29 co­sas que te ale­gran el día

Exis­ten mo­men­tos con la me­di­da perfecta de es­pon­ta­nei­dad pa­ra en­dul­zar nues­tro día y la más du­ra ru­ti­na. Aquí, una lis­ta de co­sas que le de­lei­tan la vi­da has­ta a la más amar­ga­da.

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmotívate - Por Mi­che­lle Mejía

1 El olor del ca­fé re­cién he­cho por la ma­ña­na. Jus­to lo que se ne­ce­si­ta pa­ra em­pe­zar bien un lu­nes.

2 Cuan­do te le­van­tas cre­yen­do que es mar­tes y en reali­dad es sá­ba­do. ¡Ben­di­to fin de se­ma­na!

3 Com­prar tup­pers nue­vos. Una mu­jer tra­ba­ja­do­ra que se res­pe­ta es fe­liz com­pran­do mo­de­los bo­ni­tos pa­ra lle­var su co­mi­da a la ofi­ci­na.

4 En­con­trar un ves­ti­do her­mo­so en re­ba­ja y que ade­más sea de tu ta­lla. Sa­be a gloria.

5 Su­bir tu fo­to a Ins­ta­gram y que el que te gus­ta le dé li­ke o que en tu nue­va fo­to de perfil de Fa­ce­book le pon­ga“me en­can­ta”. Que na­die te de­ten­ga, por­que­vas con to­do y más.

6 Des­per­tar­te sin la alar­ma y dar­te cuen­ta de que to­da­vía tie­nes dos ho­ras más de sue­ño. Pe­que­ños pla­ce­res de es­ta vi­da.

7 Ese mo­men­to en el ba­ño del bar que to­das las mu­je­res co­no­ce­mos. Ya sa­bes, cuan­do es de ma­dru­ga­da y to­das so­mos ami­gas, nos com­ple­men­ta­mos el out­fit y has­ta nos pres­ta­mos el lips­tick.

8 Te­ner un día pa­ra ti. Ver tu se­rie fa­vo­ri­ta, apli­car­te una mas­ca­ri­lla y dis­fru­tar del mo­men­to sin que na­die te mo­les­te o in­te­rrum­pa.

9 Es­tar pre­pa­ra­da pa­ra pa­gar el pre­cio de re­tail por un par de za­pa­tos que te en­can­ta­ron y que la ca­je­ra te di­ga que tie­nen des­cuen­to. ¡Más mo­men­tos así siem­pre, por fa­vor!

10 Cuan­do te de­po­si­tan el suel­do. Aun­que de­bas pa­gar las tar­je­tas de cré­di­to, el he­cho de te­ner dinero dis­po­ni­ble en tu cuen­ta le da paz men­tal a cual­quie­ra.

11 Re­ci­bir un pa­que­te que en­car­gas­te por In­ter­net. Ya sea ro­pa, makeup o al­gún gad­get, ama­mos que lle­guen en bue­nas con­di­cio­nes nues­tras com­pras on­li­ne. So­bre to­do si es an­tes de lo es­pe­ra­do... Mue­res por abrir­lo y pro­bar el pro­duc­to.

12 Que te di­gan que te ves más del­ga­da cuan­do no has pa­ra­do de co­mer. Efec­to óp­ti­co o mi­la­gro di­vino, co­mo sea te ha­ce el día.

13 Ir ca­mi­nan­do por la ca­lle y que una mu­jer que no co­no­ces te ha­ga un cum­pli­do. Sien­tes que va­les un mon­tón... ¡Gra­cias, ami­ga, tú tam­bién te ves her­mo­sa!

14 Sa­car a tu Rihan­na in­ter­na mien­tras can­tas y bai­las en la du­cha. Des­pués reír­te cuan­do te pre­gun­tan por qué lle­gas­te tar­de... “Ha­bía mu­cho ta­co”.

15 Qui­tar­te el bra en el mo­men­to en que po­nes un pie en la ca­sa. Fue­ra los tacos o cual­quier co­sa de tu out­fit me­dio in­có­mo­do pe­ro que te ha­ce ver fan­tás­ti­ca. ¡Son li­bres, ni­ñas!

