AN­DREA PA­RRA­GUEZ La ex alum­na de Tec­no­lo­gía Mé­di­ca UNAB que di­ri­ge el Hos­pi­tal de Pi­chi­le­mu

Con 35 años, en abril pa­sa­do la pro­fe­sio­nal co­men­zó un nue­vo desafío en su vi­da: en­ca­be­zar un gran es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud pú­bli­ca.

Diario UNAB - - Unab - Por So­nia Ta­ma­yo qué forma mar­có Es­cue­la deTec­no­lo­gra

L Os­sue­ños se ha­cen reali­dad, di­ce An­drea Pa­rra­guez (35). Lue­go de egre­sar de Te­mo­lo­gia Mé­di­ca en UNAS, co­men­zó a tra­ba­jar co­mo te­mó­lo­ga úni­ca en el Hos­pi­tal de Pi­chi­le­mu, en la Re­gión de O'Hig­gins. Diez años des­pués, y lue­go de tra­ba­jar en la acre­di­ta­ción en ca­li­dad y se­gu­ri­dad al pa­cien­te. en abril pa­sa­do asu­mió la di­rec­ción de ese re­cin­to, que al año atien­de más de 30 mil pa­cien­tes.

Ca­sa­da y ma­dre de dos ni­ñas -<le 4 años y 7 me­ses- es­ta pi­chi­le­mi­na hoy dis­fru­ta de su tra­ba­jo, pe­ro sobre to­do de su fa­mi­lia, los asa­dos y, por su­pues­to, la pla­ya.

-¿Có­mo es tu dra adra co­mo di­rec­to­ra?

-Es du­ro, no mien­to. De­bo fir­mar mu­chos pa­pe­les y la res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­nas ve­ces es ago­bian­te, he de­bi­do apren­der ám­bi­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y de re­cur­sos hu­ma­nos que, nor­mal­men­te, no ma­ne­ja­mos, re­sol­ver pro­ble­mas con la co­mu­ni­dad, en­tre otros te­mas.

-¿Có­mo lle­gas­te a Pldllle­mu? di­reaión del Hos­pi­tal de

- Egre­séel2008­ye­se­mis­moa­ño in­gre­sé alli co­mo te­mó­lo­ga úni­ca. Es­te desafiO de ser di­rec­to­ra lle­gó a mí por una pro­pues­ta del an­ti­guo di­rec­tor, jun­to a quien tra­ba­jé en el pro­ce­so de acre­di­ta­ción en ca­li­dad y se­gu­ri­dad del pa­den­te. Lue­go de cin­co años de tra­ba­jo ar­duo, lo­gra­mos en­tre­gar es­ta dis­tin­ción a nues­tro hos­pi­tal.

-¿CuA­les son tus desafíos pro­fe­sio­na­les per­so­na­les?

- En es­tos 1 O años he des­cu­bier­to que ten­go las ca­pa­ci­da­des para lle­var le­jos a mi hos­pi­taL y di­go 'mi hos­pi­tal• por­que asi lo sien­to. Sé que nos fal­ta mu­cho, no só­lo a no­so­tros sino que a la sa­lud del país en ge­ne­ral. Pe­ro creo que, co­mo di­jo al­guien por ahf, •un gran via­je co­mien­za oon un pri­mer pa­so': Y es lo que es­toy dispuesta a ha­cer. dar ese pri­mer pa­so para que to­dos mis co­le­gas se­pan que po­de­mos lo­grar lo que nos pro­pon­ga­mos, te­ne­mos las ar­mas, só­lo fal­tan las ga­nas.

-¿Có­mo­fue­tuv­klaunl­versl­tar­la?

- Fue muy es­tu­dia­da. Des­de pe­que­ña me des­ta­qué por te­ner bue­nas no­tas y ser res­pon­sa­ble. Pri­me­ro, in­gre­sé a Ba­chllle­ra­to en Oen­clas por­que no sa­bia qué es­tu­diar, só­lo que de­bla ser del ~rea de la sa­lud. Po­co a po­co des­cu­brí la Tec­no­lo­gía Mé­di­ca, que no era muy di­fun­di­da en esos años. Me in­terio­ri­cé del her­mo­so e im­por­tan­te tra­ba­jo que rea­li­zan. En ter­cer afio to­mé el ca­mino del la­bo­ra­to­rio cli­ni­co co­mo es­pe­cia­li­dad. Só­lo tu­ve que re­pe­tir un ra­mo en am­bas ca­rre­ras: Fisiología, del que me exi­mí en el se­gun­do in­ten­to (ríe). Re­cuer­do mu­cho a mis pro­fe­so­res, to­dos eran ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les y per­so­nas. Tam­bién, mi in­ter­na­do en la U. Ca­tó­li­ca, so­la, afron­tan­do ex­pe­rien­das que otros no tu­vie­ron, pe­ro que me en­tre­ga­ron he­rra­mien­tas que uti­li­zo has­ta hoy.

- ¿ De r..wdial? te la

- Me mar­có en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal y per­so­na l. A ve­ces exis­te dis­cri­mi­na­ción ha­cia quie­nes es­tu­dia­mos en uni­ver­si­dad pri­va­da. Yo era la úni­ca je­fa de la­bo­ra­to­rio de mi re­gión egre­sa­da de 'una pri­va­dif. Por eso me enor­gu­lle­ce aún más ha­ber de­ja­do en cla­ro que no te­ne­mos na­da que en­vi­diar­les a los egre­sa­dos de uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. ~

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.