Te Deum evan­gé­li­co

PR. Ser­gio Rodríguez Va­re­la

El Centro - - Epicentro -

Di­ver­sas reac­cio­nes ha cau­sa­do en el me­dio po­lí­ti­co, es­pe­cial­men­te en el ofi­cia­lis­mo, el tra­di­cio­nal Te Deum efec­tua­do en la Ca­te­dral Evan­gé­li­ca. Por nues­tra parte en­ten­de­mos el agra­vio del Go­bierno y muy en es­pe­cial de Su Ex­ce­len­cia, a quien res­pe­ta­mos y va­lo­ra­mos su alta in­ves­ti­du­ra. No obs­tan­te, co­mo ya se ha ex­pli­ca­do por parte de los en­car­ga­dos, las ma­ni­fes­ta­cio­nes ofen­si­vas fue­ron efec­tua­das al ex­te­rior del tem­plo. A no­so­tros nos ex­tra­ña tal si­tua­ción, ya que el mun­do evan­gé­li­co es res­pe­tuo­so de sus au­to­ri­da­des.

TeDeum o “Cul­to de Ac­ción de Gra­cias” (la­tín = “A ti, Dios”) que son las pri­me­ras pa­la­bras de uno de los pri­me­ros him­nos cris­tia­nos y su ori­gen se re­mon­ta pro­ba­ble­men­te a la pri­me­ra mi­tad del si­glo IV, y que con­sis­te en ren­dir ado­ra­ción, re­ve­ren­cia y plei­te­sía a Dios To­do­po­de­ro­so, crea­dor del cie­lo y de la tie­rra. En es­te sen­ti­do, el ser­vi­cio de Ac­ción de Gra­cias es­tá des­ti­na­do so­lo a Dios, pa­ra agra­de­cer­le, no so­lo por la Patria, sino tam­bién por las ri­que­zas que ya­cen en nues­tro te­rri­to­rio, por su mar, por su cam­po, por su gen­te, en fin, por to­dos aque­llos do­nes que Dios nos ha legado.

Por otro la­do, tra­di­cio­nal­men­te en es­te ser­vi­cio se rea­li­za lo que el após­tol Pa­blo nos ex­hor­ta en 1 Ti­mo­teo 2: 1- 2: Se ha­gan “ro­ga­ti­vas, oraciones, pe­ti­cio­nes y ac­cio­nes de gra­cias, por to­dos los hom­bres; por los que es­tán en emi­nen­cia” y agre­ga en el v. 3: “Por­que es­to es bueno y agra­da­ble de­lan­te de Dios nues­tro Sal­va­dor”.

An­te lo an­te­rior, de­be­mos pre­gun­tar­nos: ¿Cuál es el ob­je­ti­vo de orar por los que es­tán en emi­nen­cia? Exe­gé­ti­ca­men­te va­mos a en­con­trar dos, pri­me­ro. ver­so 2b.: “Pa­ra que vi­va­mos quie­ta y re­po­sa­da­men­te en to­da pie­dad y ho­nes­ti­dad”. ¿Qué nos quie­re de­cir? Sim­ple­men­te co­mo lo di­ce la tra­duc­ción (NTV): “Pa­ra que po­da­mos te­ner una

vi­da pa­cí­fi­ca y tran­qui­la, ca­rac­te­ri­za­da por la de­vo­ción a Dios y la dig­ni­dad”. Y el se­gun­do ob­je­ti­vo es­tá en el ver­so 4: “El cual quie­re que to­dos los hom­bres sean sal­vos y ven­gan al co­no­ci­mien­to de la ver­dad”.

Dios quie­re la sal­va­ción de to­dos los hom­bres y que es­tos co­noz­can la ver­dad. ¿Pe­ro có­mo co­no­ce­rán la ver­dad, si no se les ha­bla de ello? Por lo cual es ne­ce­sa­rio ha­blar y no ca­llar, to­do en un mar­co de res­pe­to, co­mo lo re­co­mien­da el após­tol Pa­blo en1ra. Co­rin­tios 14:40.

Con­se­cuen­te con el pun­to an­te­rior, co­mo con­se­jo ex­po­ne­mos res­pe­tuo­sa­men­te: ¿Cree Ud. que los cris­tia­nos de­bié­ra­mos ca­llar cuan­do ve­mos que los prin­ci­pios que Dios nos ha da­do, los cua­les pro­fe­sa­mos y que son pa­ra to­da hu­ma­ni­dad, son ava­sa­lla­dos, y ri­di­cu­li­za­dos? ¿Cree Ud. que de­be­mos es­tar ca­lla­dos cuan­do se bur­lan de nues­tra fe en Dios, cuan­do al­gu­nos par­la­men­ta­rios pi­den sa­car a Dios del Con­gre­so, cuan­do otros di­cen: “Dios no exis­te”?

No, no po­de­mos guar­dar silencio. No­so­tros no po­de­mos vivir tran­qui­los pro­fe­san­do nues­tra de­vo­ción a Dios con dig­ni­dad en una so­cie­dad en don­de se nos ri­di­cu­li­za y se vio­len­ta nues­tra fe. No po­de­mos ca­llar cuan­do re­pre­sen­tan­tes de mi­no­rías di­cen: “Va­mos ha­cer cre­ma con los fe­tos”. Por otro la­do, cree­mos y so­li­ci­ta­mos que an­tes de dic­tar le­yes que van en con­tra de los prin­ci­pios mi­le­na­rios de Dios y que ha si­do la nor­ma en que se han desa­rro­lla­do las so­cie­da­des a tra­vés de to­da la his­to­ria se de­bie­ra bus­car otros me­ca­nis­mos y no vul­ne­rar o tras­pa­sar los lin­de­ros an­ti­guos. Sa­lo­món así lo acon­se­ja (Prov. 22:28): “El no res­pe­tar­los, trae­rá con­si­go ne­fas­tas con­se­cuen­cias pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”.

Feliz cum­plea­ños Patria mía, Dios te ben­di­ga y te guar­de. Con­se­jo Evan­gé­li­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.