16 Cuan­do te can­ce­lan un plan al que te­nías ce­ro ga­nas de ir. Es la tí­pi­ca sa­li­da a la que pro­me­tis­te asis­tir, pe­ro a la ho­ra del en­cuen­tro te dio flo­je­ra por­que ya es­tás en pi­ja­ma y vien­do una pe­lí­cu­la. “No te preo­cu­pes, lue­go nos ve­mos”.

17 Vino y co­pu­chas con ami­gas. Pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tras es un ri­tual (si es­toy so­nan­do muy al­cohó­li­ca pa­ra ti pue­des sus­ti­tuir el vino por piz­za o he­la­do). To­do gru­po de ami­gas dis­fru­ta pa­sar ho­ras con­ver­san­do y po­nién­do­se al día con las no­ve­da­des.

18 Sa­lir a co­mer con tu ex com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo. Esa con la que reías ho­ras y era tu con­fi­den­te en la ofi­ci­na, la que ya no for­ma par­te del equi­po. Com­par­tir ese

ra­to jun­tas es lo má­xi­mo.

19 La co­mi­da de tu abue­li­ta, ma­má o tía. So­bre to­do cuan­do te prepara el pla­to que más te gus­ta.

20 La des­gra­cia aje­na. Sue­na pé­si­mo, pe­ro es real. Que se le cai­ga el ca­fé al com­pa­ñe­ro mo­les­to del tra­ba­jo es un gran mo­men­to de nues­tro día #Pe­que­ña­ven­gan­za.

21 Can­tar tu can­ción de pla­cer cul­pa­ble a to­do pul­món mien­tras ma­ne­jas de re­gre­so a ca­sa. Que los del ta­co te es­cu­chen, da lo mis­mo, no los co­no­ces.

22 Po­ner­te cre­ma en las ma­nos. Es al­go que com­par­ti­mos las mu­je­res: si nos apli­ca­mos cre­ma hu­mec­tan­te con un olor de­li­cio­so en las ma­nos, nues­tro día me­jo­ra de in­me­dia­to.

23 En­con­trar fá­cil y rá­pi­do un lu­gar en el es­ta­cio­na­mien­to al ir al sú­per, gim­na­sio o tra­ba­jo. Se sien­te co­mo ga­nar una ba­ta­lla en la gue­rra de la du­ra co­ti­dia­ni­dad.

24 Ser tan fuer­te que abras tú so­li­ta un fras­co ul­tra­se­lla­do o po­ner sin ayu­da el bi­dón de agua. ¡El cros­sfit sí es­tá fun­cio­nan­do y es ape­nas el co­mien­zo!

25 Ese mo­men­to en el que por fin eli­mi­nas de tus re­des so­cia­les a la per­so­na que te cae mal. Lo ha­bías es­ta­do pos­po­nien­do, pe­ro el mo­men­to lle­gó y, por fin, de­ci­dis­te de­jar de ser ami­ga vir­tual de ese ser des­pre­cia­ble. ¡Bien!

26 Pa­sar tiem­po con tu fa­mi­lia los fi­nes de se­ma­na. No lo sa­bía­mos, pe­ro de ni­ños éra­mos los más afor­tu­na­dos al te­ner a to­da la fa­mi­lia reuni­da. Hoy va­lo­ra­mos ca­da vez más es­tos mo­men­tos.

27 En­trar en el ves­ti­do so­ña­do pa­ra el ma­tri­mo­nio de tu ami­ga des­pués de me­ses de es­tar a die­ta. To­mas­te ju­go ver­de has­ta el can­san­cio, te lle­nas­te de le­chu­ga y ¡lo lo­gras­te, cam­peo­na! Ya per­dis­te el ro­lli­to que te im­pe­día ver­te de al­fom­bra ro­ja y co­mo de por­ta­da de re­vis­ta.

28 En­te­rar­te de que el gua­po del co­le­gio por el que per­dis­te no­ches de sue­ño y nun­ca te ha­bló por fin se es­tá que­dan­do cal­vo. ¡Kar­ma!

29 Re­ci­bir al­go gra­tis so­la­men­te por­que sí, ya sea ga­nar una ri­fa, que al­guien te in­vi­te un he­la­do o que te den un re­ga­lo ines­pe­ra­do. Yes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.