Da­tes from hell

Cosmopolitan (Chile) - - Contents -

“Al ter­mi­nar de co­mer fui­mos a su de­par­ta­men­to y pa­sa­mos jun­tos la no­che. En la ma­ña­na to­mé un ba­ño, y al pe­dir­le una toa­lla me pa­só un abri­go de piel, di­cién­do­me: ‘No ten­go nin­gu­na. Me­jor usa es­to, es lo que ha­go’”.

– SO­FÍA, 29

“Me pre­gun­tó si ha­bla­ba otro

idio­ma. Cuan­do res­pon­dí ‘sí, dos’, me di­jo: ‘¿Cuá­les? ¿Es­pa­ñol y es­pa­ñol re­gio­nal?’. Y co­men­zó a reír­se al frente de mí”.

– ELE­NA, 23

“Lle­va­ba cua­tro me­ses sa­lien­do con un hom­bre, que me lle­vó a un bar en una azo­tea (de don­de no po­día es­ca­par fá­cil­men­te) y me di­jo que te­nía es­po­sa y tres hi­jos, la más chi­ca de dos me­ses de edad. Des­pués sa­có su ce­lu­lar y te­nía una fun­da con una tier­na ima­gen de su gua­gua”.

– NA­TA­LIA, 24

“Me lle­vó a una ‘reunión’ que re­sul­tó ser un ma­tri­mo­nio. La no­via era su ex y él llo­ró to­do el día”.

– MA­RIA­NA, 27

“Pri­me­ro me di­jo que su ma­má era la lí­der de un gru­po de Weight Wat­chers, des­pués me pre­gun­tó si que­ría su con­tac­to”.

– ES­TER, 29

“Pa­só 10 mi­nu­tos des­cri­bien­do su ho­rri­ble li­ving y su ca­ma ro­ta e in­di­vi­dual. Ade­más, es­cu­pía al ha­blar. Era co­mo una ci­ta con un au­to­la­va­do”.

– CONS­TAN­ZA, 27

“Me di­jo que ha­bía pla­nea­do cam­biar­se de ca­sa, pe­ro no se iría por­que ‘me ha­bía en­con­tra­do’. ¿Có­mo di­ces eso a al­guien en la pri­me­ra ci­ta? Que­dé atur­di­da”.

– CONS­TAN­ZA, 26

“Des­pués de que mi ci­ta me di­je­ra que lo ha­bían ex­pul­sa­do de to­dos los co­le­gios don­de ha­bía es­ta­do, le di­je en bro­ma: ‘Bueno, al me­nos no has ma­ta­do a na­die’. ¿Su res­pues­ta? ‘Exac­ta­men­te… Les di­je que no lo ha­bía he­cho”’.

– KA­RI­NA, 28

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.