Fue­ron Aba­ti­dos a Ti­ros 4 In­te­gran­tes del FMR

Diario UNAB - - Unab Orgullo - SU­pre­ma?

qui­zás lo más dra­má­ti­co es no ha­ber­le po­di­do dar res­pues­ta a to­das aque­llas per­so­nas que vie­ron des­apa­re­cer a sus se­res que­ri­dos, por­que nun­ca se ha po­di­do des­cu­brir dón­de es­tán o qué pa­só con ellos. Pa­re­ce ser cier­to que, efec­ti­va­men­te, los hi­cie­ron des­apa­re­cer para que no fue­ran en­con­tra­dos nun­ca. Eso es una he­ri­da que va ser muy di­fi­cil de ce­rrar. La gen­te di­ce que hay que es­pe­rar. que el tiem­po ha pa­sa­do y que hay que ol­vi­dar, pe­ro eso es só­lo al­go bo­ni­to para de­cir. mien­tras no le to­que a uno.

- Us­ted es­tu­vo a car­go de in­ves­ti­ga­cio­nes em · ble­mMi­caa de Dend­los Hu­ma­nos alg¡ma qua lo ha­ya man:eclo es­pe­cial­men­te?

- To­dos los ca­sos de De­re­chos Hu­ma­nos me mar­can. To­dos re­pre­sen­tan un do­lor fuer­te no so­la­men­te para sus fa­mi­lias, sino que tam­bién es un do­lor que es­tá me­ti­do en el co­ra­zón de es­ta so­cie­dad. Y cla­ro, yo tu­ve va­rias cau­sas, pe­ro tam­po­co es mi de­seo en­trar a de­cir que fue­ron bue­nas o ma­las. Tu­ve mu­chas cau­sas y lo­gré te­ner bue­nos re­sut­ta­dos en la in­ves­ti­ga­ción de es­te ti­po de cau­sas, pe­ro es to­do lo que pue­do de­cir, por­que es la his­to­ria la que fi­nal­men­te­juz­ga­rá es­tos ac­tos.

- ¿ Pens6 en al­gún mo­men­to que es­tas cau­sas lo · grar­fM ce­rT111'118?

- Hu­bo una sen­sa­ción de im­pu­ni­dad, se pen­só y se di­se­ñó un sis­te­ma para la im­pu­ni­dad. Se dic­ta­ron sis­te­mas jurf­di­cos que hi­cie­ron im­po­si­ble in­ves­ti­gar. Se crea­ron com­pe­ten­cias exor­bi­tan­tes de la Jus­ti­cia Mi­li­tar y, por úl­ti­mo, para ase­gu­rar­se se dic­tó una la Ley de Am­nist­fa que per­do­na­ba y hac­fa ex­tin­guir to­dos los re­cur­sos. Hu­bo to­do un apa­ra­ta­je para im­pe­dir la ac­ción de la Jus­ti­cia y a pe­sar de eso, los tri­bu­na­les su­pe­raron al­go ca­si im­po­si­ble de su­pe­rar. Hoy por hoy, ni el mun­do po­lí­ti­co de la de­re­cha re­cla­ma que no hay que in­ves­ti­gar. An­tes re­cla­ma­ban que ha­bía que apli­car la Ley de Am­nis­tía, me­dian­te la pres­crip­ción, por­que no re­co­no­cían que se hu­bie­sen co­me­ti­do los de­li­tos. Aho­ra na­die lo dis­cu­te. Los me­dios de co­mu­ni­ca­cio­nes tam­bién hi­cie­ron es­fuer­zos para su­pe­rar eso. Lo que hoy se si­gue dis­cu­tien­do son cues­tio­nes que tie­nen que ver con dar­le un tra­to más pre­fe­ren­te a las per­so­nas con­de­na­das por es­te ti­po de cau­sas, pe­ro eso es­ca­pa al Po­der Ju­di­cial, pe­ro eso es una cues­tión de pol­fti­ca. Es de­cir, no di­so­uten que es­tán mal con­de­na­dos, se dis­cu­te la po­si­bi­li­dad de otor­gar­les me­jo­res con­di­cio­nes para cum­plir las pe­nas. Sin em­bar­go, na­die dis­cu­te que no hay que apli­car la Ley de Am­nis­tía y que no hay que apli­car los tra­ta­dos de De­re­chos Hu­ma­nos.

- ¿ Qu6 opi­na del sen­ti­mien­to de de­sigual­dad que ma­ni­fies­ta la ciu­da­da­nía an­ta la Jus­ti­cia?

