¿Ni per­dón ni ol­vi­do?

Vi­gé­si­mo cuar­to do­min­go del año. Ma­teo 18, 21-35.

El Centro - - Epicentro - P. Luis Alar­cón Es­cá­ra­te (*)

“Se acer­có Pe­dro y di­jo a Je­sús: ‘Se­ñor, ¿Cuán­tas ve­ces ten­dré que per­do­nar a mi her­mano las ofen­sas que me ha­ga? ¿Has­ta sie­te ve­ces?”. Je­sús le res­pon­dió: “No te di­go has­ta sie­te ve­ces, sino has­ta se­ten­ta ve­ces sie­te. Por eso, el Reino de los Cie­los se pa­re­ce a un rey que qui­so arre­glar cuen­tas con sus ser­vi­do­res”.

El evan­ge­lio de es­te día do­min­go parte con es­ta pre­gun­ta de Pe­dro a Je­sús y re­ci­be co­mo res­pues­ta la afir­ma­ción que ini­cia es­te comentario y lue­go con­ti­núa con el ejem­plo del hom­bre que le de­bía al rey una can­ti­dad gran­de de di­ne­ro y es per­do­na­do, pe­ro es­te hom­bre, que te­nía un ami­go que le adeu­da­ba una po­ca can­ti­dad, ha­ce lo con­tra­rio a lo vi­vi­do él per­so­nal­men­te y ha­ce me­ter al hom­bre en la cár­cel has­ta que pa­gue.

Es una in­vi­ta­ción a per­do­nar de ma­ne­ra to­tal, sin cuen­ta, siem­pre. Es­tos días en los cua­les se re­cuer­da la his­to­ria patria y se ce­le­bra, es­tá mar­ca­da por acon­te­ci­mien­tos que tra­je­ron mu­cho do­lor a fa­mi­lias chi­le­nas. Y to­da­vía per­sis­te el di­cho “ni per­dón ni ol­vi­do”; in­clu­so en per­so­nas cre­yen­tes.

Es cier­to que son si­tua­cio­nes fuer­tes y que han cam­bia­do la for­ma de ser de nues­tro país de ma­ne­ra muy pro­fun­da: se ha arrai­ga­do la des­con­fian­za, se man­tie­ne un in­cons­cien­te que te ha­ce te­mer un po­co a los uni­for­ma­dos, y en mu­chos, exis­te odio con­tra to­do lo que sea mi­li­tar, se ha pro­vo­ca­do una po­la­ri­za­ción ma­yor a la que exis­tía an­tes en nues­tro país en­tre ri­cos y po­bres; de­re­cha e iz­quier­da, los que apo­ya­ron la dic­ta­du­ra y los que lu­cha­ron con­tra ella.

Pe­ro por otro la­do, he­mos co­no­ci­do a hom­bres y mu­je­res que, te­nien­do mu­chí­si­mos mo­ti­vos pa­ra te­ner odios, han pre­fe­ri­do el ca­mino del per­dón. Se han re­con­ci­lia­do con la his­to­ria y hoy tra­ba­jan en la

cau­sa de un país nue­vo, don­de se busque el ver­da­de­ro pro­gre­so. En­fren­tan­do la ver­dad es po­si­ble el per­dón. No se tra­ta de ol­vi­dar, por­que eso no se pue­de ha­cer. El per­dón es ha­cer la op­ción de no re­cor­dar­te ja­más aque­llo que me pro­vo­có da­ño y esa ac­ti­tud cam­bia al que ofen­dió y al ofen­di­do.

Se­rá por eso que me que­dó re­so­nan­do la fra­se de Je­sús cuan­do ha­bla de que “el Reino de los Cie­los se pa­re­ce…”: un país don­de hay re­con­ci­lia­ción es em­pe­zar a vivir el cie­lo. Pe­ro pa­ra ello de­be ha­ber una ac­ti­tud de re­co­no­ci­mien­to de la deu­da que ten­go, por­que es el pri­mer pa­so pa­ra ser per­do­na­do. Se­gu­ra­men­te, ese pa­so le fal­ta a mu­chos en nues­tro país, las cul­pas se lan­zan de un la­do a otro y eso im­pe­di­rá por lar­go tiem­po que nues­tra Patria sea la co­pia feliz del edén. Es ne­ce­sa­rio que se abra la men­te y el co­ra­zón, por­que al­guien tie­ne que ce­der y cuan­do eso su­ce­de por la fuer­za, lo úni­co que se lo­gra­rá es que otros sean los ofen­di­dos y otros los que ofen­den, una his­to­ria de vuel­ta de tor­ti­lla eter­na y no se­rá el cie­lo. Cuan­do los her­ma­nos sa­ben mi­rar­se a los ojos y acep­tar las cul­pas pro­pias, el en­cuen­tro se em­pie­za a dar.

El rey se acer­có y el hom­bre pi­dió per­dón. Pe­ro cuan­do no vio la mis­ma ac­ti­tud, re­ti­ró el per­dón. ¿Se pier­de el per­dón? Pa­re­cie­ra que sí, pe­ro eso su­ce­de cuan­do en to­da la his­to­ria so­lo se ve la pro­pia se­gu­ri­dad, que­ría pro­te­ger­me “yo”, in­di­vi­dua­lis­mo. Eso sig­ni­fi­ca úni­ca­men­te que nun­ca es­tu­ve to­tal­men­te per­do­na­do, por­que no ha­bía una ac­ti­tud, un de­seo ver­da­de­ro de re­cons­truir las co­sas, de vol­ver a em­pe­zar y vivir la vi­da del cie­lo. Vi­ca­rio de Pas­to­ral So­cial y Talca Ciu­dad Pá­rro­co de Los Do­ce Após­to­les y Ca­pe­llán Univ. San­to To­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.