LA FÓR­MU­LA DE LA ALE­GRÍA

Mien­tras que los co­no­ci­mien­tos y las ha­bi­li­da­des su­man en tu vi­da, la ac­ti­tud mul­ti­pli­ca. Y aten­ción: cam­biar­la de­pen­de so­lo de ti. Em­pie­za a prac­ti­car hoy mis­mo.

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmotívate - Por Ma­ría Fer­nán­dez-mi­ran­da

“Exis­te el de­re­cho al desaho­go, pe­ro de­be ser ra­zo­na­ble. Des­pués hay que aceptar las co­sas co­mo son”.

— (KÜP­PERS)

To­dos so­mos co­mo una am­po­lle­ta. Pe­ro mien­tras al­gu­nos van por la vi­da a 30.000 watts, otros van tris­tes y fun­di­dos”. Es­ta es una de las re­fle­xio­nes que Víc­tor Küp­pers de­jó so­bre la me­sa du­ran­te la char­la que pro­nun­ció re­cien­te­men­te en la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal de Ma­drid, un cen­tro cu­ya fi­lo­so­fía es que una son­ri­sa pue­de em­be­lle­cer más que una ci­ru­gía es­té­ti­ca. Küp­pers, doc­tor en Hu­ma­ni­da­des y con­fe­ren­cian­te, des­ve­ló la fór­mu­la que de­fi­ne el va­lor de una per­so­na: v = (c+h) x a. Aun­que sue­ne a ma­te­má­ti­cas de ni­vel avan­za­do, tie­ne una fá­cil ex­pli­ca­ción: la c se re­fie­re a los co­no­ci­mien­tos, la h a las ha­bi­li­da­des y la a es la ac­ti­tud. “La

c y la h su­man, pe­ro la a mul­ti­pli­ca”, se­ña­la. En otras pa­la­bras: los co­no­ci­mien­tos y las ha­bi­li­da­des te abren puer­tas, pe­ro la bue­na ac­ti­tud cuen­ta más, por­que te da ale­gría y te ga­ran­ti­za el ca­ri­ño de quie­nes te ro­dean. ¿Te ani­mas a po­ner en prác­ti­ca es­ta fór­mu­la? Si­gue es­tos con­se­jos y no­ta­rás el cam­bio, ya que, co­mo ase­gu­ra el ex­per­to, “cuan­do uno in­ten­ta ele­gir la me­jor ac­ti­tud, la vi­da se vuel­ve apa­sio­nan­te”. Si­gue le­yen­do.

SAL DE LA ES­PI­RAL

¿Te pa­sas el día dan­do vuel­tas a to­do aque­llo que te ha­ce in­fe­liz? Ha lle­ga­do la ho­ra de sa­lir de esa es­pi­ral y ac­tuar. “Di­vi­de tus pro­ble­mas en dos ca­te­go­rías: dra­mas y cir­cuns­tan­cias a re­sol­ver”, acon­se­ja Küp­pers. Man­te­ner una ac­ti­tud ale­gre cuan­do se su­fre un au­tén­ti­co dra­ma (co­mo la muer­te de un ser que­ri­do a una edad tem­pra­na) es muy com­pli­ca­do, pe­ro sé sin­ce­ra, ¿lo que a ti te qui­ta el sue­ño es al­go tan gra­ve? ¿No? En­ton­ces te en­cuen­tras an­te una cir­cuns­tan­cia a re­sol­ver y de­bes re­la­ti­vi­zar. “Exis­te el de­re­cho al desaho­go, pe­ro tie­ne que ser ra­zo­na­ble. Y lue­go hay que aceptar las co­sas co­mo son”.

AGRA­DE­CE

Pre­gún­ta­te qué co­sas fan­tás­ti­cas hay en tu vi­da. ¿Un tra­ba­jo que te en­can­ta? ¿Una pa­re­ja que te cui­da y te res­pe­ta? ¿Una ex­ce­len­te relación con tus pa­dres? ¿Unos her­ma­nos a los que ado­ras? Pues aquí vie­ne la gran no­ti­cia: eso es al­go de lo que no to­do el mun­do dis­fru­ta, así que de­be­rías es­tar gri­tan­do “gra­cias” a los cua­tro vien­tos. “No des por he­cho lo bueno que tie­nes. Se­gún un es­tu­dio, lo más im­por­tan­te con lo que con­ta­mos son nuestros pa­dres, her­ma­nos, hi­jos, pa­re­ja y ami­gos”, sub­ra­ya Küp­pers. “La gran in­cohe­ren­cia del ser hu­mano es que nos da­mos cuen­ta de lo que real­men­te es im­por­tan­te cuan­do lo per­de­mos. Co­rre­mos co­mo lo­cos has­ta que la vi­da no da un gol­pe”. Grá­ba­te esas pa­la­bras en la ca­be­za y apren­de a ser agra­de­ci­da… O pue­de que al­gún día te arre­pien­tas de no ha­ber sa­bi­do va­lo­rar tu suer­te. To­ma con­cien­cia.

ILUSIÓNATE

“Una per­so­na con ilu­sio­nes es al­guien ale­gre”, sos­tie­ne el ex­per­to. Si quie­res sen­tir­te bien, no hay na­da más efec­ti­vo que ela­bo­rar una lis­ta de ta­reas ilu­sio­nan­tes e ir por ellas. “Por ejem­plo, in­ven­ta una fies­ta; cual­quier mo­ti­vo es bueno, to­do pue­de ce­le­brar­se. Bus­ca ilu­sio­nes, es tu res­pon­sa­bi­li­dad cui­dar de tu es­ta­do de áni­mo. Al fin y al ca­bo, no es una cues­tión de dinero, sino de men­ta­li­dad, de cam­bio de chip”, in­sis­te.

FINGE

El car­dió­lo­go Va­len­tín Fus­ter se­ña­ló en cier­ta oca­sión que aquel que no su­fra un dra­ma, y aún así vi­va sin ale­gría, se ha con­for­ma­do con la me­dio­cri­dad. Pe­ro ¿qué pa­sa si tu ca­rác­ter no es ale­gre, si has na­ci­do un tan­to gris? Víc­tor Küp­pers re­co­mien­da… Fin­gir. “El gran tru­co pa­ra con­fi­gu­rar los há­bi­tos de tu ca­rác­ter es es­te: ‘Haz co­mo si… Has­ta que lo seas’. Por ejem­plo, si no eres ama­ble, an­da por la vi­da co­mo si lo fue­ras y, al fi­nal, lo se­rás” Es co­mo apren­der a ma­ne­jar: al prin­ci­pio es for­za­do y con tiem­po aca­ba sa­lien­do so­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.