FI­NAN­ZAS

Un me­ca­nis­mo que pue­de ayu­dar­te a vi­vir el “sue­ño ame­ri­cano”, sin re­si­dir en Es­ta­dos Uni­dos, es la in­ver­sión en dó­la­res. Ade­más de que ma­xi­mi­za tu di­ne­ro, es más fá­cil de lo que crees.

Cosmopolitan (Chile) - - Septiembre - Por Andrea Nor­za­ga­ray

In­ver­tir en el ex­tran­je­ro se vuel­ve una op­ción.

Exis­te la creen­cia de que lle­var un dó­lar en tu car­te­ra trae bue­na suer­te. Al­gu­nos creen que es por el co­lor ver­de, el cual se aso­cia a la es­pe­ran­za, mien­tras otros le atri­bu­yen su po­der a los sím­bo­los egip­cios co­mo la pi­rá­mi­de y el ojo de Ho­rus. Que es­to sea real es al­go di­fí­cil de ga­ran­ti­zar, pe­ro lo que sí es un he­cho es que los dó­la­res son una ex­ce­len­te for­ma de in­ver­tir.

Cla­ro que la op­ción de cam­biar tus pe­sos por dó­la­res y guar­dar­los en tu alcancía siem­pre es via­ble. In­clu­so fun­cio­na co­mo un buen tru­co pa­ra tu men­te te­ner un apar­ta­do en otra mo­ne­da, pues sig­ni­fi­ca que no pue­des te­ner li­qui­dez en el ins­tan­te; pa­ra usar ese di­ne­ro ne­ce­si­tas pa­sar por el abu­rri­do –pe­ro na­da com­ple­jo– pro­ce­so de ir a una ca­sa de cam­bio o un ban­co a cam­biar­lo. Pien­sa que es me­nos pro­ba­ble que lo gas­tes con ese obs­tácu­lo, pe­ro al mis­mo tiem­po, es­tá dis­po­ni­ble pa­ra cual­quier emer­gen­cia sin ma­yor con­tra­tiem­po. Tie­ne sus ven­ta­jas.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA?

Pa­ra en­ten­der el fun­cio­na­mien­to te in­vi­to a dar un via­je al pa­sa­do. Ima­gi­na que es­ta­mos en sep­tiem­bre de 2003, el pre­cio del dó­lar era de $675, Crazy in

Lo­ve de Beyoncé sue­na en la ra­dio y la ga­na­do­ra del Os­car, Bus­can­do a Ne­mo, se es­tre­na en el ci­ne. Si hi­po­té­ti­ca­men­te ha­blan­do hu­bie­ras com­pra­do un dó­lar en ese mo­men­to, el día de hoy val­dría al­re­de­dor del do­ble (con­si­de­ra que du­ran­te el úl­ti­mo año es­ta mo­ne­da ha ro­to ré­cords his­tó­ri­cos). Aho­ra vi­sua­li­za es­te mis­mo es­ce­na­rio, pe­ro con una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de di­ne­ro. Si quie­res ma­xi­mi­zar el ren­di­mien­to de tu di­ne­ro, in­ver­tir en dó­la­res pue­de ser una ma­ne­ra muy atrac­ti­va y se­gu­ra de ha­cer­lo.

¿QUÉ PA­SA CON LA ECONOMÍA DE ES­TA­DOS UNI­DOS?

Do­nald Trump, el can­di­da­to re­pu­bli­cano más vo­ta­do de la his­to­ria, ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos con pro­me­sas so­bre las re­for­mas mi­gra­to­rias

“EL

PEOR ERROR

QUE PUE­DES HA­CER CON TU DI­NE­RO ES DE­JAR­LO QUIE­TO”.

y la re­duc­ción de los im­pues­tos. A prin­ci­pios del año pa­sa­do, el dó­lar co­men­zó con una ba­se só­li­da y pro­me­te­do­ra gra­cias a las múl­ti­ples pro­pues­tas, so­bre to­do an­te la es­pe­ran­za de un nue­vo pre­si­den­te elec­to. Sin em­bar­go, el com­por­ta­mien­to ra­di­cal de Trump en el úl­ti­mo año ha he­cho que su mo­ne­da ex­pe­ri­men­te al­tas y ba­jas, po­nien­do ner­vio­sos a ex­per­tos en to­do el mun­do. ¿Qué de­be­mos es­pe­rar de es­te pa­no­ra­ma de in­cer­ti­dum­bre? La ma­yo­ría de los pro­nos­ti­ca­do­res, en la úl­ti­ma en­cues­ta de

Reuters, di­je­ron que la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se fun­cio­na­ría me­jor que el año pa­sa­do. ¡Hay que con­fiar

en es­ta al­ter­na­ti­va!