- No es que sea una sen­sa­ción, es un he­cho ob­je­ti­vo. Chi­le man­tie­ne un gra­do de de­sigual­dad social muy fuer­te que ex­pli­ca, no jus­ti­fi­ca, re­bro­tes de ma­ni­fes­ta­cio­nes, pe­ro esa so­lu­ción se de­be en­tre­gar a ni­vel pol1­li­co y yo no soy po­lí­ti­co. Esa de­sigual­dad de­ri­va en que la gen­te en­tien­da que la Jus­ti­cia no lle­ga de la mis­ma ma­ne­ra a to­das las per­so­nas. Y cla­ro, una per­so­na que es po­bre, tie­ne me­nos po­si­bi­li­da­des de de­fen­der­se an­te un tri­bu­nal, por­que no tie­ne re­cur­sos para pa­gar un abo­ga­do o por­que el Es­ta­do no pres­ta ser­vi­cios asis­ten­cia­les para evi­tar esa si­tua­ción. Los tri­bu­na­les lo en­tien­den y lo tra­tan de evi­tar. tan­to que in­clu­so oca­sio­na mo­les­tia en cier­tas eli­tes.

- los llltlr­noa de co­rrup­ción y con­flic­tos de In­te­rés en Chi­le han te­ni­do co­mo pro­ta­go· nis­tas a ex yacllla­les au­to­ri­da­des. ¿Qué pien­sa al res­pec­to?

~os - Una de las oo­sas be­ne­fi­cio­sas que ha te­ni­do la De­mo­cra­cia du­ran­te los úl­ti­mos años es ha­ber es­ta­ble­ci­do la obli­ga­to­rie­dad de la trans­pa­ren­cia de los ac­tos de los ór­ga­nos del Es­ta­do. Esa es una

cons­ti­tu­cio­nal muy im­por­tan­te. Cuan­do se es­ta­ble­ce una trans­pa­ren­cia ob­je­ti­va, obli­ga­to­ria y ge­ne­ral na­die pue­de, sien­do ór­gano del Es­ta­do, ne­gar­se a en­tre­gar to­da la in­for­ma­ción, ya que exis­ten me­ca­nis­mos para ha­cer en­tre­ga de esa in­for­ma­ción. Lo im­por­tan­te es que los ór­ga­nos de Es­ta­do reac­cio­nen cla­ra­men­te en con­tra de cual­quier ac­to de co­rrup­ción y no bus­quen mar­tin­ga­las para tra­tar de ocul­tar o sal­var a aque­llas per­so­nas que han si­do co­rrup­tas. Cla­ro, des­de el pun­to de vis­ta de la po­lí­ti­ca, evi­den­te­men­te, es diff­cil, por­que los pol­fti­cos ac­túan con par­ti­dos po­lí­tioos, oon miem­bros po­lí­tioos don­de hay un cier­to gra­do de to­le­ran­cia ha­cia es­tos ac­tos. To­le­ran­cia que no es acep­ta­ble, por su­pues­to.

-¿Y en el C880 de los Jue­ces?

-A los jue­ces les es­té ase­gu­ra­da la in­de­pen­den­cia y es­tán obli­ga­dos a ser im­par­cia­les. La nor­ma es­tá para ase­gu­rar esos prin­ci­pios. Aho­ra, el juez que no quie­re ser in­de­pen­dien­te lo ha­ce vo­lun­ta­ria­men­te. El juez que acep­ta una pre­sión la va a acep­tar pu­dien­do ne­gar­se a ha­cer­lo y fá­cil­men­te, pe­ro a lo mejor se sien­te in­hi­bi­do o por­que es­tá en la bús­que­da de una ga­nan­cia fu­tu­ra, lo cual es muy ne­fas­to. Pe­ro un juez, di­ga­mos de co­ra­zón, tie­ne he­rra­mien­tas para ha­cer lo que él es­ti­me con­for­me a su con­cien­cia y con­vic­ción jurf­di­ca o mo­ral para re­sol­ver un asun­to. Yo ten­go cla­ro que yo no le de­bo na­da a na­die y tam­po­co na­die me de­be ren­dir cuen­tas a mf.

-¿Cu61es son sus pla­nes te vez que de­je la Cor­

- Es­pe­ro se­guir sien­do pro­fe­sor de De­re­cho has­ta cuan­do es­ti­me que mis con­di­cio­nes no es­tán da­das para en­se­ñar. Me gus­ta mu­cho en­se­ñar y me in­tere­sa que los alum­nos sean bue­nos abo­ga­dos y fue­ra de eso ya no voy a es­tar en el Po­der Ju­di­cial. Lo otro es que me pon­ga en el la­do con­tra­rio que es abo­ga­do li­ti­gan­te, pe­ro no lo he pen­sa­do ni tam­po­co es una preo­cu­pa­ción. No sé si me va a bas­tar con la Aca­de­mia, aun­que creo que sí, por­que ten­go mu­chas co­sas en men­te. Mu­chas co­sas que he em­pe­za­do a ha­cer y aún no he ter­mi­na­do. ~

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.