JOUR­NA­LING

Man­te­ner un dia­rio es asun­to no del co­le­gio. Te con­ven­ce­mos ini­ciar­te de en es­ta con 10 prác­ti­ca sor­pren­den­tes be­ne­fi­cios tus de es­cri­bir pen­sa­mien­tos.

Cosmopolitan (Chile) - - Septiembre - Por Jes­si­ca Mo­reno

Vuel­ve a es­cri­bir en tu dia­rio de vi­da.

1 Me­jo­ras tu me­mo­ria.

El he­cho de es­cri­bir en pa­pel, por sí mis­mo, ha­ce co­ne­xio­nes abs­trac­tas en tu ce­re­bro que no pue­des lo­grar con la es­cri­tu­ra di­gi­tal. El tra­ba­jo que ha­ce tu men­te pa­ra unir le­tras, for­mar pa­la­bras y lue­go dic­tar oraciones a tu mano (en lu­gar de ex­pre­sar­te con emo­jis) em­plea el fun­cio­na­mien­to cog­ni­ti­vo del ce­re­bro que se ve for­za­do a re­cor­dar la for­ma de las le­tras, usan­do su po­der vi­sual y mo­tor, y lo es­ti­mu­la­rá a es­tar aler­ta en to­das las áreas de tu vi­da, no so­lo en la li­te­ra­ria. Ima­gi­na que es­cri­bir a mano equi­va­le a lle­gar ca­mi­nan­do a tu des­tino en lu­gar de to­mar el au­to. Tu agi­li- dad men­tal es­ta­rá en­tre­na­da y lis­ta pa­ra co­rrer un ma­ra­tón cuan­do sea ne­ce­sa­rio.

2 Ex­tien­des tu vo­ca­bu­la­rio.

Esa mis­ma la­bor que ha­cen mano y ce­re­bro en con­jun­to tie­ne otra ven­ta­ja im­por­tan­te: ade­más de desa­rro­llar tu in­te­li­gen­cia, dan rien­da suel­ta a uno de los ele­men­tos más im­por­tan­tes en la me­di­ción de es­ta: tu vo­ca­bu­la­rio. Por una cues­tión de in­ter­co­ne­xión de neu­ro­nas, tu men­te sa­be que no tie­ne un au­to­co­rrec­tor que le di­ga que se es­cri­be con “v” y no con “b”, y cuan­do es­cri­bes una pa­la­bra, se es­fuer­za por gra­bar­la en tu me­mo­ria, no so­lo su or­to­gra­fía, sino tam­bién su sig­ni­fi­ca­do, al­go que no pa­sa cuan­do la te­cleas. ¡Pon­te a ha­cer pla­nas!

3 Au­men­tas tu dis­ci­pli­na y tu pa­cien­cia.

Sea­mos ho­nes­tas: la idea de sen­tar­te 10 mi­nu­tos a es­cri­bir lo que sien­tes pue­de pa­re­cer un cas­ti­go cuan­do hay otras mil co­sas que po­drías es­tar ha­cien­do, así que has­ta no vi­vir en car­ne pro­pia los be­ne­fi­cios del jour­na­ling, ten­drás que com­pro­me­ter­te a tu se­sión y lle­var­la a ca­bo de prin­ci­pio a fin. El re­sul­ta­do es que al fi­nal del tú­nel ha­brá una “tú” más to­le­ran­te. To­das es­tas ven­ta­jas han si­do com­pro­ba­das nu­me­ro­sas ve­ces en di­fe­ren­tes es­tu­dios al­re­de­dor del mun­do, así que con­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.