SHINRIN-YOKU

Aní­ma­te a prac­ti­car el ‘shin­rin­yo­ku’ o lo que es lo mis­mo, a pa­sear en­tre los ár­bo­les cual Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja, con la tran­qui­li­dad de que no vas a en­con­trar al lo­bo fe­roz, sino la fe­li­ci­dad.

Cosmopolitan (Chile) - - Septiembre - Por Ana M. Ji­mé­nez

En­cuen­tra la fe­li­ci­dad en el bos­que.

Pri­me­ro fue el hyg­ge, que nos ase­gu­ra­ba que po­día­mos ser fe­li­ces dis­fru­tan­do una sim­ple ta­za de ca­fé. Des­pués lle­gó el la­gom, que apos­ta­ba por la sim­pli­ci­dad en to­dos los as­pec­tos de la vi­da. Y aho­ra le to­ca el turno al shinrin-yoku, una fi­lo­so­fía ja­po­ne­sa ava­la­da por la cien­cia que pro­me­te la di­cha eter­na a tra­vés del con­tac­to con los ár­bo­les. La re­cien­te pu­bli­ca­ción de va­rios li­bros, en­tre ellos El po­der del bos­que (Ed. Ro­ca), es­cri­to por el crea­dor de es­te con­cep­to, el doc­tor Qing Li, ha con­ver­ti­do el te­ma en tren­ding to­pic en­tre los amantes de la vi­da sa­na. Aun­que, en reali­dad, los ja­po­ne­ses des­cu­brie­ron las bon­da­des de los ba­ños de bos­que (que es lo que sig­ni­fi­ca, li­te­ral­men­te, shi­rin-yoku) ha­ce ca­si 40 años. En 1982 fue cuan­do se creó un pro­gra­ma de sa­lud na­cio­nal que pro­pi­cia­ba el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, e in­clu­so se de­sig­nó un lu­gar en el cen­tro del país, el idí­li­co bos­que de Aka­za­wa, pa­ra prac­ti­car­lo. Sin em­bar­go, fue a par­tir de 2004 cuan­do se po­ten­cia­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes que han de­mos­tra­do su po­der cu­ra­ti­vo.

¿QUÉ BE­NE­FI­CIOS

TIE­NE?

El pri­mer es­tu­dio, a car­go del doc­tor Li, de­mos­tró que el fo­rest bat­hing (co­mo se co­no­ce) re­du­ce el es­trés, por­que re­ba­ja los ni­ve­les de cor­ti­sol y adre­na­li­na (las hor­mo­nas res­pon­sa­bles de que va­ya­mos siem­pre ace­le­ra­dos). Tam­bién dis­mi­nu­ye la ten­sión ar­te­rial, ra­len­ti­za las pul­sa­cio­nes y for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co —“in­cre­men­ta el nú­me­ro de cé­lu­las an­ti­can­ce­ro­sas has­ta en un 50%”, ex­pli­ca el pro­fe­sor—. Otro de sus efec­tos es que com­ba­te el in­som­nio: des­pués de tres días, no­ta­rás que duer­mes me­jor ¡y ca­si una ho­ra más al día! ¿Más ven­ta­jas? Te ayu­da­rá a te­ner una me­mo­ria de ele­fan­te y no vol­ve­rás a sa­ber lo que es es­tar irri­ta­ble, enoján­do­te con el me­nor cam­bio co­mo si fue­ras el Pi­tu­fo Gru­ñón o es­tar muer­ta de can­san­cio. Así lo certifica un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mee (Ja­pón), que ase­gu­ra que un pa­seo por el cam­po es más efec­ti­vo pa­ra po­ten­ciar el buen hu­mor que un an­ti­de­pre­si­vo. Y ojo a es­te da­to: los efec­tos po­si­ti­vos du­ran más que la ale­gría mo­men­tá­nea que apor­ta un au­men­to de suel­do o ca­sar­se (¡quién lo di­ría!), se­gún un in­for­me de la Uni­ver­si­dad del Es­te (Reino Uni­do). A es­tas al­tu­ras, te es­ta­rás pre­gun­tan­do qué es lo que tie­nen los ár­bo­les pa­ra ge­ne­rar tal can­ti­dad de be­ne­fi­cios. El se­cre­to es­tá en las fi­to­ni­ci­das, que son los acei­tes na­tu­ra­les que des­pren­den y que que­dan en el ai­re. Don­de más abun­dan es en los pul­mo­nes de co­ní­fe­ras (ce­dros, pi­nos, etc.), se­gún cuen­ta el li­bro Shi­rin-yoku (Ed. Lin­ce), de An­net­te La­vrij­sen. “Tam­bién hay una bac­te­ria ino­cua en la tie­rra, que res­pi­ra­mos cuan­do va­mos por el bos­que y que aumenta las de­fen­sas”, apun­ta Li.

