Ley del sa­co

El Centro - - Editorial -

Fi­nal­men­te, hoy en­tra ple­na­men­te en vi­gen­cia la lla­ma­da Ley del Sa­co, que con­sis­te en fi­jar un pe­so má­xi­mo que los tra­ba­ja­do­res pue­den car­gar ma­nual­men­te y que co­rres­pon­de a 25 ki­los.

En nues­tra re­gión, por su na­tu­ra­le­za agra­ria, los tra­ba­ja­do­res es­tán so­me­ti­dos a un gran es­fuer­zo fí­si­co, lo cual re­dun­da en gra­ves en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les que im­pac­tan en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas y en agu­dos pro­ble­mas óseos y mus­cu­la­res.

El tex­to le­gal tie­ne por ob­je­to ac­tua­li­zar la nor­ma­ti­va de pro­tec­ción de la sa­lud y de las con­di­cio­nes fí­si­cas de los tra­ba­ja­do­res que desa­rro­llan la­bo­res de ma­ni­pu­la­ción ma­nual, en lo re­la­ti­vo al pe­so má­xi­mo que pue­den car­gar, ade­cuán­do­la a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les so­bre la ma­te­ria.

El la­bo­ra­to­rio de Er­go­no­me­tría de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Chi­le plan­teó en su opor­tu­ni­dad la ne­ce­si­dad de di­fe­ren­ciar los dis­tin­tos es­fuer­zos po­nien­do aten­ción a los fac­to­res que in­flu­yen en la la­bor, co­mo por ejem­plo, la fre­cuen­cia, dis­tan­cia y el me­dioam­bien­te.

En es­te sen­ti­do, la ley de ma­ni­pu­la­ción ma­nual de car­ga se re­fie­re a las diferentes po­si­bi­li­da­des de ma­ni­pu­la­ción de car­ga, es­to es, ele­va­ción, trans­por­te, de­pó­si­to em­pu­je y arras­tre.

Los tra­ba­ja­do­res de los gre­mios de la agri­cul­tu­ra, cons­truc­ción y mo­li­ne­ros serán los más fa­vo­re­ci­dos por es­ta le­gis­la­ción, da­do que son ac­ti­vi­da­des en que se re­quie­re la ma­ni­pu­la­ción in­ten­si­va y fre­cuen­te de car­gas.

Es­ta nor­ma que en­tra hoy en vi­gor es de gran re­le­van­cia pa­ra la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res, que han de­bi­do su­frir por dé­ca­das de com­ple­jas mo­les­tias

En el ca­so de la cons­truc­ción, el 34% de las ta­reas re­pre­sen­tan un al­to ries­go de desa­rro­llar un lum­ba­go; un 59%, un ni­vel me­dio; y un 7%, un ni­vel ba­jo. Se pre­ci­só que, den­tro del pri­mer gru­po, los que pre­sen­tan efec­ti­va­men­te una ma­yor ta­sa de ac­ci­den­ta­bi­li­dad, son las la­bo­res de jor­nal y car­pin­te­ro.

Por ello, la in­dus­tria ha de­bi­do adap­tar sus procesos pa­ra es­ta­ble­cer sa­cos o con­te­ne­do­res que no su­peren la nor­ma.

Sin em­bar­go, que­da pen­dien­te el te­ma del in­gre­so de mer­ca­de­rías ex­ter­nas, mu­chas de las cua­les, apa­ren­te­men­te, su­pe­rar es­tos pe­sos.

Es­ta nor­ma que en­tra hoy en vi­gor es de gran re­le­van­cia pa­ra la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res, que han de­bi­do su­frir por dé­ca­das de com­ple­jas mo­les­tias, las que tie­nen efec­to, mu­chas ve­ces, años des­pués de de­jar las la­bo­res ac­ti­vas.

De ahí la im­por­tan­cia de fis­ca­li­zar el ade­cua­do cum­pli­mien­to de es­tas nor­mas que van en di­rec­to be­ne­fi­cio de las per­so­nas y que de­be­rían tam­bién des­con­ges­tio­nar el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud. Una ley vir­tuo­sa por don­de se la mi­re, que re­quie­re la co­la­bo­ra­ción de to­dos pa­ra ser real­men­te efec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.