do ori­gi­nal y fuer­te que pue­de gus­tar­le a la gen­te. In­ver­tir di­ne­ro por la pu­bli­ci­dad de tu Instagram es una es­tra­te­gia vi­gen­te, por­que per­mi­te lle­gar a 30 mil per­so­nas, de las cua­les al me­nos 3.000 de­ci­di­rán se­guir­te”.

Eli­ge bien tus co­la­bo­ra­cio­nes

Chia­ra Fe­rrag­ni no es la úni­ca in­fluen­cer que se mues­tra en pú­bli­co con su no­vio. El mun­do de los blog­gers y los you­tu­bers es­tá lleno de ejem­plos más o me­nos fa­mo­sos co­mo ese. Es­to sig­ni­fi­ca que cuan­do hay una ideal ge­nial y un pre­su­pues­to re­du­ci­do, se da de for­ma na­tu­ral tra­ba­jar con quie­nes pue­des con­fiar y co­no­ces bien. Pue­de ser tu ma­ri­do, una me­jor ami­ga o co­le­ga. Lo im­por­tan­te es acla­rar las co­sas, res­pe­tar las dis­tin­tas opi­nio­nes, com­pe­ten­cias y re­par­tir las ga­nan­cias y el éxi­to de for­ma equi­ta­ti­va. “Chia­ra y yo tra­ba­já­ba­mos has­ta la no­che, yo ha­cia los pla­nes de mar­ke­ting, mien­tras ella es­cri­bía lo que iba a postear. Ha­cía­mos to­do no­so­tros mis­mos y le pu­si­mos nues­tro má­xi­mo em­pe­ño”, con­clu­ye Ric­car­do Pozzoli. En re­su­men, in­clu­so el tra­ba­jo de Chia­ra Fe­rrag­ni pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te ago­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.