CÉN­TRA­TE EN

TUS SEN­SA­CIO­NES

Pa­ra dis­fru­tar ple­na­men­te de la ex­pe­rien­cia, es esen­cial que ac­ti­ves a fon­do tus cin­co sen­ti­dos. Es­tá cla­ro que uno de los ele­men­tos más po­ten­tes del shi­rin-yoku es la fragancia de los ár­bo­les y el sue­lo. “Pe­ro hay al­go más en el ai­re que nos ha­ce sen­tir bien y que no po­de­mos oler: los io­nes ne­ga­ti­vos, que son re­vi­ta­li­zan­tes”, ma­ni­fies­ta el doc­tor en su li­bro. Pa­ra que ten­gas una idea, cer­ca de una cas­ca­da el ai­re con­tie­ne has­ta 100.000 io­nes ne­ga­ti­vos por cen­tí­me­tro cú­bi­co, mien­tras que en tu ofi­ci­na, ape­nas hay unos cien­tos. Tal vez ha­yas no­ta­do que te sien­tes más fres­ca que una le­chu­ga des­pués de un ra­to en el cam­po. ¿Có­mo se ha­ce? Uti­li­za la res­pi­ra­ción yó­gui­ca (in­ha­lar y ex­ha­lar por la na­riz) pa­ra po­ten­ciar los efec­tos. Li­bé­ra­te de los rui­dos de la ciu­dad y pon ore­jas de cier­vo (con las ma­nos de­trás de los pa­be­llo­nes au­di­ti­vos) pa­ra oír me­jor y es­cu­char el si­len­cio de tu en­torno; es de­cir, los so­ni­dos tí­pi­cos, co­mo los cru­ji­dos de las ho­jas cuan­do las pi­sas, el cho­car de las ra­mas, el sil­bi­do del vien­to o el mur­mu­llo del agua del río. To­dos ellos in­te­gran lo que se co­no­ce co­mo pai­sa­jes acús­ti­cos, y pa­ra los ja­po­ne­ses tie­nen un va­lor tan pre­cia­do que in­clu­so han crea­do un pro­yec­to pa­ra pro­te­ger­los. Cie­rra los ojos (no ha­bles, por fa­vor) y tus oí­dos se abri­rán sor­pren­den­te­men­te. Da­le, ade­más, una tre­gua a tu vis­ta pa­ra que des­can­se de la luz del ce­lu­lar o el compu­tador. Di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que los to­nos ver­des y azu­les de la na­tu­ra­le­za son muy re­la­jan­tes. Co­mo tam­bién lo son los fractales. ¿Frac­ta… qué? Qui­zá te sue­ne ra­ra la pa­la­bra, pe­ro cuan­do co­noz­cas su sig­ni­fi­ca­do, te da­rás cuen­ta de que es­tás ro­dea­da de ellos. Se tra­ta de pa­tro­nes que se re­pi­ten una y otra vez y que ofre­cen la mis­ma ima­gen a cual­quier es­ca­la. Pue­des ob­ser­var­los en la dis­tri­bu­ción de las ho­jas de un he­le­cho, los pé­ta­los de una flor, un co­po de nie­ve o las on­das del agua. Que­dar­te em­bo­ba­da mi­rán­do­los pue­de re­du­cir tu es­trés has­ta en un 60%, se­gún han com­pro­ba­do en el Ma­te­rials Scien­ce Ins­ti­tu­te de Ore­gon (Es­ta­dos Uni­dos). Otra for­ma de co­nec­tar con el bos­que es co­mer o to­mar de él. Al igual que los ja­po­ne­ses re­co­lec­tan bro­tes de bam­bú en sus paseos, tú pue­des sa­lir a bus­car se­tas y to­mar agua de los ma­nan­tia­les. Y no te olvides del sen­ti­do del tac­to, que te per­mi­ti­rá co­nec­tar fí­si­ca­men­te con el en­torno que te ro­dea. Hun­de las ma­nos en un mon­tón de ho­jas, aga­rra una pie­dra de un río mien­tras sien­tes la co­rrien­te o de­ja que la bri­sa aca­ri­cie tu ca­ra. Si pue­des, ter­mi­na con un ba­ño ter­mal (los ni­po­nes lo ha­cen siem­pre, por­que di­cen que ayu­da a eli­mi­nar los blo­queos de ener­gía).

PA­RA SEN­TIR LOS EFEC­TOS, DA UN PA­SEO SE­MA­NAL DE DOS HO­RAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.