Ba­che­let pro­mul­ga la ley que des­pe­na­li­za el abor­to en tres cau­sa­les

La Man­da­ta­ria re­cal­có que le­gis­la­ción no obli­ga a nin­gu­na mu­jer a so­me­ter­se a un abor­to.

El Centro - - Crónica Política -

SAN­TIA­GO.- La pre­si­den­ta chi­le­na, Mi­che­lle Ba­che­let, pro­mul­gó ayer la ley que des­pe­na­li­za el abor­to en tres ca­sos es­pe­cí­fi­cos, una ini­cia­ti­va que, des­ta­có, re­pre­sen­ta un “pa­so his­tó­ri­co” y con­vier­te a Chi­le en un país “más jus­to, más com­pren­si­vo y más res­pe­tuo­so”.

“A par­tir de hoy, el Es­ta­do asu­me ac­ti­va­men­te un rol que es irre­nun­cia­ble: ga­ran­ti­zar de­re­chos y al­ter­na­ti­vas pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes li­bre­men­te”, di­jo la Man­da­ta­ria en una ce­re­mo­nia en el Pa­la­cio de La Mo­ne­da.

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal chi­leno re­fren­dó el pa­sa­do 21 de agos­to la des­pe­na­li­za­ción de la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en ca­so de in­via­bi­li­dad fe­tal, ries­go de muer­te de la mu­jer y por em­ba­ra­zos pro­duc­to de una vio­la­ción.

El pro­yec­to de ley se dis­cu­tió du­ran­te dos años y me­dio en el Con­gre­so y fi­nal­men­te fue el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal el que dio luz ver­de al re­cha­zar dos re­que­ri­mien­tos pre­sen- ta­dos por par­la­men­ta­rios con­ser­va­do­res.

Ba­che­let sub­ra­yó que la ley no obli­ga a nin­gu­na mu­jer a so­me­ter­se a un abor­to, y re­cal­có que las tres cir­cuns­tan­cias en las que se per­mi­ti­rá ese pro­ce­di­mien­to son “hu­ma­na­men­te di­fí­ci­les”.

“Ha­bla­mos de una de­ter­mi­na­ción de­li­ca­da, per­so­nal, in­trans­fe­ri­ble, es una de­ci­sión que nun­ca es ra­zón de festejo, por­que es­tá pre­ce­di­da de do­lor, de an­gus­tia”, ma­ni­fes­tó.

“A par­tir de hoy, las mu­je­res pue­den de­ci­dir sin que na­die pue­da for­zar­las en un sen­ti­do u otro y que el Es­ta­do ga­ran­ti­ce tal de­ci­sión. Se­rá su vo­lun­tad, no la vo­lun­tad aje­na, la que de­ter­mi­ne si ella se­gui­rá o no con su em­ba­ra­zo”, aña­dió.

La pre­si­den­ta afir­mó que has­ta aho­ra, la res­pues­ta ofi­cial del Es­ta­do a las mu­je­res em­ba­ra­za­das en una de esas tres cir­cuns­tan­cias ha si­do “el cas­ti­go, la con­de­na, y la de­ne­ga­ción ab­so­lu­ta del de­re­cho a de­ci­dir de las mu­je­res”.

“To­das las mu­je­res que han pa­sa­do por es­ta si­tua­ción, que en­fren­tan una tre­men­da car­ga emo­cio­nal, han de­bi­do so­me­ter­se a las de­ter­mi­na­cio­nes for­zo­sas del Es­ta­do, o han de­bi­do ac­tuar en la clan­des­ti­ni­dad agre­gan­do a su do­lor el mie­do a ir pre­sas”, sos­tu­vo.

Ba­che­let in­di­có que la ley sal­da una “deu­da enor­me” con las mu­je­res y po­ne a Chi­le a tono “con las le­gis­la­cio­nes del mun­do”.

En ca­so de que el per­so­nal mé­di­co o un es­ta­ble­ci­mien­to se aco­ja a la ob­je­ción de con­cien­cia pa­ra no rea­li­zar un abor­to, la ley es­ta­ble­ce que la pa­cien­te de­be­rá ser aten­di­da por otro mé­di­co o tras­la­da­da a otro re­cin­to.

Pe­ro si la vi­da de la mu­jer co­rre pe­li­gro “de ma­ne­ra in­me­dia­ta” y no hay re­em­pla­zo pa­ra un mé­di­co que se aco­ge a la ob­je­ción de con­cien­cia, el ga­leno de­be­rá rea­li­zar la in­ter­ven­ción “por­que es­tá la vi­da de una mu­jer en me­dio”, es­pe­ci­fi­có Ba­che­let.

En Chi­le, el abor­to te­ra­péu­ti­co fue le­gal du­ran­te más de me­dio si­glo, has­ta que la dic­ta­du­ra de Au­gus­to Pi­no­chet (1973-1990) lo prohi­bió en 1989 ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia y lo cri­mi­na­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.