¿CUÁ­LES SON LAS OP­CIO­NES?

Sin im­por­tar el ti­po de in­ver­sión de la que ha­ble­mos, siem­pre exis­te un ries­go, pe­ro si no arries­gas no ga­nas, ¿cier­to? Una al­ter­na­ti­va es com­prar ac­cio­nes de una em­pre­sa que no co­ti­ce en nues­tro país. Se­gún el Cre­dit Suis­se Glo­bal In­vest­ment Re­turns Year­book

2018, has­ta el 31 de di­ciem­bre las ac­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos cre­cie­ron un 6,5%; com­pa­rán­do­la con vi­nos fi­nos -cu­yo in­cre­men­to fue de 3,7%- o el ar­te -con 1,9%-, sin du­da es una al­ter­na­ti­va ver­sus otras op­cio­nes.

Uno de los sec­to­res que tie­nen más cre­ci­mien­to es el de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Ade­más de ser atrac­ti­vo y emo­cio­nan­te (¿quién no quie­re in­ver­tir en las com­pa­ñías que re­con­fi­gu­ran el fu­tu­ro?) los ana­lis­tas es­pe­ran ver un ma­yor cre­ci­mien­to en ga­nan­cias du­ran­te es­te año. Pien­sa en com­pa­ñías co­mo Ama­zon, Alp­ha­bet (la em­pre­sa ma­dre de Goo­gle) o in­clu­so Fa­ce­book, to­das se han con­ver­ti­do en mo­de­los in­dis­pen­sa­bles pa­ra nues­tras vi­das. Cla­ro, tam­bién exis­ten com­pa­ñías más pe­que­ñas pa­ra apos­tar.

Otra op­ción pa­ra ha­cer­lo es me­dian­te Fo­rex (o Fo­reign Ex­chan­ge). Se tra­ta de un mer­ca­do mun­dial des­cen­tra­li­za­do en el que se ne­go­cian di­vi­sas de to­do el pla­ne­ta. Es­ta al­ter­na­ti­va es el sue­ño de to­do mi­llen­nial. Es com­ple­ta­men­te elec­tró­ni­ca y fun­cio­na las 24 ho­ras del día, así que pue­des uti­li­zar­la en cual­quier mo­men­to. Ade­más, es con­si­de­ra­do el mer­ca­do más gran­de y lí­qui­do del mun­do.

¿Sue­na de­ma­sia­do per­fec­to? Pa­ra ser sin­ce­ros, es un mer­ca­do que se ca­rac­te­ri­za por la vo­la­ti­li­dad y tie­ne co­mo prin­ci­pal ries­go no es­tar re­gu­la­do por las au­to­ri­da­des lo­ca­les, así que en ca­so de una even­tua­li­dad no exis­te apo­yo gu­ber­na­men­tal. El me­jor con­se­jo pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción y pro­te­ger tu in­ver­sión es di­ver­si­fi­car. No pon­gas to­do tu pa­tri­mo­nio en la mis­ma ca­nas­ta. No im­por­ta có­mo de­ci­das ha­cer­lo, pe­ro es un he­cho que el peor error que pue­des ha­cer con tu di­ne­ro es de­jar­lo quie­to. Las in­ver­sio­nes en dó­la­res re­pre­sen­tan una gran al­ter­na­ti­va, ya sea que lo ha­gas de la ma­ne­ra más sen­ci­lla o a tra­vés de ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros más so­fis­ti­ca­dos. Sea co­mo sea, ase­só­ra­te bien, to­ma de­ci­sio­nes jui­cio­sas y ac­túa pa­ra que, den­tro de 10 o 15 años no pa­se por tu ca­be­za la tor­men­to­sa y arre­pen­ti­da pre­gun­ta: “¿Por qué no le hi­ce ca­so a

Cosmo de in­ver­tir en 2018?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.